El libro digital
 

E l   l i b r o    d i g i t a l

Antonio Rodrguez de las Heras
Deg de la Facultat d'Humanitats, Comunicaci i Documentaci
de la Universidad Carlos III, de Madrid

 

El espacio digital: diez observaciones | Densidad, accesibilidad y actualizacin | Adnde van las palabras cuando dejo de verlas? | Interaccin, ubicuidad y deslocalizacin | Amorfia y asincrona | Hipertextualidad

Hipertextualidad

(10) Y, para terminar, tenemos la dcima propiedad. Propiedad muy importante de tener en cuenta para concebir cmo puede ser el futuro libro digital.

Esta propiedad permite continuar con una operacin de trascendencia en la historia del libro: en vez de enrollar el soporte, se pliega el soporte. Pues bien, ahora en el mundo digital lo que hay que plegar ya no es el soporte sino el texto. Y cuando se pliega un texto estamos hablando de un hipertexto. No podramos concebir un libro digital sin una estructura hipertextual. Y paso enseguida a explicrselo; pero como ser difcil en poco tiempo, procurar con una metfora aclarar la idea de hipertexto como una forma de plegar el texto, como una nueva geometra del texto.

En la sociedad en la que vivimos los conceptos, las ideas se difunden tan rpidamente que, como si de una brusca expansin en el mundo fsico se tratara, se enfran igual de rpido y pierden fuerza.  Uno de los conceptos que ha perdido fuerza ha sido el concepto expansivo de hipertexto. Con Internet, en concreto con la Web, se ha empezado a utilizar en su sentido dbil, en su sentido menos exigente. Hasta el punto de que se denomina hipertextualidad al hecho de vincular documentos con el concurso de unas herramientas informticas. Pero esto es marcadamente insuficiente. Para ello, voy a recurrir a la metfora anunciada.

Imaginemos que tenemos una gran hoja de papel, que representara la generosidad de la tecnologa en cuanto a posibilidad de registrar informacin en los nuevos soportes. Podemos empezar a escribir sobre ella, hasta llegar a llenarla. Pero una vez escrita, se nos dice que para leer lo escrito hay que hacerlo a travs de una ventana reducida como es la pantalla electrnica. La superficie de la hoja escrita es muy superior a la de la pantalla  Este es el contraste entre un mundo digital extraordinariamente denso y su acceso mediante una pantalla electrnica. La tecnologa te ofrece todos los metros de profundidad que se desee en el pozo, pero hay que asomarse a un estrecho brocal. Cmo resolver esta discrepancia?

Hay dos soluciones. Una, si no cabe la hoja, trocemosla en partes que s concuerden con el tamao de la pantalla. Adems, la tecnologa nos ofrece aguja e hilo para hilvanar a nuestro gusto los trozos: son los "links" o enlaces.

Todos hemos experimentado que, cuando, aburridos en una reunin, comenzamos a trocear una hoja, el montn de fragmentos adquiere un volumen considerable, superior al del punto de partida. Y el intento de ligarlos con la ayuda de hilos amenaza con convertirlos en una maraa. No es, por tanto, un buen camino esta consideracin del hipertexto basada slo en enlaces.

Otra solucin que podra haber? Ciertamente que la gran hoja no cabe en las dimensiones de la pantalla, pero en vez de fragmentarla comenzamos a plegarla.  A medida que avanzan los pliegues, lo escrito va desapareciendo bajo los dobleces y emergiendo una forma, una papirola, una interfaz, que s ya cabe en la pantalla y que luego el lector tocando el texto ir desplegando, haciendo que vayan brotando las palabras tras los pliegues.  El trabajo hipertextual es un trabajo de papiroflexia, aunque lo que se pliegue no sea papel, sino el texto. La hipertextualidad es una geometra del texto en el espacio digital.

Para que el libro digital emerja hay que concebir unas organizaciones hipertextuales mucho ms potentes que las que en estos momentos tenemos. Un conjunto de pginas web es muy poco exigente en este sentido, y puede, en general, resolverse con aguja e hilo, pero no sucede lo mismo con la escritura de un libro. Aqu se necesita mucha ms creatividad e insistente experimentacin. Slo asi ir tomando forma un libro sin pginas, un libro blando, polidrico, navegable, con emociones nuevas de lectura y frustracin por otras irremediablemente perdidas.

Nos espera mucho trabajo, pero es un reto irrenunciable que nos llega al humanismo desde unas tecnologas que estn conformando el mundo. La responsabilidad es nuestra.

esq_a.gif (165 bytes)