Cómo estudiar conflictología en las peores condiciones imaginables

Foto: United Nations Photo / Flickr (cc)
29/03/2016
Anna Torres

¿Se puede estudiar un máster durante un bombardeo? La experiencia de los ciento veinte cooperantes, militares y técnicos de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales, que han pasado por las aulas de la UOC y que están destinados a operaciones de mantenimiento de paz, confirman que es posible. Desde el año 2013, la UOC y el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional y la Investigación (UNITAR) forman en gestión de conflictos al personal militar desplegado en misiones humanitarias por todo el mundo. El pasado viernes, las dos instituciones se reunieron para hacer balance de la colaboración.

El máster internacional de Conflictología, ofrecido por UNITAR y por los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, ha permitido capacitar en análisis y resolución de conflictos a los reclutas y funcionarios internacionales públicos de la ONU. En estos tres años de alianza institucional, los alumnos han combinado los estudios con el trabajo sobre el terreno en las peores condiciones: en zonas de conflictos bélicos o tragedias humanas.

La formación virtual ofrece la flexibilidad en la gestión del tiempo necesaria para los técnicos y militares involucrados en desastres humanos. Ismael Peña, director de los programas de Conflictología de la UOC, explica la importancia de aprender en línea para este tipo de estudiantes: «es una oportunidad única porque viven al día, siguiendo convoyes de refugiados o, literalmente, poniéndose a salvo de bombas y otros ataques armados».

Para Peña, la formación en línea hace posible lo que sería «impensable» para los que viven expatriados y desplazándose periódicamente por motivos de trabajo: el acceso constante al campus, a los recursos educativos, a los profesores y a los compañeros de clase.


Buenos resultados académicos

El profesorado del máster de Conflictología debe tener en cuenta las circunstancias diarias de los estudiantes, tanto personales como laborales, ya que suelen ser duras. Sin embargo, Maria Antònia Guardiola, coordinadora del programa educativo, destaca que la tendencia general de participación y contribución en las asignaturas es notable y que dos terceras partes del alumnado matriculado suelen superar satisfactoriamente las materias, actividades y proyectos que deben cursar en 60 créditos.

Según indica la profesora, «el método de la UOC garantiza los resultados académicos, la buena realización de las tareas y la aplicación de los conocimientos adquiridos en los lugares de trabajo». «Desde el primer semestre, recomendamos que los estudiantes pongan en práctica sus trabajos de investigación en un escenario real», asegura Guardiola.

La realización del proyecto final suele tener relación con el lugar de destino de los estudiantes. Según datos facilitados por Guardiola, el semestre pasado los alumnos hicieron estudios sobre la soberanía nacional de Kosovo, el conflicto de Afganistán o la emergencia de los grupos radicales islámicos en la guerra de Siria, entre otros, y diseñaron y pusieron en práctica una intervención de paz en Libia.

El máster cualifica a los soldados en temas como la filosofía de la paz, la construcción de paz, la gestión de crisis, los conflictos interculturales y la gestión de la diversidad, la mediación familiar y la no violencia.


Profesores comprensivos

A pesar de la fuerte motivación que empuja a los estudiantes, un tercio de los alumnos no accede al aula durante el curso. El hecho de ser soldados u oficiales de las fuerzas de paz de la ONU en zonas en conflicto hace que el profesorado esté más sensibilizado y sea comprensivo con la falta de participación.

Los estudiantes suelen justificar su ausencia por varios motivos: porque tienen un pariente enfermo en una zona remota de su país de origen, por la pérdida de energía eléctrica estando de misión, por las conexiones de Internet deficientes o inexistentes, por enfermedad o bien por una misión de trabajo inesperada.

El número de estudiantes ha ido en aumento desde la primera edición del máster conjunto. En la reunión mantenida los pasados ​​17 y 18 de marzo, UNITAR manifestó a la UOC la voluntad de ampliar el número de matrículas en la próxima edición y encontrar nuevas vías de colaboración.

 

Enlaces relacionados

Noticia relacionada