La medicina discrimina a las mujeres

Foto: Jessi Orrico / Unsplash (CC)
20/07/2017
Nria Bigas Formatj
Ellas tienen siete veces ms posibilidades de ser mal diagnosticadas y dadas de alta incorrectamente que los hombres en caso de infarto

Las mujeres tardan una media de quince minutos ms que los hombres en detectar que sufren un ataque de corazn. No lo identifican porque no reconocen los sntomas. Mientras los hombres tienen dolores torcicos, ellas sufren molestias estomacales, sudores y dificultad para respirar. «El problema es que la sintomatologa femenina es ms desconocida por la sociedad porque el modelo utilizado siempre ha sido el masculino», afirma Pilar Garca-Lorda, directora de los Estudios de Salud de la UOC.

Durante aos, la investigacin sobre salud femenina se ha centrado en lo que se conoce como «medicina biquini», es decir, que se ha ocupado exclusivamente de las partes del cuerpo que quedan cubiertas por esta prenda de ropa. «Se ha asumido que se podan diagnosticar y tratar ambos sexos del mismo modo an las evidentes diferencias biolgicas. Esto puede costar a las mujeres, en algunos casos, la vida», alerta Garca-Lorda.

Para el antroplogo de la UOC, David Fornons este desequilibrio tambin se debe a que se utilizan patrones estndar que ya no son vigentes. «No se ha tenido en cuenta el cambio de estilo de vida que han sufrido las mujeres en los ltimos 40 aos», afirma. 


El ensayo de la viagra femenina hecho en hombres

Segn un estudio publicado en la New England Journal of Medicine, ellas tienen siete veces ms posibilidades que los hombres de ser mal diagnosticadas y dadas de alta incorrectamente en caso de ataque al corazn. «El origen de esta desigualdad es la falta de representacin del sexo femenino en los estudios clnicos y preclnicos. Esto hace que el conocimiento que se genera y del que despus los profesionales aprenden en las universidades y que usan en la prctica clnica, presente un claro sesgo de gnero», advierte Garca-Lorda. Para el ensayo de la viagra femenina, por ejemplo, se dispuso de 25 sujetos para comprobar su interaccin con el alcohol: 23 eran hombres y solo dos eran mujeres. 

Los resultados probados se generalizan y se aplican a las mujeres sin tener en cuenta las diferencias fisiolgicas. «Ellas presentan una susceptibilidad diferente para las enfermedades, tienen otras reacciones y respuestas desiguales a los tratamientos mdicos, tanto en la efectividad de los medicamentos como en los efectos secundarios», explica Garca-Lorda.


Ms tiempo para ser diagnosticadas

Esta desigualdad se extiende a la prctica asistencial. Segn el ltimo informe de la Sociedad Espaola de Salud Pblica y Administracin Sanitaria (Sespas), las mujeres tardan un 13,6 % ms de tiempo que los hombres en ser derivadas al especialista. «Tienen ms posibilidades de que sus sntomas sean subestimados o se atribuyan a factores psicolgicos, de modo que no reciban un tratamiento adecuado o que este sea meramente sintomtico». El informe, adems, confirma que las mujeres tardan ms en tener el diagnstico y que se les receta una cantidad ms alta de psicofrmacos.

La alta probabilidad que tiene una mujer de no recibir un diagnstico adecuado, salvo que sus sntomas sean similares a los de los hombres, es lo que se conoce como sndrome de Yentl. Solo entre el 8 y 10% de las pacientes que sufre un ataque de corazn tiene dolor al pecho, el clsico signo de alerta en hombres. Segn el estudio publicado en The New England Journal of Medicine, las mujeres menores de cincuenta y cinco aos que no han sufrido dolor al pecho tienen el doble de posibilidades de morir.


Estudios solo testados en hombres

A finales de los aos setenta, despus de casos graves como el de la talidomida, la agencia reguladora de los frmacos en Estados Unidos, la FDA, recomend que no se incluyeran mujeres en edad frtil en los estudios. «En la prctica, esto llev a su total exclusin de los estudios de investigacin», advierte Garca-Lorda. Esta regulacin cambi hace veinte aos en EE. UU., donde se exige la inclusin de los dos sexos para recibir financiacin. En Espaa, se aconseja la representacin de las mujeres en los estudios. «Pero, a pesar de ello, la paridad no se ha logrado y ellas siguen infrarrepresentadas», alerta.

Segn una encuesta realizada en 2016 por la Women’s Heart Alliance en las facultades de medicina de los EE.UU, las diferencias de gnero no se contemplan habitualmente en la formacin de los mdicos. El 60% de los cardilogos afirmaba no estar bien preparado para evaluar el riesgo de cardiopatas de las mujeres. La falta de conocimiento y sensibilidad de muchos investigadores y profesionales de la salud ayuda a perpetuar esta visin androcntrica. «Una ciencia que excluya o extrapole a un grupo con caractersticas diferenciales que representa ms del 50 % de la poblacin mundial no puede ser una buena ciencia; no solamente para las mujeres sino tampoco para la sociedad en general, por los costes econmicos y sociales que puede suponer», concluye Garca-Lorda.

 

#expertosUOC

Pilar Garca-Lorda

Directora de los Estudios de Salud de la UOC

Experto/a en:

Ámbito de conocimiento:

David Fornons

Antroplogo y profesor del Mster en Nutricin y Salud de la UOC

Experto/a en:

Ámbito de conocimiento: