Padres o hijos: ¿quién decide las vacaciones?

Foto: Natalya Zaritskaya / Unsplash (CC)
27/07/2017
Anna Torres Garrote
Los expertos recomiendan que, tanto si se viaja como si no, se pasen más ratos en familia

Con las vacaciones de verano muchas familias se plantean la opción de realizar un viaje. Cuando se tienen hijos, ¿qué hay que tener en cuenta? ¿Hay que buscar un destino que satisfaga sus gustos o deben prevalecer las preferencias de los padres, y que los hijos se adapten? Expertos de la UOC aconsejan un equilibrio entre las necesidades de padres e hijos y, sobre todo, «sentido común».

Pretender que los niños se adapten en todo momento a las necesidades y el ritmo de los adultos generará «estrés difícil de gestionar», alerta la psicóloga infantil Amalia Gordóvil, del centro GRAT. La también profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC aconseja «fijarse expectativas realistas que combinen tiempo de ocio para que los mayores puedan disfrutar de sus aficiones con espacios de diversión para los pequeños».

En la medida de lo posible, «hay que respetar estos espacios individuales y, a la vez, disfrutar de las actividades en familia», añade la especialista. Gordóvil piensa que «lo mejor que le puede pasar a un niño es jugar y divertirse con sus padres», y las vacaciones son un tiempo idóneo para que esto pase.

Para el profesor de Turismo de la UOC Lluís Garay, la gran oportunidad que tienen los padres a la hora de viajar con sus hijos no es tanto el destino como la manera en que actúan a la hora de visitar un lugar. Si se comportan de forma «sostenible y responsable», serán un buen ejemplo para sus hijos, porque tendrán más conciencia de lo que implica visitar un lugar desconocido y aprender su historia, su cultura, su lengua... «La experiencia será mucho más enriquecedora», constata el académico.

Los expertos también están de acuerdo en que hacer la maleta con los hijos es «fundamental, puesto que despierta su interés y su motivación», afirma Gordóvil.


Quedarse en casa puede ser tanto o más enriquecedor que viajar

«Tan interesante, provechosa y enriquecedora puede ser una experiencia con niños en un país lejano y conociendo culturas diferentes como una estancia en el pueblo de los abuelos o un verano en casa haciendo salidas ocasionales por la ciudad o el entorno», explica Garay. «Es más –añade–, muchas veces agobiamos a los niños con actividades de ocio y viajes que realmente a ellos no les interesan». Por lo tanto, el profesor de la UOC concluye que lo que es realmente un «privilegio» es que los padres disfruten de más ratos con sus hijos.

De hecho, tal y como constata el estudio Potencialitat del desenvolupament del turisme familiar de la Catalunya Central, de M. Àngels Capdevila, lo que más valoran las familias a la hora de viajar es «poder estar en familia», un 65,7 %, seguido de vivir experiencias, un 52,2 %, y conocer el estilo de vida y el entorno del destino, un 49 %. La investigación se hizo en el marco del máster universitario de Turismo Sostenible y TIC de la UOC.