Los internautas a partir de los 60 años están más formados y tienen más recursos económicos que la media de su edad

Foto: Fabrizio Verrecchia / Unsplash
Un 61% de los internautas mayores leen noticias en internet

El uso de internet entre las personas mayores de 65 años o más ha crecido un 150% en los últimos seis años (2010-2016), según datos del Eurostat. A pesar de que la brecha digital aún afecta a la gente mayor - un 35% de las personas entre 65 y 74 años son internautas -, un estudio de la UOC muestra una tendencia que datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI) también confirman: la socialización digital y los medios digitales adquieren cada vez más importancia para este colectivo. Los primeros resultados revelan que el perfil de internauta a partir de los 60 años es urbano, y tiene más nivel de formación y más recursos que la media de población de su edad. Como advierte la investigadora Mireia Fernández-Ardèvol, directora del estudio en el marco del proyecto internacional Ageing+Communication+Technologies (ACT), «las personas mayores no son por defecto tecnófobas ni rechazan el uso de internet».

Para explorar el grado de implicación digital de los internautas mayores, Fernández-Ardèvol y los otros investigadores del grupo Communication Networks and Social Change (CN&SC) del Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la UOC, han realizado una encuesta representativa a la población internauta de 60 años o más residente en España. Las 2.238 respuestas obtenidas en este estudio, titulado Older Audiences and Digital Media: Spain 2016, han permitido elaborar los primeros resultados sobre los usos que hace la gente mayor del teléfono móvil, la actividad que tienen en internet y el consumo de los medios de comunicación, entre otros.

Un 90% de la población internauta mayor tiene teléfono móvil. El uso más común que hacen del dispositivo es uno que supuestamente tiene una función secundaria: hacer fotos (88%). En segundo lugar, le sigue la mensajería instantánea, principalmente WhatsApp (80%). Y, en cambio, las llamadas de voz convencionales, la función más tradicional asociada al móvil, aparecen en tercera posición (68%), agrupadas en importancia con el correo electrónico y funciones que organizan el día a día, como la alarma y los recordatorios (65%). De una importancia mucho menor son los juegos, los vídeos o la televisión, y el uso del móvil como reproductor de música (alrededor de un 20% cada uno de ellos).

En cuanto a la actividad en internet, medida en función de la actividad realizada el día antes, la comunicación por correo electrónico es el servicio más utilizado por este colectivo (73%), seguido de la lectura de noticias (61%). A más distancia, las personas de 60 años o más utilizan internet para completar actividades comerciales (compra en línea, reserva de viajes, etc.) o para realizar operaciones de banca en línea (23%) y también juegan a juegos en línea (19%).

En el análisis del consumo de medios de comunicación, cuando se pregunta sobre la actividad el día anterior, un 92% de los internautas mayores han mirado la televisión en un aparato convencional, porcentaje que cae al 60% cuando se trata de escuchar la radio analógica. También acceden a estos dos medios de manera digital, pero en mucha menor medida. En concreto, el día anterior consumieron un 14% de televisión y un 11% de radio por ordenador y un 3% de televisión y un 10% de radio por teléfono móvil. La prensa es el tercer medio más consumido. A diferencia de los medios anteriores, el consumo digital de periódicos y revistas (56%) superó a su equivalente en papel (51%).

Para Fernández-Ardèvol los resultados apuntan que, como cualquier otro grupo de edad, las personas mayores adaptan los medios disponibles a sus intereses, a sus costumbres y a sus necesidades de comunicación. La investigadora alerta, sin embargo, de que la sociedad se acerca a las personas mayores de manera paternalista cuando se trata su relación con las tecnologías. «Si bien los usos son diferentes en cada generación, y en particular las generaciones más jóvenes hacen un uso más intensivo, las tecnologías digitales juegan un papel muy relevante en la socialización de las personas mayores, tanto cuando se trata de relacionarse con generaciones más jóvenes como con personas de la misma edad», añade.

En este proyecto internacional de investigación, donde se hace un análisis longitudinal que compara siete países (Austria, Canadá, Dinamarca, Israel, Rumania, España y Países Bajos) está previsto llevar a cabo otras dos oleadas de encuestas en 2018 y 2020.

#expertosUOC

Foto de la investigadora Mireia Fernández Ardèvol

Mireia Fernández Ardèvol

Investigadora del Internet Interdisciplinary Institute (IN3)

Experto/a en: Comunicación móvil, personas mayores y TIC; impacto de las tecnologías en el desarrollo social y económico.

Ámbito de conocimiento: Sociología, economía y tecnología.

Ver ficha