Solo uno de cada cuatro trabajadores del sector tecnológico es mujer

30/10/2017
Ainhoa Sorrosal
Las conclusiones del proyecto GENTALENT revelan que la tasa de paro es superior en el caso de las mujeres y que el techo de cristal persiste

El sector tecnológico sigue siendo un terreno dominado por hombres. A pesar de que varios estudios confirman que las mujeres están tanto o más capacitadas que los hombres para trabajar en este sector, la realidad demuestra que es un sector muy difícil de feminizar. No solo porque el número de mujeres que estudian carreras de este ámbito sigue siendo muy menor que el número de hombres, sino porque también lo tienen más difícil para entrar en el mercado laboral y prosperar en él. Con la misma preparación y experiencia, la tasa de paro y de temporalidad de las mujeres es superior a la de los hombres. Así lo demuestra un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y la Universidad de Barcelona (UB), en el marco del programa RecerCaixa, llevado a cabo con el apoyo de RecerCaixa, que evidencia que por cada mujer que trabaja en el sector de las TIC hay 3,5 hombres. Solo el 23,8 % de las personas ocupadas en este sector son mujeres. En la franja de edad comprendida entre los 31 y los 45 años, la diferencia de ocupación masculina y femenina es de dos mujeres por cada 5,3 hombres.

La investigación, que se enmarca en el proyecto GenTalent y es coordinada por las investigadoras Ana M. González Ramos, del InternetInterdisciplinary Institute (IN3) de la UOC, y Elisabet Almeda Samaranch, del grupo de investigación Copolis de la UB, se ha presentado este viernes en Barcelona en las jornadas GenTalent: Incorporación, retención y promoción del talento de las mujeres en el sector tecnológico.

Con el fin de identificar los obstáculos y las oportunidades de las mujeres en este sector, las investigadoras han analizado datos estadísticos genéricos, como la Encuesta de población activa (EPA) de 2015. También se han realizado entrevistas a responsables de recursos humanos y directivos de empresa y agentes de colocación, y se ha llevado a cabo una encuesta a 300 mujeres. En este caso, se trata de un formulario en línea que se ha vehiculado por medio de asociaciones y colegios profesionales.


Un sector de oportunidades que necesita la mirada femenina

«Durante nuestra investigación hemos constatado que las dinámicas de trabajo del sector hacen muy difícil que las mujeres puedan compaginar el trabajo con la vida personal. También nos hemos encontrado muchos casos de mujeres que afirman que el género ha sido un obstáculo para encontrar trabajo o evolucionar», afirma González. La investigadora de la UOC también añade que, en este sector, los empleadores, ante unos mismos perfiles, optan por los hombres, hecho que delata que hay una cierta desconfianza cultural latente hacia la capacidad de las tecnólogas de hacer bien el trabajo.

Actualmente, solo el 20 % de las chicas eligen carreras tecnológicas, aunque es un sector con muchas oportunidades profesionales; tendencia que irá al alza. En el 2030 se estima que el 85 % de oficios que conocemos ahora habrán desaparecido. En cambio, las profesiones vinculadas al ámbito de la tecnología y la ingeniería aumentarán, porque serán imprescindibles para diseñar y desarrollar la tecnología necesaria para una sociedad hiperconectada y digital.

González defiende que hay que cambiar la dinámica del sector y empezar a sensibilizar a los jóvenes sobre la necesidad de romper el techo de cristal y facilitar el acceso y la proyección de las mujeres. «Las mujeres deben diseñar el futuro de las tecnologías», afirma la investigadora. También remarcó que las empresas, por ejemplo, valoran las habilidades blandas (soft skills) femeninas: «Se ha demostrado que la incorporación de mujeres en los equipos de trabajo disminuye tensiones internas e incrementa la efectividad en las decisiones y los resultados de los proyectos».

Para facilitar la incorporación de las mujeres, las expertas recomiendan buscar, más allá de perfiles tecnológicos, que los procesos de selección cuenten con un tribunal de distintos perfiles y mixto, negociar el salario con perspectiva de género y, entre otros, asegurar las posibilidades de conciliación.

Este proyecto se ha desarrollado con el apoyo del programa RecerCaixa (convocatoria 2014) en colaboración con la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP). Tanto la jornada que ha tenido lugar este viernes en la Facultad de Economía y Empresa de la UB como el estudio realizado han contado con la colaboración del Observatorio de las Mujeres, la Cámara de Comercio de Barcelona, ​​la Asociación de Mujeres y Tecnólogas en Cataluña (AMIT-CAT), el Colegio Oficial de Ingeniería Técnica en Informática de Cataluña (COETIC), el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación (COITT), Donestech y Alia.