«La red es la solución para asegurar la recepción de la televisión en catalán»
Vicent Sanchis
12/11/2009
Joan Esculies

Vicent Sanchis Llàcer (Valencia, 1961) es director de Barça TV desde enero del 2009 y profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Ramon Llull. Entre otras actividades, ha hecho de guionista y director de distintos programas en Televisión de Cataluña, ha dirigido el semanario El Temps, el periódico El Observador y, entre 1996 y 2007, el periódico Avui. Desde marzo del 2008 es vicepresidente primero de Òmnium Cultural. Recientemente ha participado en el ciclo de conferencias Lengua y Sociedad, que la delegación de esta entidad en el Baix Camp y la UOC han organizado en Reus. El ciclo pretende crear un espacio de debate sobre nuestra realidad lingüística. En su marco, el periodista valenciano ha pronunciado la conferencia «Lengua y medios de comunicación».

¿En qué situación se encuentra la lengua catalana en los medios de comunicación?

 

El catalán está mejor que hace diez o quince años, y ya no digamos que antes. Hemos avanzado mucho, pero eso no garantiza la vitalidad y el futuro de la lengua. Lo que ocurre es que, en los Países Catalanes, ni todos sus territorios ni todos sus medios van a la misma velocidad. Quien lleva el liderazgo en todos los ámbitos es Cataluña. En el ámbito de la televisión, debemos esperar dos o tres años a ver qué ocurre, porque la televisión es cara y con la TDT las cosas cambiarán mucho. Pero creo que será mejor para el catalán el sistema digital que el analógico.

 

 

¿En el País Valenciano también?


No, allí esto no es aplicable. Porque las concesiones de TDT se han otorgado a empresas vinculadas al Partido Popular y a empresas de Madrid, de marcadísimo signo reaccionario. Para estos sectores, el valenciano es un esoterismo y no tienen ningún interés en él. Y cuando lo tienen, siempre es negativo.

 

¿Es por esto que, a pesar de que los espacios de meteorología de Televisión de Cataluña informan del tiempo que hace en el País Valenciano, a penas hay receptores en el otro lado para enterarse?


Si obedecemos la legalidad estricta, Televisión de Cataluña emite estrictamente para la comunidad autónoma y punto. Pero yo creo que hay una sensibilidad que debería estar por encima de la legalidad estricta, porque no podemos renunciar a todo el dominio lingüístico, porque este es su mercado. Eso está por encima, y en contra, de la ley. Y eso está reñido con los gobiernos autónomos que se acogen estrictamente a lo que marca la legalidad estatal. Pero bien, ¿y qué?

 

Sin embargo, excepto con respecto a la meteorología, un informe del recién estrenado observatorio crítico de los medios, Media.cat, apuntaba que el porcentaje de informaciones de las islas Baleares y el País Valenciano en los informativos de TV3 es irrisorio.


TV3 no puede resolver las carencias y anomalías entre Cataluña y el País Valenciano que ha generado la historia reciente. Pero también puede ayudar a ello, el problema es que no ayuda lo suficiente. El objetivo básico de TV3 es convertir la lengua catalana en un instrumento de comunicación televisivo normal. Y para conseguirlo necesita también al País Valenciano. Pero ¿cómo lo haces si no puedes cambiar la realidad? Pues intentándolo, aunque sea en una mínima parte.

 

¿Qué solución propone para salvar la situación del catalán en la televisión?


Internet. Cuando llegue el momento que la televisión nos llegue a casa sin haber pasado por las licencias y concesiones públicas, la recepción estará asegurada. No tendrá que hacerse a expensas de la concesión de un gobierno determinado. No sé cuándo esto será posible, quizás en diez años. Pero es necesario que internet se refuerce, porque es la plataforma del futuro también para ver televisión.

 

¿Qué relación mantiene usted con la red?


Como usuario, compro por internet, me documento a través de la red, pero no puedo tener ningún blog ni estar en el Facebook, por ejemplo. No me lo puedo permitir. Tengo tres direcciones electrónicas, y puedo emplear dos o tres horas diarias en responder los correos que me llegan.

¿Barça TV tiene espacios en la red para buscar la interacción con el telespectador?


Por ahora no. Estamos estudiando cómo podemos poner en común precisamente el web que tenemos y el canal de televisión. Pero esperamos que en un futuro Barça TV se verá por internet. Eso nos dará una audiencia potencial muy bestia.

 

¿Qué audiencia tiene Barça TV?


Como todas las nuevas televisiones en la TDT, el share no llega a la unidad. Y queremos llegar a ella. En cambio, con respecto a las entradas de televidentes que nos miran más de un minuto al día, estamos en seiscientas o setecientas mil personas y vamos subiendo. Esto es un fenómeno.

¿Qué perfil tiene esta audiencia?


El básico es el seguidor del Barça. Sobre todo el de fútbol, que es mucho más numeroso. El potencial, que es el que estamos trabajando, es gente que siente curiosidad por el Barça, pero que no está dispuesta a pasar horas viendo estrategias y comentarios de futbolistas. Y como estamos en la TDT, emitimos en abierto, ya que queremos buscar la audiencia que quiere entretenerse viendo la televisión. Eso pide otro tipo de programas.

 

¿Hay que ser un fanático del Barça para dirigir su canal de televisión?


No, hay que ser periodista y te tiene que gustar el Barça. Y, evidentemente, si no te gusta el fútbol es una condena. En mi caso no hay ninguna incompatibilidad ideológica. Estoy muy a gusto. Pero el fútbol me interesa como muchas otras actividades. Creo, además, que a veces los fanáticos se equivocan, porque cuando dirigen medios de comunicación no tienen en cuenta la audiencia, tienen en cuenta sus intereses.

 

¿Qué balance hace de sus diez primeros meses como director de Barça TV?


Soy un poco más pesimista que al empezar. En cuanto al producto no, porque con un equipo relativamente reducido se realiza muy buen trabajo. Pero la emisión en abierto hace que pierdas a los abonados, que la televisión se obra a la publicidad, y en estos momentos esto es dificilísimo. Estoy impactado. Si los canales y grupos potentes lo pasan mal, imagínate los que llegamos ahora. Por otra parte, una cosa que ya hacemos y que funciona es generar contenidos y venderlos. Barça TV cada mes vende contenidos a ciento cincuenta televisiones de todo el mundo. Pero no es suficiente.

 

Después de un decenio en el Avui, ¿pesan los hábitos de la prensa escrita a la hora de dirigir una televisión?


Un poco, pero un periodista es un periodista. Yo había trabajado muy poco en Televisión Española en Valencia y dos o tres años en programas de Televisión de Cataluña. Cuando dejé TVC para ir al Avui había un cambio, claro. Pero vaya, si me asusto me quedo en casa. Hay diferencias, pero siempre hay una cosa que es la misma: la ilusión.

 

Aparte del Avui, usted ha dirigido revistas, periódicos y programas televisivos. ¿Cuál es la clave de su éxito profesional?


Dudo de que tenga éxito. La clave, por así decirlo, de mi supervivencia profesional es tener muchas ganas de trabajar y algunas cosas claras que van más allá de la profesión. Una determinada visión del mundo a fin de que, por ejemplo, los Países Catalanes sean diferentes de como son.

 

¿Con eso basta para ser elegido para dirigir distintos medios?


Eso es un mercado. Y hay gente que por lo que sea tenemos fama de ser resolutivos, trabajar, ser más o menos valientes, y ser capaces de generar complicidades y buen ambiente de trabajo en un equipo. Todo esto también cuenta, evidentemente.

 

Después de dejar el Avui y antes de incorporarse a Barça TV, hizo de director de contenidos durante un año del Grupo Cultura 03. ¿Fue para intentar crear un periódico?


Entre otros, uno de los objetivos era este, sí. Pero muy matizadamente, porque había que estudiarlo todo y ver cómo iba. Y ahora ha venido la crisis, yo estoy en Barça TV, y la gente de Cultura 03 lo está analizando y no sé qué acabará ocurriendo al final. La realidad ha cambiado un poco, mi realidad profesional y el mercado también. Cuando fui allí no había crisis y todo parecía más fácil.

 

Haga de visionario. ¿Cuál es el futuro de la prensa escrita?


Magnífico y saludable, pero nada que tenga que ver con lo que hemos vivido hasta ahora. Irá hacia un modelo informativo distinto, con periódicos de difusión más restringida, pero con mucha influencia. Ideológicamente todavía más sólidos, que ayudarán a interpretar la realidad que llega bombardeada por los medios inmediatistas sin cesar. Y con unas empresas de dimensiones muy distintas de las actuales. Cuando el editor del New York Times vaticinó su desaparición, como la realidad ha demostrado, se equivocó. No matemos el teatro porque ha nacido el cine.

 

Enlaces relacionados