«Haití tiene la tasa de mortalidad materna más elevada de toda América y el 80 % de los embarazos son de alto riesgo»

Foto: UOC
06/07/2017
Marian Antón
Margarita Maura, estudiante del máster universitario de Abogacía y voluntaria de la ONG Flores de Kiskeya

 

Flores de Kiskeya es una organización sin ánimo de lucro que ayuda a las mujeres adultas y adolescentes de Haití. Hemos hablado con una de sus voluntarias, Margarita Maura, para conocer este proyecto, en el que colabora desde Perú. «Queremos demostrar que el derecho a nacer dignamente y en un entorno apropiado es esencial en la vida de todo ser humano», defiensa esta estudiante del máster universitario de Abogacía en la UOC.

 

¿Cómo nació Flores de Kiskeya?

Es una organización sin ánimo de lucro que nació para ayudar a las mujeres adultas y adolescentes embarazadas más vulnerables de Haití; concretamente, de la región de Anse-à-Pitres, proporcionándoles apoyo emocional, físico y psicológico durante el embarazo, el parto y el posparto. Nació hace ya más de un año. Su fundadora, Romana Pérez-Caballero, había ido allí por un voluntariado, pero al volver a Madrid algo en ella había cambiado. Decidió dejar su trabajo y regresar a Haití como voluntaria. Trabajó en algunos proyectos y se dio cuenta de la situación que muchas madres viven y padecen, sobre todo en Anse-à-Pitres, a más de trescientos kilómetros de la capital. Esas mujeres carecen de acceso a hospitales y centros médicos, pues son inexistentes. Un cúmulo de vivencias la ayudó a crear Flores de Kiskeya.

Danos más detalles de la situación de las mujeres allí.

Haití tiene la tasa de mortalidad materna más elevada de toda América: la mayoría de las mujeres embarazadas dan a luz sin hacerse ninguna prueba médica durante el embarazo, en malas condiciones de salud, como anemia severa o preeclampsia. Además, aún hoy en muchas comunidades las mujeres suelen ser víctimas de maltrato y violaciones. Algunos de los datos de la ONU establecen que el 80 % de los embarazos son de alto riesgo. Asimismo, la tasa de mortalidad infantil es de cincuenta y nueve muertes por cada mil nacimientos. Es la tasa de mortalidad infantil más alta de toda América. El 80 % de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

¿Qué está haciendo esta ONG?

La asociación propone soluciones a una comunidad en la que las mujeres suelen ser víctimas de maltrato y violaciones. Flores de Kiskeya trabaja también para proporcionarles un seguimiento médico y nutricional y les ofrece formación y asesoramiento para facilitar el autoempleo y hacer autosostenibles los propios proyectos de la asociación. Nuestra misión es apoyar de forma transversal a las mujeres haitianas embarazadas y a sus hijos, y es la comunidad local el motor básico del cambio. Promovemos la dignificación de la mujer en contextos de violencia, racismo y pobreza y queremos demostrar que el derecho a nacer dignamente y en un entorno apropiado es el primer paso esencial en la vida que merece todo ser humano.

¿Quiénes estáis detrás?

Estamos organizados en dos equipos: uno en Haití y otro en España, en Madrid. Romana vive en Haití y dirige todo el proyecto sobre el terreno con la ayuda de voluntarios que vamos recibiendo, así como trabajadores haitianos que nos ayudan con las madres. Además, en Madrid tenemos a un grupo de coordinadoras que se reúne cada mes para tratar todos los temas de la asociación. Cada una se encarga de una función (marketing, proyectos, redes sociales, contabilidad, recaudación de fondos, etc.). Todas somos jóvenes que dedicamos nuestro tiempo libre al proyecto de forma totalmente altruista. Es muy importante que, para que todo funcione sobre el terreno, en España también llevemos a cabo un trabajo y un seguimiento constantes.

¿Qué papel tienes tú?

Soy la única que no está físicamente en Madrid, pero mantengo un contacto constante con las demás coordinadoras. Soy la responsable de captación de fondos y de proyectos de Flores de Kiskeya. Me encargo de desarrollar los proyectos y de su seguimiento y, también, de contactar con entes privados y públicos y organizaciones para que colaboren y nos proporcionen ayuda económica para poder llevar a cabo nuestros proyectos y avanzar en ellos. Además, soy la delegada en Mallorca: al ser mallorquina, he podido conseguir el apoyo de diferentes entidades de la isla, como varios Rotary clubs.

¿Cómo llega una estudiante del máster universitario de Abogacía como tú a esta ONG?

Hace tres años estuve de voluntaria en Haití trabajando en un orfanato con niños en el que conocí a Romana, y de ahí nació una gran amistad. El primer día en el que empezó a pensar en crear este proyecto me llamó para que formara parte de él. He visto nacer a Flores de Kiskeya y me siento muy afortunada por ello.

¿Qué formación previa tenías?

Estudié el grado de Derecho en la UIC, en Barcelona, y durante toda la carrera, además de participar en varios voluntariados locales en Barcelona, también estuve en Haití e India como voluntaria. Las asignaturas que más me fascinaron durante la carrera fueron Derecho internacional público y Derecho comunitario, y tuve claro que quería trabajar en ese sector; no solo en cooperación, sino más dirigido a temas de derechos humanos y derecho internacional humanitario.

«Actualmente vivo en Perú, donde estoy haciendo unas prácticas en una organización de derechos humanos, compaginándolas con el máster, a pesar de estar a más de nueve mil kilómetros de distancia»

 

¿Por qué te decidiste por este máster de la UOC?

Estudié el último cuatrimestre de mi carrera en Alemania gracias al programa Erasmus, y cuando finalicé mis estudios de Derecho decidí quedarme allí unos meses más, trabajando y perfeccionando el alemán. Tenía claro que a corto plazo no quería volver a España y pensé que la opción de estudiar Abogacía sería en línea. Estuve mirando todos los programas que había en el ámbito estatal y la UOC era la opción que se ajustaba mejor a mis necesidades. Estoy viviendo en Perú desde marzo, donde estoy haciendo unas prácticas en una organización de derechos humanos. Desde aquí puedo compaginar a la perfección las prácticas con el máster a pesar de estar a más de nueve mil kilómetros de distancia. Es realmente una suerte.

¿Cómo ha sido tu experiencia hasta ahora?

No tenía mejor opción que estudiar en una universidad como la UOC y, a la vez, poder compaginar las prácticas aquí, en Lima. En agosto volveré a Haití un mes, y después me mudaré a Costa Rica para estudiar un máster de Derechos Humanos y Derecho Internacional en la Universidad para la Paz, de las Naciones Unidas, gracias a una beca de la ONU. Para finalizar el máster universitario de Abogacía aún me quedarán algunas asignaturas pendientes, como el trabajo final de máster y las prácticas obligatorias. De nuevo, poderlo cursar desde allí será todo un reto, pero a la vez, una suerte. El hecho de que te permitan hacer incluso las prácticas obligatorias en línea lo hace realmente un programa, además de innovador, único en España.

Si algún estudiante está interesado en colaborar en la ONG, ¿cómo podría hacerlo?

Primero, animo a cualquier estudiante a llevar a cabo algún voluntariado no solo local, que también es muy importante, sino internacional. Es una experiencia que realmente no puedes contar hasta que no la vives. En caso de que haya alguien interesado en colaborar como voluntario en esta ONG, le animo a escribir a info@floresdekiskeya.org y le podremos dar más información. En este momento necesitamos, sobre el terreno, a profesionales del mundo de la medicina, sobretodo de ginecología. También a cualquier tipo de médico, enfermeros, psicólogos y, quizás, educadores. Pero la necesidad más difícil y real es la de socios, que son quienes nos dan el apoyo financiero para seguir avanzando con los proyectos a largo plazo. Animo a cualquier estudiante o profesional que esté leyendo esta entrevista a visitar nuestra página web para conocer mejor nuestro proyecto. También puede seguirnos en las redes sociales, tanto Facebook como Instagram. Será realmente una gran ayuda si queréis colaborar en este gran proyecto.

 

«Si estáis interesados en colaborar como voluntarios, escribid a info@floresdekiskeya.org y os daremos más información»