Inicio > Actualidad > Entrevistas > Entrevistes de 2011

Actualidad

Entrevistas

Entrevista con Daniel Miller
«Facebook nos da lo que nos falta en la vida real»
Julio de 2011 / Por Teresa Bau
El antropólogo Daniel Miller (University College London) está fascinado por Facebook. Afirma que cambia la vida de la gente –mayoritariamente de forma positiva– y que dentro de unas décadas será uno de los principales aliados de la gente mayor en la lucha contra la soledad. En buena parte de su obra se dedica a criticar el materialismo y la relación que tenemos con las cosas, que nos quitan tiempo, según dice, para relacionarnos con gente. En su último libro, Tales of Facebook, cuenta siete historias verídicas de personas a las cuales esta red social ha cambiado la vida. Miller estuvo en Barcelona a finales de mayo para participar en un seminario del IN3.

¿Por qué ha elegido a habitantes de Trinidad y Tobago para realizar su estudio sobre Facebook?

Es una comunidad pequeña, de poco más de un millón de habitantes. Son gente inteligente y que tiene una muy buena educación. Además, conozco bien el país; ya había realizado otros estudios allí.

¿Cuál ha sido su metodología?

Mi metodología es no tener ninguna. En todo caso, para mí es muy importante que, además de una investigación en línea, también exista un trabajo de campo. Además de estar muchas horas en Facebook, también he hablado con la gente cara a cara.

En el libro cuenta el caso de una pareja que se divorció por culpa de Facebook. ¿Tan importante es esta red social, que puede provocar cambios en nuestra vida personal?

Sí, Facebook cambia la vida de mucha gente. Hay gente que ha construido una relación gracias a Facebook. Otras se han separado, como esta pareja de la que hablo en el libro, que acabó divorciándose porque la mujer se ponía demasiado celosa de las amigas que su marido tenía en Facebook. También cuento el caso de un hombre muy tímido que, gracias a Facebook, conoce a una chica y terminan casándose.

«Con Facebook hemos vuelto a hacer vida de pueblo»

Usted dice que Facebook es diferente de internet.

Sin ánimos de desautorizar al prestigioso Manuel Castells, Facebook es diametralmente opuesto a internet. En Facebook sientes que perteneces a una comunidad, tanto para las cosas buenas como para las malas, mientras que internet promueve el anonimato. Internet no es una comunidad como tal, es decir, un pequeño grupo de personas que viven juntas, donde todo el mundo lo sabe todo de los demás, donde hay chismes, donde todo se acaba sabiendo...

Es así hasta el punto de que hay gente que siente la presión de vivir en un pueblo pequeño dentro de Facebook. Un joven me explicó que se sentía presionado porque sus primos querían que jugara con ellos a Farmville y no sabía cómo decirles que no.

Es como volver a vivir como lo hacían nuestros abuelos...

En el fondo, Facebook es una fuerza profundamente conservadora. Nos pasamos el rato relacionándonos con viejos amigos de la niñez, compañeros de trabajos anteriores, primos lejanos... Gente con quien habíamos perdido el contacto vuelven a nuestra vida. Y, a pesar de que pasamos mucho rato solos ante el ordenador, no es un comportamiento individualista, sino todo lo contrario.

¿Facebook más adolescentes es igual a peligro?

En absoluto. Pienso que se ha exagerado mucho. Facebook no supone un peligro real para los adolescentes. Está claro que en Facebook hay seiscientos millones de personas, y en un lugar donde hay tanta gente puede pasar de todo. Pienso que los periodistas han exagerado los pocos casos de acoso que ha habido: es cierto que los ha habido, pero no es verdad que el medio lo facilite. Lo que pasa es que los padres tenemos el instinto natural de querer controlar a los hijos, sea donde sea...

Gracias a este estudio he visto que Facebook es una buena herramienta de comunicación entre padres e hijos: los padres tienen una idea más real de quiénes son sus hijos, y se producen conversaciones que de otra forma no se habrían producido. Pienso que ha generado un acercamiento entre padres e hijos, una relación más madura.

«Se ha dado demasiada importancia a la confidencialidad»

¿Qué opina de las críticas a la poca confidencialidad de Facebook?

La prensa habla mucho de los problemas de confidencialidad que representa que tiene Facebook, pero el concepto de confidencialidad ha cambiado. A los usuarios jóvenes y adolescentes no les preocupa. Muestran fotos y vídeos sin ningún tipo de pudor.

Pienso que se ha dado demasiada importancia a esta cuestión y, en cambio, no se ha analizado por qué hay tantos usuarios en Facebook: porque mucha gente se siente sola. La soledad es un problema mucho más importante en nuestra sociedad que la confidencialidad. En el fondo, Facebook nos da lo que nos falta en la vida real.

De hecho, usted explica que la gente mayor será el grupo de usuarios más numeroso dentro de treinta o cuarenta años.

Sí, la tercera edad es el grupo que más crece en usuarios. A la gente mayor de ahora que no sabe utilizar el ordenador, no les interesa, pero dentro de veinte o treinta años, cuando nosotros seamos viejos, seremos los principales usuarios. Bien, de Facebook o de la red social equivalente en aquel momento.

¿Ha visto alguna evolución de esta red social en los dos años en los que la ha estudiado?

Un cambio muy significativo es que Facebook ha dejado de ser únicamente happy land, un espacio de felicidad, para ser un lugar donde la gente habla de la muerte, de cosas tristes, etc. Empieza a haber páginas dedicadas a gente que ha muerto, y donde los amigos y familiares dejan comentarios. Y, según he comprobado, la gente se siente más a gusto hablando de la muerte y de cosas tristes así, de una manera informal, que de la manera tradicional con la que expresamos el luto.

No sé si en Cataluña y en el Estado español este fenómeno ya se produce, pero en el Facebook anglosajón en los últimos dos años se ha producido esta transformación.

¿El Facebook que usted estudia tiene puntos en común con el Facebook que ha ayudado en las revueltas del mundo árabe?

Sí, Facebook ha creado un sentido de comunidad en los opositores a los regímenes dictatoriales y ha sido muy útil para los disidentes que viven en el exilio.

Después de Facebook, ¿qué se propone estudiar ahora?

Me interesa el lenguaje de las cámaras web, la forma como se comunican las personas visualmente. También tengo en proyecto hacer un estudio más extenso de Facebook, que incluya países como China, India, Brasil, Turquía, Rumanía, el Reino Unido... Mi objetivo es hacer que la antropología sea interesante para todo el mundo, con un lenguaje al que todo el mundo pueda acceder.

 

Perfil

Antropólogo especializado en las relaciones entre las personas y los objetos materiales, y las consecuencias del consumo.

Toda la trayectoria profesional la ha desarrollado en de Departamento de Antropología de la University College London (UCL).

Ha creado el primer programa académico de investigación de antropología digital.

Es autor de veintinueve libros, entre los cuales A theory of shopping (1998), Consumption (2001), The Cell Phone: An Anthropology of Communication (2006), Stuff (2010), Global Denim (2011) y el último, Tales from Facebook.

Creative Commons. Algunos derechos reservados
Este texto está -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Reconocimiento- NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España de Creative Commons. Puedes copiarlo, distribuirlo y comunicarlo públicamente siempre que cites su autor y Universitat Oberta de Catalunya (UOC), no los utilices para fines comerciales y no hagas con ellos obra derivada. La licencia completa se puede consultar en http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/deed.es.