Las claves para ser emprendedor, por Israel Ruiz

Clave 3. No basta con una idea brillante