• Compartir
  • Escuchar
  • Imprimir

Entrevista con Mari Marn y Teresa Iribarren

Las librerías se convertirán espacios de socialización con continuidad en internet

Teresa Iribarren y Mari Marn
30/11/2012 / Por Anna Snchez-Juarez Marià Marín es el secretario técnico del Gremio de Libreros de Cataluña y Teresa Iribarren es la directora académica del posgrado de Libro y lectura en la sociedad de la información UOC-Grup 62. El 17 de octubre mantuvieron un diálogo sobre las librerías y la estrategia digital en un acto organizado por la UOC y el Gremio de Libreros de Cataluña en la librería Documenta. En esta entrevista, los dos expertos analizan la situación actual de las librerías y su redefinición ante un mundo cada vez más digitalizado.
Cómo afecta las librerías el proceso imparable de digitalización de contenidos?

Marià Marín: Las librerías venden libros, y cada vez más una parte creciente de estos libros son digitales. Más allá de las fronteras de lo que es un libro, las librerías venderán contenidos, que serán vivos y digitales. Llaman a la puerta para formar parte del negocio.

Teresa Iribarren: De entrada, empuja este negocio de tradición centenaria a tener presencia en internet y a comercializar y promocionar las obras en el mismo web. El lector lee cada vez más en pantalla y la librería tiene que dar respuesta a este nuevo hábito del consumidor. Las librerías también tienen que vender libros digitales, tanto en la red como in situ.

Qué medidas se toman para adaptarse a la nueva realidad?

M. M.: Primera: la formación y la información. Segunda: la adaptación del negocio diario a los nuevos formatos de libro. Tercera: la apertura de negocios de libro digital, en la librería y en el portal Liberdrac. Cuarta: la utilización del marketing digital.

T. I.: Las iniciativas que está emprendiendo el Gremio de Libreros de Cataluña ponen de manifiesto que en Cataluña los expertos en la comercialización de libros han entendido que hay que orquestar el salto a la digitalización de forma coordinada. Yo creo que es fundamental que las librerías sumen esfuerzos.

Si el precio del libro electrónico suele ser más bajo que el del libro en papel y la demanda de contenidos digitales va en aumento, la venta de libros digitales en las librerías podría ser sostenible? Podrían desaparecer los libros en papel?

M. M.: El libro en papel continuará: es la mejor conexión mano-ojo-cerebro. Si no existiera, lo volveríamos a inventar. Por lo tanto, el negocio se diversifica, se enriquece. La sostenibilidad del libro digital dependerá de su dimensión de escala: cuanto más crezca, más sostenible será; es la marginalidad de las ventas (sólo el 3%) la que hace inviables las inversiones.

T. I.: El ser humano es fetichista y el libro es un objeto que, reconozcámoslo, nos seduce. Es un invento fenomenal; por eso ha perdurado durante siglos. Y diría que en ningún caso la posibilidad de leer determinados contenidos de un archivo digital no quita que nos guste el contacto con un objeto bello y tangible, como es el caso del libro de arte, con profusión de imágenes, o un facsímil bien editado. El libro en papel tiene muchos años de vida, todavía. La historia nos indica que una tecnología no necesariamente sustituye otra.

Es viable apostar por la impresión a la carta en las librerías?

M. M.: La viabilidad depende de los parámetros de cualquier negocio: posibilidad técnica, relación oferta-demanda, sostenibilidad económica, etc. Si la impresión a la carta tiene futuro, lo deberá tener, también, en las librerías, en un servicio mancomunado o ad hoc.

T. I.: Por ahora no es sostenible que se vuelva al modelo de siglos anteriores del librero-impresor (la Expresso Book Machine es carísima!). En todo caso, el editor puede asumir la impresión y hacerla llegar a su punto de venta solicitado por el lector. Pero esto requiere que el engranaje de producción y distribución esté muy bien engrasado.

Con la llegada de las nuevas tecnologías y en pleno camino de redefinición del concepto librería, qué nuevos modelos de negocio se aplican? Tenéis algún ejemplo de ellos?

M. M.: Los modelos de negocio cambian sectorialmente, y la librería es una parte del sector: la final. Los nuevos modelos serán consensuados en esta cadena de valor alterada. Todo esto cambiará la profesionalidad del librero: mancomunar servicios y vender en línea ya son nuevas formas de negocio. El librero, como prescriptor, también lo será de libros digitales y, probablemente, del merchandising asociado a las tecnologías y a los hardwares.

T. I.: El librero más inquieto ya ha entendido muy bien que hay que tener muy bien ordenado tanto el escaparate virtual como el tradicional y que la experiencia de compra tanto en la tienda como en la red debe ser fácil y rápida. Modelos de negocio? Los hay muy sorprendentes, como por ejemplo Libros Libres: los libros... los regalan todos! Veremos si esto es sostenible.

Qué aporta una librería respecto a las plataformas de venta digital?

M. M.: Aporta aspectos tangibles e intangibles que vuelven a ser valorados por la economía, en clave de retorno social, pero también de rentabilidad de empresa: proximidad, conocimiento del producto, empatía con el cliente, prescripción. Y también comercio local, fiscalidad en beneficio de la comunidad, juego económico en el tejido industrial y creativo y valor añadido.

T. I.: Un librero debe ser tu prescriptor personal: el que tiene tiempo para escuchar tus necesidades e intereses, el que te puede asesorar no solo en cuanto a los contenidos, sino también desde el punto de vista tecnológico. Creo que el librero es quien puede ofrecer un servicio fundamental: ayudar al lector a construir la biblioteca digital, guiarlo en la toma de decisiones de tipo más tecnológico.

En un sector en el que la piratería va en aumento, qué se puede hacer para combatir las descargas ilegales?

M. M.: Mejorar la oferta, en cantidad y en calidad, pero también poniéndola en circulación de forma inmediata, de modo que piratear no salga a cuenta. Todo esto acompañado de una legislación que, más que punitiva, sea potenciadora de la creatividad, y de una industria y una escuela que aprecien el valor crítico de la cultura.

T. I.: La primera medida, y es urgentísima, es aplicar el mismo IVA al libro en papel y al libro digital. Cómo puede ser que un libro digital tenga el 21% de IVA y el libro en papel, el 4%? La segunda es la eliminación de la DRM, es decir, la encriptación de contenidos para impedir su distribución. Este bloqueo informático a menudo provoca problemas de lectura en algunos dispositivos y, además, impone unas restricciones al lector que vulneran sus derechos (véase qué dice al respecto Richard Stallman, por ejemplo).

Qué impacto ha tenido la llegada del libro electrónico en los hábitos de los lectores?

M. M.: Escaso si nos referimos al número de lectores; mayor si nos fijamos en la fascinación por la tecnología y su extensión social; enorme si observamos los nativos digitales. En el futuro inmediato, cada vez se acelerará más.

T. I.: Yo creo que más bien deberíamos hablar de contenidos digitales textuales y de su acceso mediante internet. Hay mucha gente que en la práctica cotidiana continúa consultando una enciclopedia o un diccionario en papel? En cuanto a la lectura, según algunos estudios, parece que la lectura inmersiva pierde terreno y se impone cada vez más la lectura zapping.

Cómo será la librería del futuro? Y el lector del futuro?

M. M.: El futuro no está escrito, pero lo imagino con una librería aún más prescriptora, con unos espacios que compaginarán los estantes con las pantallas, donde hojearemos hojas de papel y volveremos páginas en una pantalla, y de donde nos llevaremos cinco libros, tres de papel y dos descargados. Los lectores, si la escuela y el sector no intentamos remediarlo, seremos más inhábiles para la lectura secuencial y más enfermos de la lectura fragmentada.

T. I.: No tengo facultades de adivina, pero diría que las librerías se convertirán en espacios de socialización con continuidad en internet. Y en cuanto al lector, tal como ha sucedido desde el invento de la escritura, solo se interesará por las experiencias gratificantes. El lector no es un cretino.

Creative Commons. Algunos derechos reservados
Este texto está -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Reconocimiento- NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Espaa de Creative Commons. Puedes copiarlo, distribuirlo y comunicarlo públicamente siempre que cites su autor y Universitat Oberta de Catalunya (UOC), no los utilices para fines comerciales y no hagas con ellos obra derivada. La licencia completa se puede consultar en http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/deed.es.