Número 99 (maig de 2020)

Esteve Riambau: «La Filmoteca de Catalunya se ha adaptado a las limitaciones impuestas por la pandemia ofreciendo los recursos digitales disponibles»

Judith Clares Gavilán, María Soliña Barreiro González

Esteve Riambau y Mireia Sanahuja Pascual, director y jefa de Administración de la Filmoteca de Catalunya, respectivamente, son entrevistados por las profesoras Judith Clares-Gavilán y María Soliña Barreiro en el marco del proyecto de investigación «EU-VOS Patrimonio cultural inmaterial. Para un programa europeo de subtitulado en lenguas no hegemónicas» (CSO2016-76014-R), del grupo Estudos Audiovisuais de la Universidade de Santiago de Compostela.

Judith Clares-Gavilán (JCG) y María Soliña Barreiro (MSB): ¿Cuál es la política de la Filmoteca de Catalunya con respecto al subtitulado de películas?

 

Esteve Riambau (ER): La filosofía –y la práctica– de la Filmoteca es proyectar películas siempre en su versión original. Si es necesario, añadimos subtítulos. De hecho, uno de los problemas logísticos de la Filmoteca es encontrar copias de películas que no siempre son inmediatas o están en circulación; por tanto, hay un trabajo importante de búsqueda de copias en buen estado y que puedan proyectarse, siempre y cuando sean, vuelvo a insistir, en versión original.

 

Nuestra política, si revisamos lo que dice la ley del cine, es que la Filmoteca se encarga de la preservación y de la difusión de la cultura cinematográfica. En lo que se refiere a las proyecciones, nosotros garantizamos la versión original, del mismo modo que tratamos de proyectar las mejores copias posibles. Ante esto, se crea esta necesidad de una inversión en subtítulos para suplir las carencias del mercado.

 

JCG y MSB: ¿Los subtítulos que hace la Filmoteca siempre son en catalán?

 

ER: Sí, cuando somos nosotros quienes los generamos, siempre es en catalán. Si proyectamos una película con subtítulos en castellano, es porque ya existe previamente y ahí interviene una cuestión presupuestaria, ya que, a diferencia de los cines comerciales, nosotros solo proyectamos una película en un máximo de dos ocasiones.

 

Obviamente, no subtitulamos las películas catalanas al castellano ni viceversa. También hay películas sin diálogo, pero en el momento en que hay un diálogo en otro idioma, nos encontramos con la necesidad de incorporar subtítulos. Llegados a este punto, en primer lugar hacemos una búsqueda de películas que ya están subtituladas en catalán o castellano y, si se da el caso, esa es la versión que proyectamos. Si no hay copias subtituladas disponibles, nosotros generamos un nuevo subtitulado que, en esta ocasión, siempre es en catalán.

 

JCG y MSB: ¿Cuántas películas proyectáis anualmente en la Filmoteca?

 

ER: En la Filmoteca hacemos unas 1.500 sesiones anuales que corresponden a cerca de 1.000 películas, incluidos cortos y largometrajes.

 

JCG y MSB: De estas 1.000 películas, ¿cuántas debéis subtitular desde la Filmoteca? ¿Qué presupuesto anual destináis al subtitulado?

 

Mireia Sanahuja (MS): El año 2018 tuvimos 991 títulos proyectados en un total de 1.300 sesiones. En 367 casos, un 37%, generamos nosotros los subtítulos en catalán. Nuestro presupuesto anual de subtitulado son 168.000 euros.

 

ER: En números globales, el espectador de la Filmoteca ve un 50% de títulos subtitulados/hablados en catalán y un 50% subtitulados/hablados en castellano aproximadamente.

 

JCG y MSB: ¿Cuánto puede costar aproximadamente subtitular una película?

 

MS: Una media de unos 500 euros. Si son lenguas cercanas, es más económico; si son lenguas lejanas, es más caro y también depende de si tenemos materiales de apoyo (listas de diálogos, etc.). Pero hablaríamos de unos 500 € de media por dos pases, siendo la Filmoteca la titular de los derechos del subtitulado que encargamos. Esto nos permite coordinarnos con Política Lingüística.

 

JCG y MSB: ¿El presupuesto destinado al subtitulado en la Filmoteca tiene relación con el presupuesto destinado por el Departamento de Política Lingüística al fomento del subtitulado en catalán?

 

ER: No. Ambos pertenecemos al Departamento de Cultura, pero cada uno tiene su propio presupuesto. Política Lingüística tiene su propia política de doblajes y Filmoteca tiene sus propias necesidades de programación. Ahora bien, sí estamos en contacto. De hecho, hemos mantenido reuniones con la finalidad de crear un banco común de subtítulos en catalán, con el fin de aumentar la correspondencia y la difusión de estos. Hay unos subtítulos hechos y pagados por la Administración pública que consideramos que deberían optimizarse; por tanto, sería ideal disponer de un banco de subtítulos común para poder mejorar su uso.

 

Por ejemplo, los subtítulos de las películas proyectadas en el Cine Texas pertenecen a la iniciativa del Departamento de Política Lingüística. Así, si algún día proyectamos alguna de estas películas en la Filmoteca, nosotros, como Departamento de Cultura, podemos beneficiarnos de estos subtítulos. Y lo mismo a la inversa. Si una película que nosotros hemos subtitulado para un festival tiene después una distribución comercial o en un cineclub o en otros festivales, podríamos ceder estos subtítulos.

 

JCG y MSB: En este contexto, ¿la Filmoteca preserva las copias de las películas de las majors dobladas al catalán con el apoyo del Departamento de Política Lingüística?

 

ER: Una de las cláusulas de la política de subvenciones del Departamento de Política Lingüística con las majors o cualquier otra distribuidora indica que a cambio de la subvención tienen que entregar, como depósito obligatorio, un material de preservación de ese doblaje. Es decir, una copia doblada al catalán de la película. Un doblaje al catalán que la Generalitat ha pagado. Eso no impide que algunas distribuidoras entreguen DCP (Digital Cinema Package) encriptados de estas películas dobladas, con lo que su utilidad es prácticamente nula. Es un tema que no solo nos afecta a nosotros. Al Academy Film Archive de Los Ángeles, el archivo de la misma academia de Hollywood que otorga los Óscar, le ocurre lo mismo. Ante esto, poco se puede hacer.

 

JCG y MSB: ¿La Filmoteca de Catalunya cuenta con algún proyecto para la difusión en línea de su archivo fílmico?

 

ER: Nosotros, como la totalidad de las filmotecas públicas del mundo (somos unas 160), somos archivos públicos de material mayoritariamente privado. Por lo tanto, aproximadamente el 90% del material que nosotros preservamos con dinero público es uno que tiene propietarios legales perfectamente identificados. Por este motivo, nosotros no podemos hacer otra cosa que no sea la preservación de estos materiales, porque todo lo que supone su difusión pública pasa por los derechos de sus propietarios. Por lo tanto, la iniciativa debe ser suya. Nosotros podemos intervenir cuando hay una inversión adicional de dinero público. Por ejemplo, a cambio de una restauración que permite una nueva vida comercial, nosotros pedimos los derechos de explotación cultural de estas películas. Pero no podemos colgarlas en YouTube o vender DVD o ponerlas en una plataforma.

 

JCG y MSB: ¿Participáis en iniciativas como el European Film Gateway?

 

ER: Sí. En el European Film Gateway tenemos algunos materiales, pero lamentablemente es muy poco.

 

JCG y MSB: Europa impulsó líneas de ayuda para la digitalización de archivos fílmicos dentro del Programa Media, las primeras nacían en el marco de las ayudas destinadas a Proyectos Piloto. ¿Participáis en alguna otra iniciativa europea en este sentido?

 

ER: Nuestro programa de digitalización de los fondos analógicos es muy limitado presupuestariamente. Hemos digitalizado una parte de los nitratos de los orígenes y algunos títulos concretos cuyas restauraciones han sido mostradas en grandes festivales internacionales: Vida en sombras (San Sebastián), El sol del membrillo (Cannes) o De quelques événements sans signification (Forum Berlinale y Cinema Ritrovato). También hemos creado, con ayuda de fondos europeos, un portal conjunto con la Filmoteca Balear, con el Instituto Jean Vigo de Perpignan y la Cinémathèque de Toulouse con películas amateurs sobre las dos vertientes de los Pirineos y el Mediterráneo. Hemos participado, igualmente, en un proyecto europeo llamado i-media-cities, con la intervención de siete ciudades europeas, representadas por sus filmotecas y universidades, con la creación de un portal con imágenes de las respectivas ciudades y con una serie de motores de búsqueda y de ítems para identificar elementos geográficos, arquitectónicos o sociológicos.

 

JCG y MSB: En noviembre de 2019 la Filmoteca anunció el lanzamiento de un servicio de vídeo bajo demanda en acuerdo con la plataforma eFILM con más de 9.000 películas. ¿En qué situación se encuentra esta iniciativa?

 

ER: Está momentáneamente a la espera de un acuerdo bilateral entre eFILM y Filmin. Tan pronto como lo alcancen, retomaremos la implicación de la Filmoteca.

 

JCG: Para cerrar la entrevista, la Filmoteca de Catalunya ha tenido que cerrar temporalmente el acceso al público en el marco del estado de alarma provocado por la COVID-19. ¿Seguís en contacto con el público que asistía a la Filmoteca a través de otros canales? Habéis puesto vuestros fondos fílmicos, documentales, gráficos y pedagógicos a su disposición a través del canal de YouTube. ¿Cómo se concretan estas iniciativas y qué acogida están teniendo entre el público?

 

ER: La Filmoteca de Catalunya, como todas las instituciones que desarrollan actividades culturales con implicación pública, se ha adaptado a las limitaciones de comunicación personal impuestas por esta pandemia. La alternativa al cierre de las salas de proyección, exposiciones y biblioteca ha sido ofrecer los recursos digitales disponibles, tanto en lo que se refiere a películas digitalizadas libres de derechos o conferencias y coloquios registrados en nuestra sede o materiales de los Servicios Educativos –también accesibles en nuestro canal de YouTube– como al repositorio digital, que contiene más de 50.000 ítems, incluidos fotografías, carteles o una muy amplia colección de revistas de cine anteriores a la Guerra Civil. Gracias a la colaboración de jóvenes cineastas, hemos propuesto un ciclo de cortometrajes contemporáneos y, con la generosa complicidad de Pere Portabella, hemos programado una retrospectiva completa de su obra. El primer largometraje propuesto, durante una semana, obtuvo unas 2.300 visualizaciones, un 10% de las cuales fue la película completa.

 

Cita recomendada

CLARES-GAVILÁN, Judith y BARREIRO, María Soliña. Esteve Riambau: «La Filmoteca de Catalunya se ha adaptado a las limitaciones impuestas por la pandemia ofreciendo los recursos digitales disponibles» COMeIN [en línea], mayo 2020, no. 99. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/c.n99.2035

cinema;  políticas comunicativas; 
Números anteriores
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???