El multilingüismo, instrumento de negocio
07/04/2010

El multilingüismo representa una oportunidad clave para la internacionalización y la expansión de la pequeña y mediana empresa de Cataluña. Así lo indica el estudio ELAN.cat: ¿son suficientemente multilingües las empresas catalanas?, que concluye que las empresas no dominan bastante las lenguas de algunos mercados principales y emergentes y destaca la necesidad de que tanto gobiernos como compañías fomenten el aprendizaje de lenguas para consolidar la internacionalización de la economía. El estudio ELAN.cat es una adaptación del informe europeo ELAN y ha sido diseñado y coordinado por la Cátedra de Multilingüismo Linguamón-UOC, Linguamón-Casa de las Lenguas, el Departamento de Innovación, Universidad y Empresa y el Departamento de la Vicepresidencia, por medio de la Secretaría de Política Lingüística de la Generalitat de Cataluña. El trabajo también subraya que el conocimiento del catalán se ha generalizado en las PYME y es la lengua más empleada en las relaciones comerciales en Cataluña, en el 97,9% de los casos.

Las lenguas más usadas en el comercio con el extranjero son el inglés (69,2%), el francés (55,3%) y el español (40,8%); el uso del portugués, el alemán y el italiano no supera el 17% a pesar de ser estos mercados clave hoy. El 15,5% de las empresas encuestadas tienen intención de comerciar en nuevos mercados, y muchos de estos mercados reclaman el conocimiento de lenguas como chino, ruso, japonés o árabe. A pesar de que China y Rusia son el segundo y tercer mercado en que quieren comerciar en el futuro las empresas catalanas, sólo un 1,8% y un 1,1% prevén formar a sus trabajadores en chino y ruso durante los próximos tres años. Hay una confianza excesiva en la autosuficiencia del inglés como lengua franca internacional, como demuestra el hecho de que el 90% de las firmas creen que necesitarán formación en inglés.

De hecho, sólo el 6,3% de las empresas encuestadas es consciente de que necesitará formación en cuestiones culturales internacionales que van más allá del simple conocimiento de las lenguas de los países. Según el ELAN.cat, las empresas catalanas hacen un uso muy limitado de los servicios de traducción e interpretación, y sólo un 10,6% ha contratado traductores o intérpretes en los últimos cinco años. Con todo, se ha registrado un aumento de la demanda de traducciones a las lenguas de los mercados emergentes. También hay que destacar que el 33% de las empresas que operan en el extranjero todavía no tienen el web en inglés.

En cuanto a las comunicaciones externas, responder en la lengua del cliente es un criterio compartido por el 97,2% de las empresas y, en este sentido, el 69,5% de las encuestadas dispone de documentación en la lengua del cliente. Pero en cambio, sólo el 37,8% dispone de estrategia formal de comunicación para establecer contacto con los clientes en las diferentes áreas lingüísticas en que operan.

El estudio ELAN definió que las cuatro claves lingüísticas de la competitividad internacional son tener una estrategia lingüística muy definida; contratar personal lingüísticamente competente; contar con hablantes nativos, y hacer un uso apropiado de la traducción/interpretación.

 

El catalán, lengua de negocios

El estudio pone de manifiesto que el uso del catalán en las pequeñas y medianas empresas se ha generalizado dentro del mundo profesional y se ha convertido en la lengua más empleada en las relaciones comerciales en Cataluña (97,9% de las empresas), seguida de cerca por el castellano (81,3% de las empresas). También en el ámbito interno, el catalán, con un 94,1%, es la lengua vehicular de las empresas, seguido por el castellano con un 87,7%. En menor medida, aparece el inglés con un 12,2%.

El estudio ELAN.cat tiene presente la doble oportunidad que representa la coincidencia de la política europea de promoción del multilingüismo empresarial con el nuevo marco jurídico previsto por el nuevo Estatuto de autonomía de Cataluña, que impulsa la disponibilidad lingüística y garantiza el uso normal del catalán en el mundo económico (art. 34). En este sentido, más del 97% de las empresas afirman que disponen de personal capacitado para atender a los clientes en catalán y castellano en cualquier situación.

Actualmente, una parte importante de las empresas catalanas actúan en el resto del territorio lingüístico catalán (36,3%), en el resto del Estado (52,9%) y en el extranjero (33,8%). El 36,6% de las que tienen su mercado en Cataluña y el 49,6% de las que actúan en las Baleares y en el País Valenciano todavía no disponen de su página en catalán. No pasa lo mismo con el castellano, puesto que las compañías que no tienen la web en esta lengua no llegan al 15%.

Aun así, la importancia que las empresas confieren al catalán, tanto en las comunicaciones externas como en las internas, justifica que su conocimiento sea tenido en cuenta. A pesar de que sólo el 43% de las firmas valoren la competencia lingüística en la lengua del cliente a la hora de seleccionar personal, el catalán es la lengua más considerada como requisito para acceder a conseguir un trabajo en Cataluña en el 75,1% de los casos en que hay requisitos lingüísticos.

A pesar de que las PYME que actúan en Cataluña hacen del catalán su lengua principal en las relaciones de negocios, en las Islas Baleares y el País Valenciano el catalán es usado en un 76,1% de las relaciones comerciales, mientras que el castellano se usa en un 87,9% de los casos.

 

La capacitación lingüística del personal

Prácticamente todas las empresas afirman que tienen personal capacitado para usar con desenvoltura el catalán y el castellano (más del 97%), pero, por el contrario, sólo el 31,2% de las empresas tiene un registro de conocimientos lingüísticos de su personal. Aún así, según el ELAN.cat, el 74,1% de las empresas disponen de personal capacitado en idiomas. Este porcentaje crece en empresas que tienen entre 100 y 249 trabajadores (89,1%) y en las que operan en el extranjero (92,5%).

La formación lingüística del personal puede ser clave a la hora de conseguir oportunidades de negocio y de abrir nuevos mercados en expansión. Según el ELAN.cat, el 46,6% de las empresas ha facilitado alguna vez enseñanza de idiomas a sus trabajadores, si bien sólo el 31,1% ha hecho cursos en los últimos tres años, dentro del horario o con subvención. Mayoritariamente son cursos de inglés (87,7%), seguido por el francés (17,4%) y por el catalán (13,8%).

 

Estudio ELAN.cat y la metodología de trabajo

El estudio ELAN.cat es la aplicación a Cataluña de la encuesta del informe europeo ELAN sobre los efectos en la economía europea de la falta de conocimientos de lenguas extranjeras en las empresas. El trabajo europeo puso en evidencia que muchas empresas de la Unión Europea desaprovechaban oportunidades de negocio por la carencia de competencias multilingües y de capacidades interculturales.

El estudio ELAN.cat tenía como objetivo conocer la situación del multilingüismo en la pequeña y mediana empresa catalana. La investigación ha seguido los mismos esquemas del estudio europeo ELAN y ha contado con el asesoramiento del profesor Stephen Hayan, de la Universidad de Gales Newport, que dirigió el estudio efectuado en Europa. La encuesta ELAN.cat fue realizada por el Instituto DYM y consta de una muestra de 1.071 entrevistas a PYME, empresas que tienen entre 10 y 249 trabajadores.

El ELAN.cat también destaca la recomendación del Foro Empresarial Europeo para que gobiernos y empresas fomenten el aprendizaje, tanto formal como informal, de un abanico amplio de lenguas, con una orientación práctica y profesional. El informe hace un llamamiento a gobiernos y empresas sobre la importancia de las competencias interculturales y los insta a facilitar la formación en este campo puesto que, junto con los idiomas, serán factores diferenciadores en una economía globalizada muy competitiva.


 

Documentación generada

Enlaces relacionados