Los hombres gastan un 40% más que las mujeres en compras online

Foto: Foto: Stanley Dai / Unsplash
10/04/2017
El perfil del comprador masculino es el de un hombre joven, urbano y con estudios universitarios

El perfil predominante del comprador por internet, según la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) es el de un hombre, joven, urbano y con estudios universitarios. Los hombres compran más que las mujeres por internet y en vez de ir igualándose los porcentajes, la brecha digital por género aumentó, en 2016.

Según el estudio FashionISDIgital, realizado por IPSOS, además, los hombres gastan un 40% más que ellas comprando ropa en la red. Ellos de media desembolsan de media 130 euros al mes, sobre todo en zapatos y ropa de deporte de marcas reconocidas y caras. Las mujeres, en cambio, gastan como media unos 92 euros, de una sola vez y sobre todo en camisetas, camisas y blusas. «La mujer es más reticente en comprar ropa porque le interesa palparla, prefiere probársela y quiere ir más sobre seguro» afirma Neus Soler, profesora colaboradora de Economía y Empresa de la UOC y experta en técnicas de mercado, gestión comercial y marketing.


El perfil del comprador masculino

Mayoritariamente los compradores en línea están entre los 25 y los 45 años, a pesar de que cada vez se incorporan más personas mayores, que empiezan a utilizar la red gracias a sus hijos, explica Soler. También compran más por ese canal los que residen en municipios de más de 10.000 habitantes y las personas que han finalizado estudios universitarios.

«Las compras en línea tienen una tendencia imparable»; es por eso que no se han visto afectadas por la crisis considera Inma Rodríguez-Ardura, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. Según la encuesta del INE, en diezaños el porcentaje de compradores online se ha triplicado, pasando del 10% de la población a casi el 35%. La mitad de los españoles han comprado por internet alguna vez en su vida y uno de cada tres de entre 16 y 74 años asegura que lo ha hecho en los tres últimos meses.

Precisamente por esta buena evolución del comercio electrónico, Rodríguez-Ardura, experta en marketing digital, se sorprende de que la oferta en línea de algunas marcas y empresas sea todavía limitada y que no se aproveche todo el potencial que ofrecen la tecnología y los mercados digitales.


Productos con más salida digital

Los alojamientos para pasar las vacaciones son el producto estrella en la red. Los han consumido un 55% de las personas que han comprado por internet en el últimoaño. Los siguen el material deportivo y la ropa (52,5%), otrosserviciostambién para los viajes (49%) y las entradas de espectáculos (47%).

Tanto la ropa como el material deportivo, están entre los más consumidos y son lo que se denomina productos de experiencia. Son aquellos que el comprador quiere tocar, oler o probar-nos antes de comprar, como los alimentos frescos, los perfumes, los zapatos... Precisamente el no poder examinar directamente este tipo de productos se ve como uno de los principales inconvenientes del comercio electrónico. Es el caso de la ropa, por ejemplo, el estudio FashionISDIgital, asegura que el 75% de los consumidores todavía prefiere comprar la ropa en tiendas físicas.

«Para muchas personas la información que se proporciona en línea sobre los productos es más que suficiente» explica la doctora Inma Rodríguez-Ardura. De hecho, asegura que, si el comercio electrónico no fuera un canal útil para vender o comprar productos de experiencia, no se explicaría el éxito de iniciativas como Prime Now de Amazon, Net-a-Porter o Privalia. «Importa más la estrategia de negocio que las características del producto» afirma Rodríguez-Ardura.


En internet compramos más pero gastamos menos

Según el estudio FashionISDIgital, el consumidor de moda en línea es bastante reacio a devolver productos aunque no le satisfagan. De hecho, el 80% de los que se arrepienten de una compra no devuelven la prenda de ropa. «La dificultad y los costes de devolver lo que hemos comprado añaden inconvenientes a este tipo de compras» agrega Neus Soler. «Si compras una nevera y no funciona bien, la cambiarás; pero una prenda de ropa quizás acabas quedándotela», ejemplifica.

Para Rodríguez-Ardura, las compras en línea suelen ser el resultado de una decisión informada: la gran mayoría de consumidores comparan precios o productos, observan los comentarios de otros clientes o consultan información en línea». Es un canal rápido, cómodo y práctico que permite comparar mejor los precios.

«En el comercio online hay menos compra compulsiva que en las tiendas físicas» afirma la profesora Rodríguez-Ardua. Los datos del estudio de ISDI sobre el consumo de ropa lo corrobora. En el canal en línea, más de la mitad de los consumidores opinan que controlan más el gasto que en la tienda física y, por lo tanto, compran de forma menos impulsiva. Esto lleva a gastar menos dinero, un 20% menos, en las tiendas electrónicas, donde el gasto mediano es de 50 euros frente a los 60 euros de la tienda física.

Según la encuesta del INE, el 2016 aumentó el número de compras online pero el gasto fue menor que en el 2015. El número medio de compras en línea se situó alrededor de las 4,3 compras en los últimos tres meses, lo que representa un aumento en relación al 2015. En cambio, si miramos el gasto realizado, en los últimos tres meses gastamos como media 270 euros, 10 euros menos que en el año anterior.

#expertosUOC

Foto de la profesora Inma Rodríguez Ardura

Inma Rodríguez Ardura

Experto/a en: Marketing digital, comercio electrónico, comportamiento del consumidor en línea, interfaz marketing / aprendizaje virtual (educación en línea).

Ámbito de conocimiento: Comercialización e investigación de mercados.

Ver ficha

Neus Soler

Profesora colaboradora de los Estudios de Economia y Empresa de la UOC.

Experto/a en: Técnicas de mercado, gestión comercial y marketing.

Ámbito de conocimiento: Comercialización e investigación de mercados.