Una investigación abre la vía a estudiar el micromecenazgo como motor de cambio social

  Foto: Unsplash/Perry Grone

Foto: Unsplash/Perry Grone

28/05/2020
Elsa Velasco
Datos de campañas de la plataforma Goteo ayudan a comprender cómo estas herramientas de participación ciudadana promueven los objetivos de desarrollo sostenible

En los últimos años, el micromecenazgo (en inglés, crowdfunding) se ha extendido más allá del ámbito de la cultura —donde nació— y ha evolucionado hasta convertirse en una herramienta para impulsar todo tipo de proyectos de impacto social. Un ejemplo son las campañas de solidaridad que se están articulando para hacer frente a la crisis de la COVID-19 mediante plataformas como Goteo. Por su naturaleza participativa, estudiar el micromecenazgo puede servir para explorar los intereses y las dinámicas de apoyo de la sociedad, pero hasta la fecha no estaba claro qué papel jugaba realmente en el marco del desarrollo sostenible y la economía solidaria.

Ahora, un trabajo del grupo de investigación Dimmons de la UOC sienta las bases para estudiar el fenómeno del micromecenazgo cívico con rigor científico. Publicado en abierto en la revista del grupo Nature Scientific Data, constituye la mayor recopilación de datos de campañas de este tipo hasta la fecha, y se encuentra a disposición de otros investigadores que quieran profundizar en su estudio.

Para su desarrollo, los autores extrajeron datos de 487 campañas de Goteo, una de las únicas plataformas de micromecenazgo de código abierto, y enfocada a proyectos de carácter social. Además, para comprobar el impacto social de los proyectos, los investigadores analizaron cómo se alineaban con los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas de la Agenda 2030. «Mientras que en la financiación pública dichos objetivos se han convertido en una referencia, no había mucha información sobre cómo se conectan el micromecenazgo y las iniciativas civiles y sociales con los objetivos de desarrollo sostenible», expone Enric Senabre, coautor del estudio y colaborador del grupo Dimmons, dirigido por Mayo Fuster.

Los datos revelan, entre otras cosas, que entre los 17 objetivos de desarrollo sostenible algunos recibieron más apoyo que otros en el periodo estudiado, que abarca más de tres años. Por ejemplo, las iniciativas relacionadas con la sostenibilidad y la educación aglutinan más campañas en Goteo y más donaciones que los proyectos del ámbito de la industria, la innovación y el crecimiento económico.

 

Crowdfunding y matchfunding

En paralelo, los investigadores también han estudiado la eficacia de otro tipo de financiación colectiva, lo que en inglés se conoce como matchfunding: en este tipo de campañas, por cada euro aportado por los donantes individuales, una institución u organización se compromete a realizar una donación igual para así multiplicar la cantidad recaudada. «Es una fórmula innovadora de crowdfunding, que hasta ahora no se había aplicado con suficiente rigor o potencia. En Goteo, y gracias a sus datos en abierto, se puede estudiar de manera pormenorizada cómo se multiplican los recursos durante la financiación», señala Senabre. El análisis de las campañas de Goteo muestra que este tipo de financiación híbrida es más efectivo que el micromecenazgo típico: de media, en torno al 75 % de las campañas de Goteo alcanzan su meta, pero las que incorporan matchfunding tienen éxito en más de un 90 % de los casos. «No obstante, es una estrategia más compleja de articular, porque generalmente requiere una colaboración estrecha entre la plataforma y las instituciones públicas», puntualiza el investigador.

 

Una herramienta de participación ciudadana

Por otra parte, explica Senabre, bajo la filosofía de investigación-acción de Dimmons y la colaboración para este proyecto entre ambas organizaciones, el trabajo ha permitido, a la vez, mejorar la propia plataforma de Goteo. «A partir de la clasificación que hicimos, actualmente Goteo puede incorporar criterios más precisos para determinar cómo cada campaña se vincula a los objetivos de desarrollo sostenible», subraya Senabre. «Nuestro objetivo no solo era la investigación en sí misma, sino también contribuir a generar un impacto social, que esta herramienta mejorase gracias a un trabajo a fondo con sus datos».

En el contexto actual de emergencia por el coronavirus, el investigador destaca, asimismo, la importancia del micromecenazgo cívico. «Puede ser una herramienta complementaria a otras tantas que se están articulando desde muchos otros sectores».

Los investigadores llaman ahora a que otras plataformas de micromecenazgo, como la popular Kickstarter, abran también sus datos a la investigación. «De momento se encuentran en cajas negras, pero este tipo de herramientas son un motor importante de financiación y participación ciudadana. Si pudiera ampliarse el esfuerzo de abrir los datos, sería una gran contribución para entenderlas mejor y comprender su impacto en varios ámbitos de la sostenibilidad, por supuesto siempre manteniendo la privacidad y cumpliendo con las leyes de protección de datos», concluye Enric Senabre.

 

Artículo de referencia

Fuster Morell, M.; Senabre Hidalgo, E.; Rodriguez, E. Goteo.org civic crowdfunding and match-funding data connecting Sustainable Development Goals. Scientific Data 2020:7:132. Doi: https://doi.org/10.1038/s41597-020-0472-0

 

UOC R&I 

La investigación e innovación (RI) de la UOC contribuye a solucionar los retos a los que se enfrentan las sociedades globales del siglo xxi mediante el estudio de la interacción de las TIC con la actividad humana, con un foco específico en la educación en línea y la salud digital. Los más de 400 investigadores y 47 grupos de investigación se articulan en torno a los siete estudios de la UOC y tres centros de investigación: el Internet Interdisciplinary Institute (IN3), el eLearn Center (eLC) y el eHealth Center (EHC).

Los objetivos de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y el conocimiento abierto son ejes estratégicos de la docencia, la investigación y la innovación de la UOC. Más información: research.uoc.edu.