«Pulseras rojas me ha hecho querer más esta profesión y me ha ayudado a aprender a progresar sin prisas»
Joana Vilapuig
31/07/2015
David Tàboas
Joana Vilapuig, más conocida como Cristina, de Pulseras rojas, nació en Sabadell hace veinte años. Su paso por Pulseras rojas le ha abierto las puertas al cine y al teatro, y actualmente compagina su prometedora trayectoria con los estudios del grado de Humanidades de la UOC.
¿Por qué decidiste estudiar Humanidades en la UOC?

Porque quería seguir mi formación profesional y al mismo tiempo continuar formándome como actriz, y la UOC me permite esa flexibilidad. Estudiar el grado de Humanidades me parecía una buena manera de tener un conocimiento genérico de materias relacionadas con el arte y me interesa aprender tanto la historia del arte, como la geografía, como las características de las diferentes disciplinas artísticas, etc.

¿Cómo compaginas tu carrera profesional con los estudios a distancia?

La ventaja principal de la UOC es que me permite compaginar muy bien el trabajo con los estudios. Cuando me salen proyectos de trabajo voy más estresada, y entonces hablo con los consultores para agilizar los deberes y resolver las dudas.

¿Qué proyectos tienes actualmente?

Por ahora, estoy esperando que se estrenen las películas que rodé el año pasado. Y de cara al año que viene, supongo que será un año en el que la mayoría de proyectos serán obras de teatro. Eso es lo que espero hacer.

¿Te ves en Hollywood en un futuro?

No sé, realmente no me lo planteo nunca y no me gusta pensar demasiado en estas cosas. Nunca ha sido un objetivo para mí llegar a Hollywood.

¿Aplicas los conocimientos del grado de la UOC en tu carrera profesional?

Sí, me sirven para complementar mi experiencia profesional. Considero esenciales los conocimientos sobre historia del arte, literatura, historia, etc. Para mí, todo está relacionado.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Lo que más me gusta de mi trabajo son las personas, las historias que conoces de cada uno. Me ayuda a entrar en nuevos mundos y en nuevos personajes a la hora de actuar y ese grado de empatía que necesitas para hacerlo es lo que más me gusta. Para mí es como viajar.

¿Tu paso por Pulseras rojas ha hecho cambiar tus expectativas?

Sí, con Pulseras rojas me he dado cuenta de que cada día se aprende un poco más sobre esta profesión. Esto me ayuda a progresar sin prisas y sin angustia, y por lo tanto creo que me ha hecho amar más la profesión.

¿Cuál es la escena más difícil de rodar que recuerdas?

No sabría decir una única escena, pero durante el rodaje de L'artèria invisible (dirigida por Pere Vilà) tuve que rodar escenas muy complicadas, y todas me han supuesto un reto duro de superar.

¿Cómo ves la escena cultural actual en Cataluña?

Creo que, en cuanto a la parte creativa, en Cataluña no nos falta el talento. Hay muchos profesionales con muchas ganas de emprender proyectos increíbles, pero no es tan fácil abrirse camino en este mundo tal y como están las cosas. Por lo tanto, confío en que poco a poco el panorama mejore y haya más oportunidades para todos.