«Con este grado, la UOC completa su oferta de formación permanente de profesorado de Educación Primaria»

 Toni Badia

Toni Badia (foto: UOC)

30/09/2021
Àngels Doñate
Toni Badia, director del grado de Educación Primaria de la UOC

 

El curso 2021-2022, cien alumnos han empezado el grado de Educación Primaria en la UOC. Esta titulación complementa la oferta de la universidad para el colectivo de maestros y profesorado que empezó hace 25 años con el segundo ciclo de Psicopedagogía. Antoni Badia, maestro, licenciado y doctor en Psicología, será el director de este nuevo grado. Badia, actualmente catedrático de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación (UOC) y miembro del grupo de investigación interuniversitario SINTE, afirma que "ofrece una visión actualizada de la educación escolar en que los contenidos relacionados con la educación inclusiva estarán en un primer plano, y también se promoverá que el futuro colectivo de maestros sea indagador, que tenga un conocimiento fundamentado sobre cómo enseñar las competencias básicas y, por supuesto, que conozca cómo llevar a cabo la transformación digital de sus aulas". Las cinco asignaturas de prácticum, repartidas a lo largo de la duración de la titulación, "requerirán que el estudiantado haga un número muy elevado de horas de prácticas presenciales en una escuela, exactamente como se tiene que hacer en todos los grados de educación primaria, sean presenciales o virtuales", añade en esta entrevista.

La UOC ofrece titulaciones en el ámbito pedagógico desde sus inicios. ¿Qué representa este nuevo grado?

Desde el año 1995, con el segundo ciclo de la licenciatura de Psicopedagogía, la UOC ha estado ofreciendo múltiples posibilidades para la formación continuada del colectivo de maestros en aspectos tan diversos como el uso de la tecnología e internet en las aulas, las dificultades de aprendizaje y los trastornos del lenguaje, la mejora de la práctica docente en el aula o el liderazgo de centros educativos, entre otros. Con el grado de Educación Primaria, la UOC entra de lleno en la formación inicial de maestros. Para la universidad no solo significa poder ampliar la oferta existente a este colectivo profesional, sino que, principalmente, significa la consolidación de toda una línea de formación dirigida al profesorado de educación primaria, que ahora podrá formarse a lo largo de toda su vida profesional.

¿Cuáles son los rasgos característicos de este grado? ¿Qué lo diferencia respecto de la oferta en línea ya existente?

Se pueden distinguir dos características distintivas de este grado. En primer lugar, el modelo educativo de la UOC, que es diferente de otros modelos de educación en línea, basados principalmente en el uso de la comunicación sincrónica y la organización temporal de la enseñanza en sesiones de clase. En segundo lugar, se hace hincapié en algunos rasgos clave del plan de estudios como, por ejemplo, que se ofrece una visión actualizada de la educación escolar en la que los contenidos relacionados con la educación inclusiva estarán en un primer plano, y también que se promoverá que el futuro colectivo de maestros relacione de manera adecuada la teoría y la práctica educativa, que sean maestros indagadores, que tengan un conocimiento fundamentado sobre cómo enseñar las competencias básicas y, por supuesto, que conozcan cómo llevar a cabo la transformación digital de sus aulas en la era de internet.

¿Cuáles son los diferenciales respecto al grado presencial en este ámbito? ¿Qué aporta y cómo complementa la oferta ya existente en el mundo universitario en este ámbito?

La principal diferencia entre cursar el grado en un formato presencial o virtual es, evidentemente, que en nuestra universidad la docencia de un número importante de asignaturas se organizará de acuerdo con nuestro modelo educativo.

Cinco asignaturas de prácticum repartidas a lo largo de la titulación favorecerán que conecten lo que aprenden en las aulas virtuales con la práctica educativa presencial.

Más allá de la adquisición de conocimientos teóricos, ¿cómo se garantiza que el futuro colectivo educador adquiera las habilidades y las competencias que necesita cada profesional?

Las asignaturas de prácticum, cinco en total y repartidas a lo largo de la duración de la titulación, además de seguir nuestro modelo educativo, requerirán que el estudiantado haga un número muy elevado de horas de prácticas presenciales en una escuela, exactamente como se tiene que hacer en todos los grados de educación primaria, sean presenciales o virtuales. La organización que hemos hecho del prácticum en cinco asignaturas repartidas a lo largo de toda la titulación favorecerá que el estudiantado conecte mejor lo que aprende en las aulas virtuales con la práctica educativa presencial en los centros y las aulas de educación primaria. La colaboración estrecha con cada escuela y con cada mentor o mentora que tutorice las prácticas permitirá un mejor desarrollo del conocimiento práctico de nuestro estudiantado. La combinación de tener que superar todas las asignaturas vía aula virtual y vía prácticum garantizará que cada estudiante que supere el grado haya adquirido de manera apropiada los conocimientos teóricos educativos y las competencias docentes prácticas requeridas.

¿Qué significa que el grado apueste por dar una visión actualizada de la educación escolar?

Teniendo como referencia varios documentos sobre cómo tendría que ser la educación del futuro, publicados por organismos internacionales (por ejemplo, la UNESCO o la Comisión Europea), el enfoque adoptado para nuestro plan de estudios del grado apuesta por promover una reflexión amplia y profunda en el conjunto de futuros maestros sobre cuál tiene que ser el rol y la función de la educación primaria en el siglo xxi, cuál tendría que ser el propósito de la educación primaria en el contexto social y cultural actual, y cómo se tendrían que organizar los contextos de aprendizaje en la educación escolar de acuerdo con este propósito. Este posicionamiento representa una apuesta muy clara por impulsar la educación escolar con una voluntad transformadora de la escuela actual, avanzando en la educación de calidad, el logro del derecho a la educación para todo el mundo, la igualdad real de género y también la mejora de los resultados de aprendizaje de todo el alumnado.

¿Por qué la educación inclusiva es tan importante en este enfoque formativo de educación inicial del colectivo de maestros?

De acuerdo con la UNESCO, la educación inclusiva consiste en identificar la diversidad de las necesidades de todo el alumnado y en responder a ella, por medio de una mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, reduciendo y eliminando las situaciones de exclusión en la educación. La educación inclusiva implica cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluya a todo el alumnado y con la convicción de que una de las principales responsabilidades de un sistema escolar es asegurar que está promoviendo de manera apropiada la educación de todo el alumnado. 

Este grado de Educación Primaria ofrece una formación amplia sobre la temática de la inclusión educativa para todo el futuro colectivo de maestros porque tiene que ser un pilar básico en la escuela del siglo xxi. En primer lugar, ofrece dos asignaturas obligatorias sobre el tema (La educación inclusiva en la escuela y La diversidad funcional en la escuela). Y, en segundo lugar, ofrece dos menciones para profundizar en temas específicos relacionados, como son las menciones de Pedagogía Terapéutica y de Audición y Lenguaje.

Los maestros indagadores son capaces de tomar el control de su desarrollo profesional.

¿Qué significa que un maestro sea indagador? ¿Y qué tiene que ver esta idea con el hecho de relacionar la teoría y la práctica educativa?

La idea del colectivo de maestros indagadores es otro rasgo distintivo de este grado. Formar futuros maestros que sean capaces de tomar el control de su desarrollo profesional durante todo el tiempo de ejercicio de la profesión tendría que ser una finalidad de primer orden en la formación inicial del profesorado. Un maestro indagador o una maestra indagadora es un profesional capaz de aprender a lo largo de la vida porque sabe autoevaluar sus competencias, sabe evaluar su propia práctica a partir de evidencias, y sabe tomar decisiones acertadas para acceder a recursos formativos, tener acceso al contenido que necesita para aprender y transformarlo en conocimiento útil para su práctica educativa de una manera autónoma. Y sabe hacerlo a todos los niveles: individualmente o como miembro de un grupo o de una comunidad profesional. Una parte importante de este nuevo contenido-base para el aprendizaje continuado del cuerpo de maestros tendría que venir del conocimiento teórico y empírico generado por la investigación educativa, aquella que realmente sea útil para ser aplicada en los centros y en las aulas. El colectivo de maestros tiene que estar preparado para saber buscar, localizar, comprender y transformar en conocimiento este contenido de la investigación educativa, y lo tiene que empezar a aprender en la formación inicial.

Este grado de Educación Primaria ofrece formación específica para promover que los maestros y las maestras sean personas indagadoras. En primer lugar, ofrece dos asignaturas obligatorias sobre la temática (Práctica docente y transformación educativa, e Indagación educativa). Y, en segundo lugar, ofrece la asignatura de Trabajo final de grado (TFG, de 12 créditos), que promoverá el aprendizaje de esta posición indagadora por parte del alumnado.

Antes también se ha mencionado que el futuro colectivo de maestros tendría que saber promover el desarrollo de las competencias básicas de su alumnado. ¿Qué significa exactamente esto?

Muchas entidades y colectivos de diferente naturaleza (por ejemplo, administraciones educativas, universidades, redes profesionales de profesorado o fundaciones centradas en temáticas educativas, entre otros) hace décadas que trabajan en el hecho de promover que la enseñanza y el aprendizaje de competencias básicas sea una finalidad de primer orden en la educación primaria. Nunca como antes, ahora estamos en disposición de mirar de integrar todas estas aportaciones (tanto teóricas como metodológicas y experiencias prácticas) en una propuesta formativa completa y coherente para el futuro cuerpo de maestros que está en el periodo de formación inicial. Para hacerlo, hemos incluido el conocimiento disponible sobre el aprendizaje competencial en varias asignaturas del plan de estudios.

El plan de estudios reflejará este principio formativo de tres maneras. Por un lado, varias asignaturas básicas (como por ejemplo Enseñanza y aprendizaje en la educación escolar) incorporarán este contenido. Por otro lado, el conocimiento sobre el desarrollo de competencias básicas también se incorporará en las asignaturas que forman parte del módulo didáctico-disciplinario enfocadas a la enseñanza de las áreas curriculares. Y finalmente, el conocimiento sobre cómo enseñar y desarrollar las competencias básicas será una de las principales temáticas que conformarán las asignaturas de prácticum del grado.

También se ha mencionado la importancia de la educación en la era de internet y la transformación digital de las aulas.

En efecto, el planteamiento que hacemos en este grado sobre este tema es muy avanzado, por dos razones: por la naturaleza de nuestra universidad y la gran pericia de nuestro profesorado en este tema, y por la necesidad y la urgencia actual de transformación digital de las aulas de educación primaria, no solo a causa de la actual situación de pandemia sanitaria. Hay que introducir la cultura digital, internet y el uso de la tecnología en las aulas porque comporta beneficios para la mejora de la enseñanza y el aprendizaje, y también porque necesitamos ciudadanía competente digitalmente para abordar los retos de la sociedad actual. 

El conocimiento del uso de la tecnología y de los medios digitales se incorpora al grado en el conjunto del plan de estudios, de forma que actúa transversalmente en todas y cada una de las disciplinas que lo conforman. Además, está previsto que a lo largo del grado se vayan cursando diferentes asignaturas que aporten suficientes competencias para poder adquirir los diferentes niveles de competencia digital docente (CDD; nivel inicial, intermedio y avanzado). Las asignaturas obligatorias que incluyen este tipo de conocimiento de manera específica son La educación en la era digital y Tecnologías digitales en la educación. Además, un estudiante que quiera profundizar en el conocimiento sobre este tema podrá cursar la mención Impulso Digital para la Transformación Educativa.

Para terminar, ¿cuál es el perfil de estudiante que esperáis? ¿Habéis tenido mucha demanda?

Este septiembre la UOC iniciará la docencia de este grado abriendo la matriculación con cien plazas para estudiantes en lengua catalana. Como era de esperar, la demanda ha sido muy grande, y muchos futuros estudiantes en esta ocasión no han podido acceder por el número restringido de plazas. Esperamos que en la próxima apertura de matrícula, prevista para el mes de abril de 2022, podamos ofrecer más plazas para satisfacer la necesidad de formación de este colectivo.

Y también, como era de esperar, el perfil del estudiante corresponde bastante a las características personales y profesionales de un estudiante típico de la UOC, que se puede describir como un colectivo de personas mayoritariamente de entre 25 y 45 años, que ya trabajan, que eligen nuestra universidad para compatibilizar trabajo y estudios, y que quieren ampliar su conocimiento y, muy probablemente en nuestro caso, que están muy ilusionadas para poder ejercer profesionalmente de maestros en un futuro.