El 28% de los graduados están sobreeducados para el mercado laboral catalán

Foto: Unsplash/Andrew Neel
El 35% de los titulados tienen un contrato temporal tres años después de terminar los estudios

Casi tres de cada diez graduados universitarios del curso 2009-2010, menores de 30 años, tienen, tres años después de obtener el título, una formación superior para el puesto de trabajo que ocupan. Además, el 35% del total de titulados tienen un contrato temporal y la mitad han logrado el éxito laboral, es decir, un empleo estable adecuado a su nivel de estudios.

Estos son los principales resultados preliminares del estudio de la UOC «La retención del talento universitario en las empresas catalanas», financiado por la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Cataluña (AQU) y que este jueves se ha presentado en la jornada La Formación en Nuevas Competencias, organizada por la UOC y la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE).


Las empresas más competitivas tienen otras prioridades

Los recién titulados encajan mejor en el sector productivo catalán que en el de economías más avanzadas. La investigación revela que este ajuste cambia de manera significativa cuando solo se toma en consideración a las empresas más competitivas y productivas de la economía catalana. «El sector empresarial más avanzado, el que tendría que protagonizar y favorecer el cambio de modelo productivo, pide, a diferencia del resto de empresas, habilidades elevadas en idiomas e informática, competencias que no cumplen los recién graduados», explica investigadora del Observatorio de Empleabilidad de la UOC, Elisabet Motellón, que ha liderado la investigación.

UOC
 

Actualmente, según el estudio, los recién titulados destacan en competencias específicas ?propias de la titulación?, como son la formación teórica y la práctica. En cuanto a las transversales ?comunes en cualquier ámbito de conocimiento?, tienen como punto fuerte el trabajo en equipo, la resolución de problemas y la toma de decisiones, pero manifiestan carencias en el uso de las TIC y, sobre todo, en liderazgo y en idiomas.

Ante esta situación, para Motellón, las medidas que está tomando el sistema universitario catalán pueden «paliar este desajuste competencial» que se da en las compañías más productivas. Principalmente, por medio de la obligatoriedad de acreditar una tercera lengua para la obtención del título universitario a partir del curso 2014-2015 y del aumento del uso de las TIC en el proceso de aprendizaje en todas las universidades. Además, hay que tener en cuenta que los estudiantes que entran actualmente en los centros educativos están más familiarizados con las tecnologías ya que son nativos digitales. «El talento de los graduados tiene un impacto decisivo en el éxito laboral y en la calidad de su futuro empleo», afirma la


Fuentes de información 

El estudio se ha basado en los datos recogidos en la última Encuesta de inserción laboral de los recién titulados de las universidades catalanas, con una muestra representativa de una población total de 31.279 individuos que se graduaron en el curso académico 2009-2010, y en la última Encuesta a empleadores de graduados de Cataluña, hecha a 1.535 empresas, ambas llevadas a cabo por la AQU Cataluña y publicadas en 2014.

 

#expertosUOC

Foto de la profesora Elisabet Motellón Corral

Elisabet Motellón Corral

Experto/a en: Economía laboral, paro, salarios, temporalidad, inmigración, educación y capital humano, mercados de trabajo regionales y métodos cuantitativos.

Ámbito de conocimiento: Economía aplicada.

Ver ficha