Decálogo para las empresas del Ibex 35 para que hagan buen uso de las redes sociales

Foto: Thomas Lefebvre / Unsplash
17/10/2017
Alba Pueyo
Promover el diálogo, utilizar elementos audiovisuales y hablar de terceros son algunas de las claves para optimizar el uso de las herramientas 2.0

El estudio How companies are seizing the dialogic opportunities provided by social media to communicate with their external audiences, publicado recientemente por la UOC, revela que las empresas del Ibex 35 y una selección de veinte compañías del Fortune 500 tienen un bajo nivel de interacción con sus clientes en las redes sociales. El principal motivo es que la mayoría de estas compañías solo utilizan las redes unidireccionalmente y con el objetivo de que sirvan solo para hacer difusión.

El estudio, elaborado por la profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, Cristina Aced, señala que solo tres de cada diez empresas del Ibex 35 y dos de cada diez del Fortune 500 tienen un nivel alto o muy alto de diálogo en estos espacios.

Ante esto, la tesis sugiere algunas prácticas para mejorar las relaciones y la interacción entre las organizaciones y sus públicos:

  • Adaptar el contenido a cada red social. Según Aced es la manera de aprovechar el máximo potencial interactivo de cada herramienta. «Es importante no duplicar los mismos contenidos en las diferentes redes sociales», insiste.
  • Equilibrar los tiempos de publicación. El estudio señala que la tarde, entre las 13.00 h y las 20.00 h, es el momento preferido de las compañías para publicar y actualizar contenidos. «Sin embargo, la distribución de las publicaciones en diferentes intervalos de tiempo podría aumentar su alcance, teniendo en cuenta la relevancia de los logaritmos que Facebook y Twitter aplican a las cronologías de los usuarios», asegura la investigadora.
  • Utilizar elementos multimedia. Según el estudio, los elementos audiovisuales aumentan el número de reacciones en Facebook. «El uso de infografías y podcast, aunque muy minoritario, ayuda a las compañías a diferenciarse de la competencia en las redes sociales, lo que ayuda a atraer la atención de los usuarios.»
  • Promover el diálogo. Es interesante utilizar elementos como las menciones para iniciar una posible conversación con los internautas sobre un tema concreto. En caso de que los internautas acaben generando diálogos o comentarios, la profesora señala que «es importante responder cuanto antes».
  • Compartir temas interesantes. Las empresas, además de difundir informaciones de carácter institucional, deben compartir temas de interés general de sus ámbitos o sectores de actividad. «Incluir enlaces externos en las publicaciones está valorado porque añaden valor a las informaciones», apunta.
  • Evitar contenidos publicitarios e impersonales. Hay que promover contenidos similares a los de una conversación y huir de publicaciones que podría parecer que tienen fines lucrativos. «Si las informaciones son percibidas como útiles por las audiencias, la interacción también se incrementa», destaca Aced.
  • Hablar de terceros. Además de compartir informaciones corporativas y de productos y servicios ofrecidos por la propia compañía, también hay que dar voz a otros actores del sector. Según la profesora, una buena práctica para hacerlo es retuitear informaciones interesantes de otros perfiles o bien compartir enlaces externos.
  • Facilitar la accesibilidad a los contenidos. En la medida de lo posible, hay que hacer uso de las categorías y las etiquetas propias de cada plataforma para que el usuario pueda encontrar más fácilmente lo que busca. En el caso de los blogs, también es importante insertar un buscador.
  • Personalizar los perfiles. Es necesario que todos los perfiles sociales de la empresa presenten una cierta unidad en cuanto a imágenes de perfil y a colores principales, rasgos característicos que los diferencian de la competencia.
  • Identificar a la persona encargada de las redes sociales. Dar un nombre a la firma aumenta la transparencia y la honestidad de la empresa, además de mostrarla más cercana a sus públicos. Por ello, es muy adecuado firmar las publicaciones de los blogs y dar a conocer al gestor de comunidades, es decir, la persona que gestiona las redes sociales de la organización.

Para concluir, Aced asegura que la identificación de mejores prácticas puede ayudar a los profesionales de las relaciones públicas a hacer un mejor uso de la web, y también a descubrir oportunidades perdidas y áreas de mejora.