La UOC incorpora el compromiso ético y global en sus grados y másteres

Foto: Adolfo Félix / Unsplash (CC)

Foto: Adolfo Félix / Unsplash (CC)

11/02/2020
Àngels Doñate
Se impartirá una competencia transversal a todo el alumnado

La UOC incorpora una nueva competencia que permitirá a los estudiantes «actuar de manera honesta, ética, sostenible, socialmente responsable y respetuosa con los derechos humanos y la diversidad, tanto en la práctica académica como en la profesional», explica Carles Sigalés, vicerrector de Docencia y Aprendizaje. Pastora Martínez, vicerrectora de Globalización y Cooperación, afirma que la han vinculado a los principios y los objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, por lo que esta nueva competencia «incorpora también la igualdad de género, lo que nos permite dar cumplimiento al nuevo marco general de la AQU para la inclusión de la perspectiva de género en la docencia universitaria», dice.

Martínez explica cómo nace la iniciativa. «Una de las acciones que incluimos en el plan estratégico 2017-2020 de la UOC fue la adquisición de competencias globales por parte de nuestro estudiantado, aprovechando todo un trabajo interno previo, liderado por la actual vicerrectora de Competitividad y Empleabilidad, Àngels Fitó». El resultado fue la aprobación de una docena de competencias transversales que debían tener todos los programas formativos de esta universidad. «En 2019 decidimos trabajar la aplicación de estas competencias, empezando por la de compromiso ético y global», añade la vicerrectora.

Esta competencia concreta, recuerda Fitó, «la ha definido un grupo interdisciplinario para captar las diferentes perspectivas» y quiere que el estudiante desarrolle de manera transversal la «capacidad de actuar personal y profesionalmente de manera respetuosa con la diversidad, con especial atención a las cuestiones de género».

La directora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, Teresa Guasch, recuerda que a sus estudios y a los de Economía y Empresa les preocupaba cómo podían integrar la Agenda 2030 y las competencias transversales «para diseñar e implantar acciones que repercutieran en los procesos docentes y de aprendizaje». «Desarrollamos un primer análisis que nos permitió identificar que la competencia que nuestros programas compartían era esta». A partir de ahí, empezaron a recoger recursos para formar al profesorado en este ámbito y se dieron cuenta de que «había que elevar el proyecto a nivel institucional para que el impacto fuera global». 

Sigalés asegura que «la competencia debe estar presente en todos los programas y debe concretarse en determinadas acciones en las asignaturas en las que sea adecuada. Y esto puede conllevar la modificación o la nueva incorporación de recursos y actividades de aprendizaje y se reflejará en la evaluación».

Desde la Vicegerencia de Docencia se ha operativizado la puesta en marcha trabajando junto con el Área de Planificación y Calidad y el eLearn Center, para ayudar a los estudios a identificar si tenían ya esta competencia incorporada en sus programas y planificar cómo podrían efectuarse las modificaciones oportunas para que se fuera incorporando. «Hemos empezado a evidenciar en todos los informes de seguimiento del curso 2018-2019 que se va trabajando en esta línea, y en las memorias para nuevas titulaciones del curso 2021-2022 se incorpora ya», comparte la vicegerente Gemma Carrera.

 

Se pone en marcha la formación del profesorado para que la introduzca a sus asignaturas

«Se ha puesto en marcha un curso que se dirige a todo el profesorado propio, con una primera edición con cincuenta profesores seleccionados según el impacto y la relevancia que tiene esta competencia en sus asignaturas», comenta Sigalés. Este curso se ha diseñado con la participación de un representante de cada estudio y del IN3, liderados por el profesor de los Estudios de Artes y Humanidades Francesc Núñez, y «hace referencia a los objetivos de desarrollo sostenible, la perspectiva de género y el compromiso ético y social», añade Carrera. Según Núñez, «el curso ha sido valorado favorablemente, ya que se han facilitado herramientas útiles y contexto para que los profesores puedan ponderar y trabajar la adecuación de sus asignaturas en estos tres puntos. Pero además se ha abierto un espacio a la conversación y valoración con otros compañeros que ha sido muy apreciado». En principio, esta formación servirá como modelo para aplicarlo a todas las competencias transversales de la UOC.

«La incorporación de competencias transversales permite que los graduados, además de ser expertos en un determinado ámbito, dispongan de herramientas para comprender los grandes retos planetarios y la capacidad para actuar y contribuir a la mejora del mundo en el que viven», concluye Sigalés.