Las competencias digitales, clave para ser un ciudadano 2.0

  Chica sentada frente a una mesa con ordenador hablando por el móvil.

Las competencias digitales son clave para el ámbito laboral, pero también en entornos personales y de ocio. (Foto: hj barraza / Unsplash)

08/07/2022
Andrea Romanos

La UOC, en colaboración con Barcelona Activa, ha desarrollado un mapa de competencias digitales para ayudar a los usuarios a analizar qué usos de la tecnología dominan y cuáles tienen que mejorar


El mapa se concibe como una herramienta que ayuda a visualizar qué quiere decir ser competente digital y, al mismo tiempo, a tomar conciencia de dónde se sitúa cada uno

Para ser un ciudadano competente digital del siglo xxi, es fundamental estar empoderado en el uso de herramientas y estrategias digitales. Esto es lo que hace que la ciudadanía pueda desarrollarse con plena autonomía y lograr una independencia que le permita acceder a nuevas oportunidades laborales y minimizar la brecha digital. Por este motivo, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), con la colaboración de Barcelona Activa, ha desarrollado un mapa de competencias digitales en el que los usuarios pueden encontrar el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que les permitirán aplicar el uso de las tecnologías a la vida cotidiana y a los ámbitos personal, social y profesional de manera segura y eficiente.

"La pandemia ha evidenciado el potencial de la tecnología para comunicarnos, colaborar y crear conocimiento. Sin embargo, cuanto más competentes digitalmente seamos y más críticos nos mostremos con la tecnología, más capaces seremos de contribuir a una transformación digital crítica y sostenible", afirma Montse Guitert, profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación y coordinadora del grupo de investigación Edul@b. En este contexto, "ser competente digital, por lo tanto, supone formarse de manera continua, no solo por las exigencias derivadas de los cambios laborales que se producen, sino también para estar al día en los entornos personales o de ocio", añade Teresa Romeu, profesora de los mismos estudios.

Ambas profesoras son las autoras del Mapa de competencias digitales, desarrollado por la UOC junto con Barcelona Activa, que está basado en los nuevos contenidos de la acreditación de competencias en tecnologías de la información y la comunicación (ACTIC). Se trata de un marco conceptual sobre el que se proyecta el ciudadano y que le permite reflexionar sobre cada una de las cinco áreas que figuran detalladas: búsqueda, gestión y análisis de la información; comunicación y colaboración; creación de contenidos, programación y fabricación de objetos; seguridad, bienestar y civismo, y autonomía y resolución de problemas. El mapa "está enfocado como una herramienta que ayuda a visualizar qué quiere decir ser competente digital y, al mismo tiempo, permite tomar conciencia de dónde se sitúa cada uno como ciudadano", afirma Guitert.

Las competencias están alineadas con el marco europeo de competencias digitales (DigComp), que también define unas áreas, aunque hay una pequeña variación para dar respuesta a la singularidad de la realidad de catalana.

Cada una de las cinco áreas del mapa engloba una serie de competencias clave en este sentido. La primera gran área versa sobre la búsqueda, la gestión y el análisis de la información. El gran volumen de información al que tenemos acceso nos fascina y, una vez adquiridas las habilidades básicas, resolvemos constantemente nuestras dudas e inquietudes haciendo búsquedas en internet. Pero tanto o más importante que saber cómo y dónde hay que buscar es contrastar la información, compararla y seleccionar la que nos interesa, la que cumple nuestros objetivos y la que es veraz. "Es fundamental ser crítico con la información, saber estructurar y clasificar los datos con diferentes herramientas y expresarlos de forma visual y creativa", dice Romeu.

El segundo grupo de competencias se focaliza en el área de la comunicación y la colaboración. Gracias a la tecnología, enviar mensajes, audios, imágenes o vídeos para expresar pensamientos, ideas y sentimientos a través de internet se ha convertido en una actividad cotidiana, y podemos interaccionar con personas y comunicarnos sin necesidad de encontrarnos en un espacio físico o tener que coincidir en el tiempo. "En el caso de nuestro país, participar en la transformación social mediante las tecnologías implica poder expresarnos ante un grupo de personas, opinar y poder involucrarnos en temas sociales, culturales, económicos, políticos. En definitiva, tomar parte en la sociedad digital", resalta Guitert. 

La creación de contenidos, la programación y la fabricación de objetos es también una disciplina clave, puesto que el hecho de lograr las competencias que engloba nos permite desarrollar nuestra parte creativa, encontrar nuevas formas de expresión y ser personas participativas en la evolución del mundo digital.

Para Romeu, merece la pena destacar el área de seguridad, bienestar y civismo por su visión holística. "La protección de los dispositivos, de nuestros datos, de la privacidad, de la salud y de nuestro entorno nos ayuda a sentirnos más seguros para desarrollar nuestras identidades digitales en el ámbito social de una manera responsable, ética y cívica. Desde la UOC, ya hace mucho que trabajamos en esta área, lo que nos permite seguir reforzando la actitud digital responsable y crítica que debe tener todo ciudadano."

Finalmente, las autoras engloban un conjunto de competencias dentro del área de autonomía y resolución de problemas. "Con el uso de la tecnología, podemos identificar y resolver problemas de la vida cotidiana y aplicar las mejores soluciones digitales", señala Guitert. "Una vez logrados los fundamentos y las funcionalidades básicas de la tecnología, podemos desarrollar nuestra autonomía digital de forma progresiva. A lo largo de la vida, el entorno de aprendizaje digital nos facilita cubrir nuestras carencias en este ámbito e incluso resolver muchos problemas técnicos que se nos puedan plantear", comenta Romeu.

"Las competencias digitales son un aspecto fundamental que hay que cuidar, conservar e incentivar en los entornos profesionales para buscar la máxima eficiencia y productividad. Al mismo tiempo, en los ámbitos personal y social son necesarias e imprescindibles para vivir y sobrevivir. Tenemos que estar empoderados digitalmente para pensar de forma crítica y para discernir lo que es real y lo que no lo es", concluye Romeu. 

 

El mapa de competencias digitales es una realidad gracias a Barcelona Activa

El mapa de competencias digitales es el producto resultante de un encargo de Barcelona Activa en el marco de un convenio firmado con la UOC en 2018, en el que Barcelona Activa hizo una aportación de 40.000 euros al proyecto. I es que este mapa es la estructura sobre la cual se organiza la oferta de formaciones tecnológicas que Barcelona Activa hace en el Cibernarium. 

Precisamente, el próximo 5 de octubre, tendrá lugar la tercera edición del Congreso de competencias digitales, organizado por el Departamento de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat de Catalunya, Barcelona Activa, agencia económica y local del Ayuntamiento de Barcelona, la UOC y Blanquerna-Universitat Ramon Llull, con la colaboración de i2cat y de Mobile World Capital Barcelona Foundation.

Expertos UOC

Foto de la profesora Montse Guitert Catasús

Montse Guitert Catasús

Experto/a en: TIC y educación, aprendizaje colaborativo en redes, formación del profesorado en línea y competencias digitales.

Ámbito de conocimiento: TIC i educació, formació de formadors y competencias digitales.

Ver ficha
Foto de la profesora Teresa Romeu Fontanillas

Teresa Romeu Fontanillas

Experto/a en: TIC aplicadas a la formación y a los entornos profesionales, trabajo colaborativo en red, alfabetización y competencias digitales, y estrategias docentes en línea

Ámbito de conocimiento: TIC y educación, aprendizaje virtual (e-learning) y capacitación digital.

Ver ficha

Enlaces relacionados