La UOC, una de las diez instituciones impulsoras del primer living lab centrado en el envejecimiento

  Presentació del primer living lab centrat en l'envelliment.

Presentación del primer living lab centrado en el envejecimiento. (Foto: Mireia Martínez)

26/10/2022
Redacción

El Barcelona Aging coLLaboratory (BALL) tiene como objetivo crear soluciones innovadoras, con la participación de los usuarios finales, para mejorar la calidad de vida y la atención sanitaria y social de las personas mayores


El primer proyecto del BALL, presentado hoy en el Parque Sanitario Pere Virgili, es un robot humanizado que ayudará a los pacientes que no pueden alimentarse por sí mismos y les ofrecerá una solución adaptada a sus necesidades

Envejecer disfrutando de la máxima calidad de vida y la mejor atención sanitaria y social. Este es el principal objetivo del Barcelona Aging coLLaboratory (BALL), el primer living lab centrado en aportar soluciones innovadoras para las personas mayores que se pone en marcha en Cataluña y que ha sido impulsado por una amplia representación de estamentos de la sociedad civil. 

Hoy ha tenido lugar la presentación a los medios de comunicación, en el Parque Sanitario Pere Virgili, de la sede física del BALL y de su primer proyecto: un robot humanizado que ayudará a las personas que no pueden alimentarse por ellas mismas. Este robot se está cocreando con los usuarios finales, que son decisivos para saber qué es lo que necesitan y para poderles ofrecer una solución que se adapte a sus demandas. 

Además de dotar a los pacientes de una herramienta personalizada y de una mayor autonomía, el robot permitirá automatizar una de las tareas más complejas de la logística asistencial de los hospitales y centros residenciales. De esta forma, se reducirá la sobrecarga del personal sanitario y se optimizarán el tiempo y la calidad del servicio

 

La UOC, una de las diez instituciones fundadoras

El BALL se inscribirá en el centro de investigación en salud digital de la UOC, el eHealth Center. Participará en su comité estratégico con el resto de los socios fundadores, será parte activa del motor de la iniciativa, impulsará varios proyectos del laboratorio centrados en la salud digital y participará en ellos. "Para el eHealth Center, poder formar parte de esta iniciativa representa una oportunidad para incrementar el retorno social, la transferencia y el impacto de la actividad del centro", explica uno de los principales ideólogos e impulsores del BALL, Marco Inzitari, investigador y profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC

Entre los miembros que representarán a la UOC en el comité estratégico del laboratorio está Inzitari, también director de Atención Integrada e Investigación del Parque Sanitario Pere Virgili y jefe del grupo de investigación en Envejecimiento, Fragilidad y Transiciones en Barcelona del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR). Carme Carrion, subdirectora de investigación de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y coordinadora de investigación del eHealth Center, también representará a la universidad en el comité estratégico del BALL. Asimismo, Daniel López, miembro del grupo de investigación CareNet del IN3 de la UOC, que ha formado parte del proyecto desde el primer momento, también seguirá vinculado y participará activamente en el BALL. 

Según Inzitari, la UOC es una universidad líder en tecnología digital, tanto en docencia como en investigación y capacidad de innovación. "Formar parte del BALL significa ser parte de un ecosistema representativo de la sociedad, poder aportar valor y apostar por la participación de las personas mayores, como socios activos con los que se pueden detectar nuevas necesidades y codiseñar soluciones para mejorar su calidad de vida. Por otro lado, nos permite potenciar la transferencia del conocimiento y la innovación", afirma. 

 

El BALL, una plataforma de innovación alrededor del envejecimiento

El envejecimiento de la población catalana sigue creciendo a un ritmo acelerado: se calcula que en 2050 una de cada tres personas tendrá más de 65 años. Asimismo, según datos del Instituto de Estadística de Cataluña, si el actual modelo de atención no cambia, el índice de dependencia de la gente mayor también aumentará: pasará del 28,9 %, en 2021, al 44,3 %, en 2040.

Ante la necesidad de desarrollar soluciones innovadoras que avancen hacia un envejecimiento activo y saludable, y que consideren la edad avanzada una oportunidad para conseguir una sociedad más inclusiva y, al mismo tiempo, potenciar la economía, nace el Barcelona Aging coLLaboratory (BALL)

El living lab ha sido impulsado por diez entidades de renombre que representan los principales ámbitos de la sociedad catalana: salud (Parque Sanitario Pere Virgili y Vall d'Hebron Instituto de Investigación), robótica (Instituto de Robótica e Informática Industrial, CSIC-UPC), universidad (Universidad Ramon Llull, con la Facultad de Ciencias de la Salud, Blanquerna y el Instituto Borja de Bioética, y la Universitat Oberta de Catalunya), social (Fundación iSocial), empresa privada (Grupo Efebé, Qida y UniversalDoctor) y asociaciones de gente mayor (Federación de Asociaciones de Gente Mayor de Cataluña, Fatec).

Este proyecto opera bajo el modelo de innovación que se conoce como cuádruple hélice, en el que diferentes entidades y miembros de una comunidad (ciudadanía, empresa, centros de conocimiento y administración) se unen para construir juntos soluciones que sean capaces de promover el crecimiento socioeconómico del territorio.

"El BALL es un espacio o una metodología de cocreación que involucra a las personas mayores, desde un principio, en el diseño, el desarrollo, la implementación y la evaluación de productos y servicios destinados a fomentar su autonomía, integrarlos en la comunidad y reducir dependencias y cronicidades", explica el doctor Marco Inzitari. "En un momento en el que cada vez aumenta más la esperanza de vida pero no la calidad, el objetivo final del living lab es poner a las personas en el centro para que puedan tomar el control de su salud y de su vida", asegura el experto.

 

Un robot que mejore la autonomía relacional de las personas mayores durante las comidas

El primer prototipo de robot que se ha presentado hoy ha sido adaptado en software y hardware para poder asistir a personas con dificultades para alimentarse por sí mismas. Diseñado por investigadores del Instituto de Robótica e Informática Industrial —en el marco del Laboratorio Abierto de Robótica Asistencial (LabORA)— y profesionales del Parque Sanitario Pere Virgili, ha contado con la implicación de todas las instituciones que forman parte del living lab en su creación. Asimismo, en febrero se hicieron sesiones participativas con profesionales y personas mayores atendidas en el Parque Sanitario Pere Virgili, que expusieron las necesidades a las que creían que tenía que dar respuesta el robot para hacerlo más humano. Sus aportaciones sirvieron para confeccionar este prototipo.

Próximamente, pacientes del Parque Sanitario Pere Virgili con diferentes dificultades que les impiden comer de forma autónoma participarán en la primera prueba piloto de este prototipo de robot humanizado en un entorno real, el hospitalario, que es donde se aplicará inicialmente el robot

En esta fase de prueba, un grupo de profesionales realizará entrevistas a las personas mayores atendidas para comprobar su grado de satisfacción, además de observar de cerca las reacciones no verbales durante la prueba. Sus respuestas se tendrán muy en cuenta de cara al desarrollo final del proyecto. Actualmente, el robot es muy sencillo, pero en un futuro, entre otras funciones, podrá reconocer los gestos faciales de las personas mayores y podrá interactuar verbalmente con ellas

Según sus creadores, el robot contribuirá a mejorar la autonomía relacional de los pacientes durante las comidas y les proporcionará una mayor posibilidad de elección (en el ritmo, el tipo de comida y la cantidad), una mejor imagen de uno mismo (incrementando la autoconfianza durante las comidas) y un mayor margen en la esfera dialógica (favoreciendo formas de negociación sobre cómo y qué se come). Otra ventaja del robot es que los profesionales asistenciales podrán obtener muchos más datos relativos al estado nutricional actual de la persona mayor, lo que permitirá personalizar más la atención sanitaria y social y adaptarla a las necesidades y características de cada persona.

También hay que tener en cuenta que la administración de las comidas genera un entorno de alta presión por la carga de dependencia de las personas mayores, y más todavía en un momento tan delicado, debido al incremento del número de personas hospitalizadas con mayor grado de dependencia y a la escasez de profesionales en los centros. "Nuestro objetivo con el robot es poder ofrecer un trato más cuidadoso y personalizado a los pacientes, y reducir el estrés del personal sanitario", afirma el director de Atención Integrada e Investigación del Parque Sanitario Pere Virgili. Además, hay que tener en cuenta que el objetivo del proyecto es que el robot sea un apoyo y no un sustituto del personal asistencial, por lo que nunca se dejará al robot solo con la persona mayor.

"Aunque la idea de un robot que dé de comer a personas mayores nos echó atrás inicialmente, no podemos dar la espalda a los adelantos tecnológicos, y más si tienen la finalidad de ser una ayuda", explica Josep Carné, presidente de la Federación de Asociaciones de Gente Mayor de Cataluña, entidad sin ánimo de lucro formada por voluntarios y que agrupa las asociaciones de personas mayores de nuestro país. Asimismo, Carné considera que es muy positivo que los usuarios tengan un papel clave en la definición de las características que debe tener el robot.

 

La sede física del BALL: la Casa de Pensar

La sede física del living lab se encuentra ubicada en el mismo recinto del Parque Sanitario Pere Virgili, y es donde se llevarán a cabo varias dinámicas participativas. Así, a partir de reuniones de lluvia de ideas con todos los actores relacionados con el envejecimiento (pacientes, profesionales, instituciones de investigación, administración pública, empresas privadas, etc.), se detectarán retos relacionados con este ámbito. También se harán sesiones destinadas a encontrar soluciones innovadoras a estos retos, y dinámicas participativas para desarrollarlas con los usuarios finales.  

Los impulsores del primer living lab centrado en el envejecimiento, que se inaugurará oficialmente el 17 de noviembre, lo ponen a disposición de las administraciones públicas, de las entidades y el tejido asociativo, de las empresas y de la ciudadanía para recoger sugerencias y propuestas de colaboración motivadoras e innovadoras en el ámbito del envejecimiento.

Expertos UOC

Marco Inzitari

Marco Inzitari

Investigador de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y colaborador del eHealth Center

Enlaces relacionados