«La sociedad necesita respuestas y espera encontrarlas en la ciencia»

 Foto: UOC

Foto: UOC

07/05/2020
Arnau Cillero
«Estamos adaptando la estrategia de la Universidad a la situación de crisis»

«La UOC puede aportar el conocimiento sobre el que se ha especializado, el de la interacción entre la actividad humana y la tecnología»
Marta Aymerich, vicerrectora de Planificación Estratégica e Investigación de la UOC

 

Una situación como la que estamos viviendo pone a prueba la capacidad de resiliencia que tenemos las personas, pero también las organizaciones y la sociedad en general. Es el momento de poner en práctica iniciativas para el bien común, con un alto valor añadido para la sociedad. La vicerrectora de Planificación Estratégica e Investigación de la UOC, Marta Aymerich, doctora en Medicina y Cirugía por la UAB y máster en Salud Pública por la Universidad Harvard, explica en esta entrevista cómo la institución está adaptándose a la situación de crisis provocada por la pandemia y reivindica el papel capital que están asumiendo el conocimiento y la investigación para entender y hacer frente al nuevo contexto de crisis.

 

¿Cómo valoras la respuesta que estamos dando a la COVID-19 como institución?

He visto una universidad que ha sabido organizarse desde el primer momento para responder a la situación generada por la pandemia. Desde el principio se ha primado la seguridad de las personas y se ha garantizado el correcto funcionamiento de la actividad. Se estableció un comité de crisis al más alto nivel que se ha reunido diariamente primero y a días alternos actualmente. Ciertamente, la cultura del teletrabajo y la responsabilidad de los profesionales de la UOC han sido clave. Enseguida se diseñó un apartado específico, y en primer plano, en la web para informar sobre la pandemia y sobre qué hace la UOC para hacerle frente.

¿Qué repercusión ha tenido hasta ahora la COVID-19 en la actividad de la universidad?

Han tenido que tomarse decisiones en relación con las prácticas, la evaluación y otros aspectos docentes que han requerido mucho trabajo y mucho compromiso por parte de muchas personas. El compromiso se ha hecho muy patente también en los investigadores y las investigadoras, que han propuesto hasta una quincena de proyectos de investigación en convocatorias urgentes para aportar conocimiento sobre el SARS-CoV-2 y la COVID-19. Es muy destacable también cómo el profesorado se ha volcado en responder a los medios de comunicación y ha explicado desde cómo gestionar mejor el confinamiento hasta los efectos económicos de este parón para la sociedad. Asimismo, se han organizado en un tiempo récord varias iniciativas para poner la experiencia de docencia en línea de la UOC al servicio de la comunidad docente, como, por ejemplo, todos los seminarios web (webinars) de la iniciativa «Docencia no presencial de emergencia».

Uno de los aspectos destacados de esta crisis es el papel de las universidades y de la investigación, dado que una de las primeras reacciones de la sociedad ha sido la de mirar hacia la ciencia. ¿Qué papel ha tenido la UOC aquí?

La sociedad necesita respuestas y espera encontrarlas en la ciencia, aunque no las tenga o las tenga solo parcialmente, porque la ciencia avanza formulando hipótesis y refutándolas, haciendo evolucionar así el conocimiento (lo que hoy es lo más cierto posible puede ser refutado mañana). Como UOC, en este contexto tenemos la oportunidad de ser el espacio de escrutinio de nuevos ámbitos intelectuales, donde se pueda preguntar y preguntarse. Podemos ser un espacio abierto a todos que facilite el diálogo, la creación y el intercambio de conocimiento.

¿Cómo puede ayudar la institución a combatir la pandemia?

La UOC puede aportar el conocimiento sobre el que se ha especializado, el de la interacción entre la actividad humana y la tecnología. En concreto: puede contribuir a analizar la situación derivada de la crisis desde diversas disciplinas y desde la interacción entre ellas, especialmente de las tecnológicas con las sociales (interdisciplinariedad); puede hacer promoción (advocacy) del conocimiento abierto y de las buenas prácticas para el acceso abierto a los resultados y los datos de la investigación; puede aportar el conocimiento en ciencia de datos para el estudio de fenómenos cambiantes, como el seguimiento de una crisis, y para la toma de decisiones en general; puede aportar el conocimiento en salud digital en el ámbito de la inteligencia artificial en imágenes médicas, en el diseño y la evaluación de aplicaciones de salud y telemedicina, y en el diseño del comportamiento individual y colectivo; y también puede aportar el conocimiento derivado de la investigación traslacional en aprendizaje en línea (e-learning).

Ojalá el conocimiento adquirido con esta pandemia y la importancia que la sociedad ha sabido dar a la ciencia hayan venido para quedarse.

¿Qué papel desempeñarán a partir de ahora la adaptación al cambio permanente, la innovación y el talento?

Parece que esta crisis implicará incorporar las variables de incertidumbre, elasticidad y capacidad de adaptación a los procesos de planificación. Por ello, el talento, el trabajo multidisciplinario y global, la investigación y el ecosistema de innovación, así como la cocreación son elementos clave sobre los que podemos construir las propuestas de futuro de la UOC.