«El aprendizaje en línea sufrirá constantes disrupciones en los próximos 20 años»

Foto: UOC
31/05/2017
La UOC apuesta en situar al estudiante en el centro y el tiempo como motor de cambio
Lluís Pastor, director del eLearn Center de la UOC


¿Cuál es la función del eLearn Center (eLC)?

El eLC es el centro de innovación e investigación en aprendizaje en línea de la UOC.

Su principal objetivo es liderar el cambio del modelo educativo. ¿Cómo se lleva a cabo?

La UOC tiene un modelo ganador que des de 1994 nos posiciona como una de las universidades más interesantes, singulares y líderes del mundo. Los profesionales que pusieron en marcha la UOC vieron un futuro que entonces no veía nadie más, lo que nos ha dado ventaja durante dos décadas.

Liderar el cambio significa quedarnos con todos los puntos fuertes de nuestro modelo y volver a encarar diez o veinte años el mundo del aprendizaje per con una diferencia sustancial. Cuando en la UOC lo pensaron en 1994, el mundo del aprendizaje no era un mundo de gran cambio, y ahora, desde el eLC sabemos que los próximos veinte años el mundo del aprendizaje será un mundo de altísimas disrupciones, modificaciones y transformaciones.

¿La UOC se suma a esta transformación educativa?

Sin duda. Es un reto que asumimos para las próximas décadas. Nos sumamos al cambio que se produce en el aprendizaje de los adultos —de la gente que se forma mientras trabaja o tiene su familia, en el marco de las corporaciones o de las universidades— y también, de las nuevas generaciones que ya han crecido en el marco de internet y que tienen unos perfiles radicalmente diferentes a todos los que se han formado en los últimos cinco siglos.

El eLC tiene como visión situar a la UOC como referencia mundial en el aprendizaje en línea. ¿Piensas que la UOC es líder en aprendizaje en línea en la actualidad?

La UOC es una universidad absolutamente puntera en cuanto al aprendizaje en línea. Lo fue ya desde la creación de la universidad en 1994, ya que su modelo es un modelo diferenciador y ganador respecto al resto de universidades. Pero esto no quiere decir que los cambios que se han producido muy lentamente durante las últimas décadas serán cambios uniformemente acelerados en los próximos años. Esto hace que la UOC esté muy atenta a todo lo que pasa en el mundo y todo el conocimiento de los profesores de la casa, para poder gestionar un cambio que nos haga estar de nuevo en la vanguardia absoluta del aprendizaje en línea.

El eLC tiene dos ejes principales: la innovación educativa y la investigación. Empecemos por la innovación: ¿en qué proyectos de innovación educativa se trabaja?

Respecto a la innovación, lo que tenemos muy claro, como decía, es que nosotros tenemos un modelo ganador. El modelo que dice que el estudiante es el centro. Es un modelo que nos hace radicalmente diferentes a muchos otros centros educativos, a muchas otras universidades. Mucha gente empieza a decirlo ahora, también, pero decirlo no significa hacerlo. La UOC lo lleva en su ADN.

Todos los proyectos de innovación que hacemos se llevan a cabo con este foco: el estudiante es el centro. El estudiante es quien gestiona su propio aprendizaje y debemos ayudarle a que aprenda a lo largo de la vida y lo haga de una forma que sea perfectamente sostenible con sus funciones profesionales, familiares, personales y sociales.

En cuanto a los proyectos, ponemos especial énfasis en el tiempo como el elemento más importante para el aprendizaje en línea. El tiempo que puede dedicarle el estudiante es el elemento fundamental para hacer que el aprendizaje de esta persona sea un éxito o que por el camino esa persona decida que no puede continuar incorporando el aprendizaje en sus rutinas diarias y abandone. Por este motivo, nuestros proyectos tienen el tiempo como motor del cambio y planteamos tanto el tiempo real (el tiempo con el que los profesores diseñan las asignaturas que los estudiantes puedan hacer en un tiempo suficiente, requerido, pero llevable) como el tiempo percibido (el tiempo como lo percibe el estudiante cuando hace una tarea). Lo que queremos es que el aprendizaje apasione al estudiante.
 

 

¿Una muestra de la importancia que la UOC da al tiempo es el proyecto Quadrivia, el primer trivial para universitarios?

Efectivamente. Otra cuestión también muy importante del Quadrivia es que el aprendizaje no se da solo en un aula, pilotado por una persona que sabe y un grupo de personas que escuchan. Lo que queremos es que el aprendizaje se produzca en todas partes. La gente que quiere aprender aprende a cualquier minuto del día, a cualquier hora del día, porque nunca sabes dónde se producirá el aprendizaje.

¿El entretenimiento tiene, pues, un papel importante a la hora de aprender?

En este sentido, nosotros nos acercamos a sistemas de aprendizaje que hagan que el tiempo percibido de nuestro estudiante sea un tiempo más apasionado, menos pesado, pero que, en cambio, aprenda tanto o más que lo que aprendería con otros formatos que resultan más aburridos.

Tiempo, inmersión 0-24 h y pasión son claves en la UOC. ¿Cómo se pone en marcha el aprendizaje?

Ponemos en marcha el aprendizaje en el entorno de actividades: actividades que puedan mostrar lo que el estudiante sabe y que sean desafiadoras y muestren las competencias que el estudiante ha aprendido.

¿Podría poner un ejemplo de actividad?

Yo que vengo del mundo de la comunicación, por ejemplo, ya no nos interesa tanto hacer un examen sobre elementos de introducción al periodismo, sino desde el primer día pedir al estudiante que haga una nota de prensa. El hecho de hacer una nota de prensa obliga a aprender y adquirir una serie de competencias que serán desafiadoras para él y que serán necesarias y útiles cuando ejerza la profesión.

En cuanto al eje de la investigación, ¿cómo puede ser la UOC disruptiva?

Desde un punto de vista de la investigación, queremos hacer que nuestro centro de investigación responda a las necesidades estratégicas de la universidad y no hacer que sea un elemento que funciona en paralelo según los intereses de los investigadores. Y vinculado a ello, lo que queremos también es que nuestro centro de investigación pueda dar visibilidad y generar más notoriedad a los investigadores que, en la misma UOC, trabajan en temas de aprendizaje en línea. Queremos tener esta fusión de talento externo y de talento interno trabajando para proyectos que sumen a la estrategia de la UOC.

¿El horizonte del eLC en cuanto a la investigación es ser uno de los referentes en aprendizaje en línea del mundo?

Cuando volvimos a diseñar la misión del eLC, dijimos efectivamente esto: que queríamos ser referentes de la investigación en aprendizaje en línea en el mundo. Y esto nos marca un hito, que no es fácil de conseguir, pero sí que nos muestra un camino. Porque para ser referentes de aprendizaje en línea en el mundo debemos tener en el entorno del eLC, en el entorno de la UOC, las mejores cabezas pensantes, los mejores profesionales que se vuelquen en los trabajos que la UOC quiere hacer de investigación. Atraer al mejor talento posible para que pueda ayudarnos en este hito, tanto talento interno —de la misma UOC— como externo.

En esta línea, ¿cómo se posiciona internacionalmente el eLC?

No nos preocupa tanto cómo se posiciona el eLC internacionalmente, sino cómo ayudamos a que la UOC se posicione como una universidad de referencia en el ámbito del aprendizaje en línea en el mundo. El eLC se convierte, pues, en una palanca. Todo lo que hacemos desde el punto de vista del cambio y de la innovación interna —como todo lo que hacemos en la atracción de talento, en la proyección de proyectos de investigación internacionales— se mueve para que la UOC, en unos años, no solo tenga la buena imagen que tiene ahora, sino que tenga todavía una mejor imagen y esté más a la vanguardia de los cambios en el mundo del aprendizaje.