Instagram amenazará el liderazgo de Facebook

  Foto: Unsplash/NeONBRAND

Foto: Unsplash/NeONBRAND

28/12/2018
Redacción

La plataforma emergente TikTok adquirirá protagonismo entre las principales redes sociales

Detectar los bots y las cuentas falsas de las redes será clave para combatir las 'fake news'

Después de un año marcado por las noticias falsas (fake news) y su impacto en la política, una carrera desigual de las principales redes sociales y una libertad de expresión en internet en entredicho, el profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC Ferran Lalueza hace un pronóstico de la evolución de todos esos aspectos de cara a 2019. ¿Cuáles serán las principales tendencias en las redes? ¿Habrá alguna plataforma emergente que pasará a ocupar el top 5? ¿Las informaciones falsas seguirán impactando? ¿Cómo podrán combatirse? ¿Se extremarán los límites de la libertad de expresión en la red? Estas cuestiones son las que Lalueza pone en el centro de su análisis.

Este experto en comunicación ya pronosticó a principios de 2018 que Facebook a medio plazo perdería el liderazgo. Y así ha sido: esta red se ha visto salpicada por varios escándalos que le han hecho perder reputación y credibilidad. «La confianza de esta red cada vez está más cuestionada», apunta el experto. Su liderazgo está en riesgo y, aunque no peligre para el próximo año, es muy posible que sea sustituido de la primera posición en tres o cuatro años.

«Instagram, durante 2019, se acercará seguramente a las cifras de Facebook, aprovechando que forman parte del mismo grupo», explica Lalueza. Es una plataforma que puede beneficiarse de la «musculatura financiera» del gigante y que sabe adaptarse con más facilidad a las necesidades y demandas de sus usuarios. «Muy pronto supondrá una amenaza dentro del propio grupo de Facebook y puede hablarse incluso de canibalització», comenta el profesor.

Twitter, en cambio, es el «tercero en discordia». «A pesar de que se han hecho algunas adaptaciones e innovaciones muy significativas, la sombra de Facebook todavía es muy alargada y, por lo tanto, le cuesta encontrar el modelo de negocio y de viabilidad económica», subraya. Y, como red emergente, con un potencial muy fuerte para acabar siendo una de las top 5, Lalueza destaca la plataforma TikTok.

 

 

Para Lalueza las noticias falsas seguirán afectando a las esferas política, social y cultural, entre otras. «El impacto en la política, sin embargo, es y será seguramente el próximo año el más visible porque es el que puede pasar factura a los ciudadanos a la hora de votar, e incluso obtener resultados en contra de los propios intereses». La única forma efectiva de combatir la desinformación es probablemente atacando, no el núcleo de donde salen estas noticias falsas sino lo que permite darles la máxima expansión.

«Hoy en día la viralización orgánica prácticamente no existe o es muy residual», apunta el profesor. Por lo tanto, donde hay que poner el foco es en herramientas como los bots o en las cuentas falsas que pueden dar una proyección y una dimensión que de manera natural estas 'fake news' no tendrían. «Aquí está la clave para combatir este fenómeno y no en el hecho de cuestionar el rigor o la exactitud de informaciones concretas», añade.

 

 

La libertad de expresión es un elemento inherente a la creación y al funcionamiento de internet; pero, desde el nacimiento de la red, está bajo los efectos del fenómeno de péndulo. «Cuando empezó internet todo era lícito, se podía hacer lo que cada uno consideraba oportuno y con una impunidad absoluta cuando se transgredían algunos límites», explica el experto.

En la actualidad, según Lalueza, la libertad de expresión por desgracia está en el extremo contrario y «a menudo se hila muy fino». La dirección que se está adoptando la pone en riesgo. De todos modos, este profesor cree que al final, según la ley del péndulo, esta situación acabará equilibrándose en un escenario en el que la libertad de expresión estará absolutamente garantizada y consolidada. «Hay que tener siempre en cuenta, sin embargo, que lo que no se puede hacer en el mundo físico tampoco se puede hacer en una red social o cualquier entorno de internet», concluye Lalueza.