Las mujeres tienen un 39% menos de probabilidades de votar a partidos de extrema derecha

  Foto: Unsplash/Jerry Kiesewetter

Foto: Unsplash/Jerry Kiesewetter

17/01/2019
Nria Bigas Formatj
El lenguaje blico y populista, caracterstico de este tipo de partidos, es menos atractivo para las votantes femeninas

Poca confianza en las instituciones polticas, un bajo nivel educativo y actitudes en contra de la inmigracin son algunas de las caractersticas que dibujan al votante de partidos de extrema derecha; al votante masculino, eso s. «Se ha demostrado que los votantes de este tipo de partidos mayoritariamente son hombres», afirma Ernesto Pascual, profesor de los Estudios de Derecho y Ciencias polticas de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Segn un estudio, las mujeres tienen un 39% menos de probabilidades de votar a estos partidos que los hombres. Pero, ¿cmo se explica esta brecha de gnero? “Factores estructurales, actitudes y los propios programas de los partidos explican en parte los motivos de esta brecha en el voto”, argumenta Pascual.

«Los programas de la extrema derecha varan en relacin con el gnero», afirma Pascual. As, partidos como Vox abogan por revertir la ley de violencia de gnero (medida n.º 70) y la ley del aborto (medidas n.º 75 y 56), o asumir que el principal rol de la mujer es el de madre (medidas n.º 73 y 78). Ello los hace no apetecibles para el electorado femenino. En cambio, «los partidos que abordan la problemtica de gnero desde pticas liberales son ms atractivos para las mujeres. Por ejemplo, aquellos que abogan por la libertad religiosa, de vestimenta (ni velo, ni yihabb o burka) o la prohibicin de la ablacin», aade Pascual. «Parece lgico que las mujeres se abstengan de votar a partidos que intentan quitarles derechos o hacerlas ms vulnerables», puntualiza.

La segunda razn explicativa recae en las diferencias estructurales en el trabajo que existen entre los hombres y las mujeres. «Los hombres han trabajado en la industria manofacturera, posiciones que desaparecen o se precarizan tras la globalizacin», explica el politlogo. El hecho de ser ms propensos a convertirse en «perdedores de la globalizacin» provoca un sentimiento antisistema: «Consideran que el sistema no ha sabido protegerlos, sino que les busca competidores externos: los imigrantes», aade. Las personas de origen extranjero son vistas como enemigos en el mercado laboral o en la percepcin de ayudas. «Este es el desencadenante de las polticas nativistas, aquellas que defienden o privilegian a los nacidos en la propia tierra, que es una de las caractersticas de los partidos de extrema derecha», alerta Pascual. De hecho, segn un sondeo poselectoral sobre las elecciones andaluzas de El Pas, tres de cada cuatro votantes de Vox citan al menos un argumento nativista.

Segn el profesor, las mujeres, en cambio, han trabajado en sectores terciarios, donde no han visto su trabajo tan amenazado y por lo tanto no reclaman ese tipo de polticas, aunque, aclara, pueden ser antisistema por la precarizacin “per se” de su trabajo.

El ltimo factor, son las actitudes diferentes en la socializacin que tienen hombres y mujeres ante la violencia, la autoridad o la represin. «Se ha demostrado que las mujeres se oponen ms al uso de la fuerza y son ms propensas a defender polticas ms compasivas que los hombres, que tienen actitudes ms favorables hacia la ley y el orden que ellas», explica Pascual. Por eso, el lenguaje blico, populista y de odio, del “nosotros contra ellos” caracterstico de estos partidos de derecha radical es menos atractivo para las mujeres”, afirma Pascual. Curiosamente, en el caso de los partidos de izquierda populistas, esta brecha de gnero es mucho menor, casi inexistente.

El hecho de que sean partidos de nueva creacin afecta negativamente a la hora de conseguir el voto femenino. Segn el experto, las mujeres, al asumir tradicionalmente ms carga de trabajo familiar, han tenido menos tiempo para ser activas polticamente y votan generalmente a partidos bien consolidados. Curiosamente, en el caso de los partidos de izquierda populistas, esta brecha de gnero es mucho ms pequea, casi inexistente.

«Cada uno de estos factores describe las principales caractersticas que tienen los partidos de extrema derecha populistas: son nativistas, autoritarios y populistas», concluye Pascual.