«La música es un medicamento natural y sin contraindicaciones»

  Foto: UOC

Foto: UOC

10/04/2018
Àngels Doñate
Teresa Fèrriz, responsable de Nuevos Proyectos de la UOC e impulsora de la aplicación Parkinsons

 

El Parkinson es una enfermedad incurable hoy en día y la padecerán dos de cada mil personas a lo largo de su vida. Cuando la padeces te sientes muy solo, aislado dentro de un cuerpo que no te responde como querrías. Conscientes de ello, un grupo de profesionales de varias disciplinas, con familiares que la padecen, han creado la aplicación Parkinsons para mejorar su bienestar mediante la música. El 11 de abril es el Día Mundial del Parkinson: un buen momento para tomar conciencia y apoyar iniciativas como esta que ha impulsado Teresa Fèrriz, responsable de Nuevos Proyectos de la UOC. Parkinsons ganó un concurso de ideas de la comunidad de innovación colaborativa Open eHealth Parkinson, impulsada por el Instituto de Investigación del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, la UOC y la empresa de soluciones tecnológicas GMV.

 

Parkinsons es...

Una aplicación que ayuda a controlar los síntomas de los pacientes con Parkinson gracias a la música: los efectos beneficiosos sobre el estado de ánimo y las dificultades de movilidad ¡son extraordinarios! La música es un medicamento natural y sin contraindicaciones.

¿Cómo nació?

Como una idea maravillosa; pero, sin un equipo transdisciplinario como el que tenemos, no habría pasado de eso, de idea. Durante el proceso de innovación abierta en el que fue haciéndose realidad (la Open eHealth Parkinson) se incorporaron al equipo grandes profesionales del diseño, la música y la danza, la musicoterapia, las tecnologías móviles, la cocreación y, por supuesto, la medicina. Tenemos la suerte de contar con un equipo de asesores científicos de alto nivel, vinculados a la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Todos nos hemos comprometido a usar nuestra pericia y conocimientos, así como nuestra experiencia profesional para este proyecto: es nuestra aportación para acompañar diariamente a nuestros familiares, amigos..., y, por supuesto, todas las personas que no conocemos pero que podrán beneficiarse porque esta aplicación será gratuita.

 

UOC

 

¿Hay un perfil concreto para esta aplicación?

La aplicación se personaliza desde el momento de la instalación a partir de la historia sonoromusical del paciente, sus gustos y el estado de la enfermedad. Esto significa que puede usarla cualquier persona con la enfermedad, en cualquier grado. Además, cada vez que entras en la aplicación te pregunta cómo te sientes para adecuar la sesión diaria a las necesidades del momento y al tiempo de uso.

¿Cómo se accederá a ella?

La versión 1 la hemos diseñado para todo el mundo; se distribuirá en las plataformas digitales masivas y será gratuita. Creemos que deben ser las empresas con responsabilidad social las que la patrocinen. ¿No es suficiente razón para ayudar el hecho de que sea universal y abierta a todas las personas con Parkinson? Este Día Mundial queremos hacer un llamamiento a todo el mundo que quiera comprometerse en el proyecto.

¿Existen otras aplicaciones similares en el mercado internacional?

La salud electrónica (e-health) se ha desarrollado muchísimo (de hecho, en nuestra universidad ya tenemos un centro especializado que trabaja con mucha energía), y las aplicaciones médicas aumentan exponencialmente día a día. Creemos que deben ofrecerse soluciones a colectivos muy concretos, definir muy bien las necesidades y responder con soluciones útiles.Para los pacientes de Parkinson existen muchísimas aplicaciones, sobre todo útiles para llevar a cabo el seguimiento de la enfermedad y ayudar al paciente a controlar los síntomas. Pero no hemos sabido encontrar ninguna otra que ofrezca todas las potencialidades de la música al servicio de los pacientes de Parkinson. Las hay que resuelven alguna función específica, pero no existe ninguna que las integre todas.

¿Qué aportáis de distinto? ¿Qué destacarías?

La personalización: cada sesión se centra en resolver las necesidades que tiene la persona en ese preciso momento. Y, sobre todo, las prestaciones diseñadas se han concretado a partir de las sesiones de terapia presenciales, pero también de comentarios y demandas de los propios pacientes. Trabajamos en procesos de mejora continua. Parkinsons es el resultado de un análisis de los procesos de las sesiones de terapias presenciales que se llevan a la virtualidad para que sus beneficios sean accesibles universalmente, «para todos, en cualquier lugar y en cualquier momento». Del mismo modo que la UOC cuando se creó...

Os presentasteis al concurso de ideas con el prototipo. ¿Cuál es el segundo paso?

Estamos en la fase de desarrollo. Tenemos la lógica ambición de presentar un producto excelente antes de fines de año y, para ello, no nos basta con los recursos actuales; necesitamos apoyo. Con los recursos de que disponemos, podemos terminar la aplicación, pero aparecerá sin algunas prestaciones muy relevantes que la harán aún más útil e innovadora. Si encontramos más apoyo, podemos desarrollar un producto de alto nivel, homologable internacionalmente, en diferentes lenguas y de un alcance global. Necesitamos personas e instituciones comprometidas socialmente que integren nuestro consejo de patrocinadores y colaboradores. Lo estamos creando y queremos invitaros a tomar un café con nosotros: dejad que os convenzamos de que merece la pena apoyar Parkinsons. Nuestros datos están disponibles en www.parkinsons.cat.

Este proyecto une muchas vertientes, pero podríamos destacar el servicio de la tecnología al bien social.

En el momento en que ganamos el Open eHealth Parkinson, un periodista nos preguntó si no era mejor una sesión de musicoterapia presencial. Y le contesté que, para quien gozaba de esa oportunidad, claro que sí. No hay nada comparable con la calidez del contacto humano y la socialización con otros pacientes. Ahora bien, para quien es usuario de la sanidad pública (que no subvenciona terapias como esta), vive en un pueblo pequeño o no goza de una movilidad fácil, es imposible acceder a una sesión de terapia con música. Y, por lo tanto...

¿Parkinsons sería un ejemplo de cómo, desde la universidad, podemos dar respuesta a necesidades sociales y de mercado?

¡Estoy convencida de ello! El Plan estratégico de la UOC 2017-2020 contempla como uno de los ejes vertebradores la generación de impacto social, y Parkinsons es un ejemplo de como, cuando nos proponemos mejorar la sociedad desde la universidad y cooperamos con otras instituciones y profesionales de excelencia, llegamos a resultados impensables. Este caso es aún más especial porque trabajamos para colectivos más vulnerables.

 

Enlaces relacionados