«La poesía puede ayudar a los más pequeños a poner nombre a las emociones»

Foto: UOC
05/10/2017
Txell Costa
Montse Caralt, coordinadora y productora de la aplicación de la Fundació Miquel Martí i Pol

 

Montse Caralt forma parte del equipo que ha desarrollado la aplicación móvil para niños L'univers poètic de Miquel Martí i Pol, basada en la poesía del autor de Roda de Ter. Una herramienta que ha recibido el Premi lletrA a la mejor iniciativa digital de 2017 de y sobre literatura catalana, promovida por la Fundació Miquel Martí i Pol.

 

Un niño de tres años, que no sabe ni leer ni escribir, que recita a Miquel Martí i Pol por su casa...

¡Sí! Esta es la historia de uno de los usuarios de la aplicación L'univers poètic de Miquel Martí i Pol y uno de los testigos que nos ha hecho más ilusión descubrir. La madre del pequeño le ponía la tableta mientras ella hacía la cena y, mediante los audios, él ha ido memorizando las palabras de Miquel. Sin darse cuenta, jugando... ¡está aprendiendo poesía!

¿La poesía puede ser siempre así de cotidiana y próxima?

Y tanto, ¡forma parte de nuestras vidas! Tenemos mil ejemplos. Fíjate en las fotografías de redes sociales como Instagram que, a menudo, van acompañadas de frases de escritores y poetas. No es necesario que la frase sea tuya, pero la sientes tuya. Y es que los poetas te dicen lo que tú quieres decir y no sabes cómo hacerlo, te ayudan a interpretar la realidad y a descubrir tu mundo interior.

Poesía como herramienta emocional e intelectual, de socialización. En casa, en la escuela...

¡En todas partes! La poesía es para todas las edades y tiene un significado diferente para cada persona, momento y lugar. Queremos quitarle el artificio y los prejuicios a los que, a menudo, va asociada: ¡la poesía es tan útil que nos permite abordar temas tan difíciles de explicar a un niño como la muerte! Por eso hemos desarrollado una aplicación ideal para utilizar en las tabletas digitales de casa pero, también, en las pizarras digitales de las escuelas, para que los profesores puedan disponer de más recursos para cualquier materia: cuentos, frases hechas...

Una de las particularidades de la aplicación es que ofrece una experiencia muy participativa y personalizada, lo que en comunicación llamamos storydoing... ¿Cómo lo conseguís?

La herramienta te permite escribir, felicitar festividades como Sant Jordi, compartir contenidos con quien quieras en las redes y WhatsApp... Gusto literario y creación para fomentar la creatividad.

Pero esta participación no queda ahí, porque queremos que los usuarios nos ayuden a mejorar L'univers poètic de Miquel Martí i Pol y que sea realmente una herramienta viva con juegos cada vez más trabajados y profundos, con más idiomas... Por ejemplo, nos pidieron que tuviera menos música y así lo hemos hecho.

¿Esta filosofía horizontal y de colaboración también ha exudado en el momento de desarrollar la aplicación?

Totalmente. La hemos hecho conjuntamente más de quince personas, personas que amamos la literatura y para las que es un estilo de vida. Aparte del equipo de la Fundació Miquel Martí i Pol, hemos recibido la colaboración de los programadores, de Ràdio Roda para registrar a todos los rapsodas (el poeta Jaume Coll, la familia de Miquel ?su hermano, sus hijos...?), de la ilustradora Dàlia Adillon...

La ilustración es una de las grandes protagonistas de la aplicación. No en vano, el jurado del Premi lletrA decidió concederos el galardón «por la excelente factura técnica y por la apuesta innovadora y creativa a favor del fomento de la poesía en catalán».

Sí, queríamos que fuera muy atractiva porque los niños para los que está pensada son nativos digitales. Era necesario que tuviera de todo y que fuera transmedia (con vídeos, con audios...), pero también intuitiva y atractiva visualmente, porque son muy pequeños (de cuatro a doce años) y deben ir fluyendo en el uso sin demasiadas pautas, con un aprendizaje libre. Por eso esta aplicación es una pequeña joya de artesanía, cada ilustración es una maravilla: el encuadre, la pincelada, los matices, los tonos, los colores... Dàlia procede de bellas artes y, por supuesto, ha dado otro tratamiento a las imágenes: para hacer una flor primero la ha dibujado, después la ha recortado y finalmente la ha convertido a formato GIF. Totalmente artesanal, con el uso de la pintura acrílica y de los pinceles.

¡Dàlia nos teletransporta a Roda de Ter sin movernos de casa!

[Se ríe]. Sí, es verdad, porque podemos reconocer elementos característicos de la villa del poeta, como el puente, el río, la iglesia, la fábrica, la escuela o, incluso, su casa.