Transformar la Universidad: expertos de todo el mundo identifican los retos y oportunidades del sistema universitario

Albert Sangrà, catedrático de Educación y director de la Cátedra UNESCO de Educación y Tecnología para el Cambio Social (UOC), y Josep Gallifa, catedrático de Psicología y Educación (Universidad Ramon Llull), son los autores de Transformar la Universidad (Editorial UOC)

27/05/2022
Àngels Doñate

Este libro, nacido en pandemia, ofrece una mirada global sobre la universidad e identifica los desafíos y tensiones que afronta

Albert Sangrà, catedrático de Educación y director de la Cátedra UNESCO de Educación y Tecnología para el Cambio Social (UOC), y Josep Gallifa, catedrático de Psicología y Educación (Universidad Ramon Llull), presentan Transformar la Universidad (Editorial UOC)Este libro, nacido en pandemia, ofrece una mirada global sobre la universidad e identifica los retos y tensiones que afronta en los procesos de cambio que vive, a partir de las conversaciones con once expertos internacionales. Ambos académicos buscan poner sobre la mesa el debate y la reflexión existentes, desde diferentes perspectivas.

Transformar la Universidad se presentará el 31 de mayo, a las 19 h, en la sede del Círculo de Economía, en Barcelona. Al acto acudirá la consejera de Investigación y Universidades, Gemma Geis; el presidente de la Fundación Círculo de Economía, Pedro Fontana, y el rector de la UOC, Josep A. Planell.

Sangrà, que también es miembro del grupo de investigación Edul@b, y Gallifa han coincidido como profesores universitarios y como educadores en entornos de educación no formal desde jóvenes. Esta colaboración nace con el objetivo de "recoger una mirada global sobre el mundo universitario. Todo el mundo piensa que cuando habla de universidad los otros piensan lo mismo que él, y no es así. Queremos ofrecer una buena representación de lo que puede ser la transformación de la universidad y de qué universidades hablamos. En estos momentos, el debate existente está centrado en aspectos muy concretos y no aporta nada, porque es un ´diálogo de besugos`", explica Albert Sangrà. Para romper con esto de raíz, los dos académicos entrevistaron a "once expertos de todo el mundo que pertenecen a realidades y sistemas universitarios variados, con diferentes formaciones y orientaciones. Eso sí, todos ellos han hecho aportaciones al debate sobre lo que es la universidad y su transformación, la mayoría con larga experiencia en la asunción de responsabilidades en este mundo como rectores o trabajando en aspectos de liderazgo universitario", explica Gallifa.

A partir de las contribuciones de estos expertos, el estudio, que está lejos de ser un análisis estadístico, identifica los retos y oportunidades que los sistemas universitarios tienen por delante, así como las motivaciones que llevan a las universidades a transformarse. Según Gallifa, "la transformación se entiende de cuatro grandes formas: en primer lugar, la transformación de los procesos de enseñanza-aprendizaje; en segundo lugar, la transformación a partir del conocimiento; en tercer lugar, la de los valores y la organización, y, por último, la transformación que tiene que ver con la formación integral de la persona". La universidad contribuye al desarrollo de cada persona, pero también de la sociedad como colectivo. Hay diferentes modelos de universidad, y unos incentivan mejor que otros estas transformaciones necesarias, como ponen de manifiesto.

 

La transformación tiene que abordarse de una forma global

Sangrà añade que "los pilares de la transformación son estos cuatro ejes que se encuentran en el libro. Lo más importante: debe hacerse desde una perspectiva global y sistémica. La universidad no es solo la docencia o la investigación, no es solo la transferencia: es todo eso y algo más. Por lo tanto, tiene que haber una transformación en lo que son los valores de la universidad, en el currículo, en los métodos docentes y didácticos: debe avanzarse mucho más de lo que han avanzado", afirma. Surgen muchas preguntas y dudas, como, por ejemplo, "si la universidad tiene que ser un espacio para discutir, pensar y crear; quizás no es fácil vincularlo con la formación de carácter más profesional. Hay que plantearse si todas las universidades deben enseñarlo todo o es necesario establecer tipologías diferentes, por ejemplo, en función de su misión", comenta el catedrático de Educación. "La transformación tiene que abordarse de una forma global para que la universidad como institución contribuya de manera significativa al desarrollo humano integral", reafirma Gallifa.

En este proceso de cambio, los autores han identificado las tensiones que afronta la universidad en este momento. "Algunos creen que la universidad únicamente debe dar respuesta a las necesidades de la sociedad —y algunos entienden como sociedad solo las empresas, que tienen que existir— y, en cambio, otros entienden que debe tener un componente mucho más amplio, más humanista. No solo tiene que formar a profesionales o trabajadores: tiene que formar a personas, ciudadanos, que serán los que liderarán el mundo en los próximos años", complementa Sangrà. "Se ha hecho evidente que la universidad tiene diferentes misiones, más allá de las clásicas", coincide Gallifa, quien afirma que "ha emergido de una forma muy clara una nueva misión: su función social". "Debe presentarse a la sociedad como una vía para resolver muchos de los problemas que las sociedades contemporáneas tienen planteados", destaca el catedrático de Psicología y Educación. Ambos expertos afirman que, después de la pandemia, se expone la posibilidad de poner mecanismos de carácter híbrido o programas en línea, porque "son un signo de los tiempos que no pueden obviarse".

Esta transformación es compleja y, según Gallifa, "las reflexiones de este libro pueden ayudar a las personas que tienen que tomar decisiones en el sistema universitario para que sean razonadas y estén alineadas con lo que pasa en otros entornos y contextos, para que estén entrelazadas con los principales debates que hay en todo el mundo. Cataluña tiene excelentes universidades y oportunidades para situarlas en un lugar líder".

Para Sangrà, "uno de los elementos que hay que revisar es el liderazgo. Hay que ir hacia un liderazgo diferente del que hemos tenido hasta ahora, un liderazgo más claro, más comprensivo —que lo alcance todo—, de conocimiento y no basado en la especificidad de la disciplina del rector o rectora del momento, compartido y donde el mundo académico reconozca el valor fundamental del ámbito de la gestión, pero donde la universidad siga dirigida y orientada desde el ámbito académico hacia su finalidad fundamental: formar personas", concluye.

El libro Transformar la Universidad está disponible en abierto para todos los lectores.

Enlaces relacionados