A pesar de los claros beneficios de la telemedicina, todavía existen muchas barreras para normalizarla en Europa

médica consulta telemedicina

Insuficientes conocimientos tecnológicos, exceso de trabajo y falta de evidencia científica definitiva: obstáculos para normalizar la telemedicina en Europa (foto: Tima Miroshnichenko, Pexels)

15/11/2022
Sònia Armengou/T. Bau

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UOC firman un estudio que analiza el uso de la telemedicina en 53 países de la región europea


El uso de esta tecnología mejora los resultados clínicos y el seguimiento de pacientes con enfermedades crónicas, al mismo tiempo que tiene beneficios logísticos tanto para pacientes como para profesionales


La falta de conocimientos tecnológicos, la carga de trabajo y la carencia de pruebas científicas definitivas, entre los principales obstáculos de los profesionales sanitarios

Las tecnologías relacionadas con la telemedicina han demostrado ser beneficiosas en un amplio abanico de actuaciones médicas —como exámenes, diagnósticos, gestión, tratamiento y seguimiento a largo plazo de pacientes con enfermedades crónicas—, según un nuevo estudio impulsado por la región europea de la Organización Mundial de la Salud y elaborado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

El estudio, publicado en abierto y titulado "The current status of telemedicine technology use across the World Health Organization European region: an overview of Systematic Reviews", hace un resumen de varias revisiones sistemáticas sobre el uso de la telemedicina en 53 países. Su principal autor es Francesc Saigí, investigador de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y del grupo de investigación Epi4Health y director del centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud en salud digital, vinculado a los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y con el apoyo del eHealth Center (eHC). Por parte de la UOC, también han participado en el estudio la investigadora del eHC Noemí Robles y las estudiantes de doctorado Keti Ivanovska y Che Riva.

Aunque el uso de la telemedicina permite ofrecer servicios de salud de calidad de forma accesible y coste-efectiva y es útil para reducir la morbilidad y la mortalidad, no fue hasta la pandemia de la COVID-19 que esta práctica se extendió, sobre todo para seguir proporcionando servicios de salud a los pacientes de todos los países de la región europea. Con el objetivo de tener una visión general del estado de la telemedicina en dicha región (que comprende a los países europeos y algunos países de Asia Central), los autores de la investigación analizaron datos de más de 2.000 estudios sobre telemedicina, que contaron con la participación de más de 20.000 pacientes dentro de la región europea de la OMS.

"Hemos descubierto que el uso de herramientas digitales en la prestación de servicios de salud tiene un impacto claro y significativo en los pacientes", explica David Novillo Ortiz, asesor regional de la OMS en salud digital y datos, y también autor del estudio. "Observamos mejores resultados clínicos, mejor seguimiento por parte de los profesionales de salud y un beneficio general, tanto para los pacientes como para los profesionales", afirma.

 

Mejores resultados clínicos, pero con barreras que superar

A pesar de todo, el estudio detectó también obstáculos a la hora de utilizar la telemedicina. Francesc Saigí indica que "esta revisión permite plasmar las barreras y los facilitadores principales vinculados a la implementación de la telemedicina en la región europea". "Esto es muy útil de cara a la formulación de políticas públicas, en las que aspectos como el liderazgo, la gobernanza, la infraestructura y las regulaciones, tanto legislativas como económicas, deberían estar presentes en las estrategias de salud digital. Por eso es importante hacer estudios previos al uso de la telemedicina y tratar de revelar estos predictores", afirma Saigí.

Así, la falta de habilidades y conocimientos relacionados con la tecnología, la carga de trabajo y la carencia de pruebas científicas definitivas sobre su contribución clínica fueron los principales retos mencionados por los profesionales sanitarios. "También se observó que hay pacientes que muestran resistencia a utilizar herramientas de telemedicina, principalmente porque prefieren tener un contacto personal con sus profesionales", añade Novillo Ortiz.

"La investigación tiene el desafío de revelar esta evidencia, y las políticas públicas, de ponerla en práctica. Es un requisito previo para la adopción generalizada de la telemedicina en cualquier país de la región europea", concluye Saigí.

 

Es necesario un abordaje integral

Los autores de la investigación hacen un llamamiento a diseñar programas de telemedicina con una visión integral. "Basándose en estos resultados tan positivos sobre la efectividad de la telemedicina, los responsables de políticas deberían considerar promover una implementación general de esta práctica, siempre teniendo en cuenta las barreras que presenta, con el objetivo de que los beneficios de estas herramientas estén disponibles para todo el mundo que lo necesite", explica Natasha Azzopardi Muscat, directora de Políticas y Sistemas de Salud de los Países en la OMS Europa y coautora del estudio.

Además de las barreras específicas, el artículo añade que "también deberían incluirse las naciones pobres para que pudieran beneficiarse de las tecnologías sanitarias emergentes".

 

Iniciativas políticas para la implementación de la telemedicina

La OMS Europa y la Comisión Europea han lanzado varias iniciativas para desarrollar e implementar prácticas de telemedicina, especialmente a través del Plan de acción regional para la región europea de la OMS, que fue aprobado por los ministros de Salud en el Comité Regional Europeo de la OMS celebrado en septiembre. El plan establece que las soluciones de salud digital, incluida la telemedicina, pueden contribuir a hacer avanzar la cobertura sanitaria universal, proteger a la población en tiempos de emergencias y mejorar la salud y el bienestar en la región.

Otras iniciativas incluyen los programas de financiación Horizon 2020, Horizon Europe y las redes europeas de referencia (European Reference Networks).

Estos proyectos y políticas reconocen no solo el poder de la telemedicina para eliminar barreras geográficas y expandir el acceso a los servicios de salud, sino también la necesidad de establecer mecanismos para mitigar barreras y riesgos.

 

Esta investigación de la UOC favorece los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) 3, salud y bienestar, y 17, alianzas para conseguir los objetivos.

Artículo de referencia:

Saigí-Rubió, F.; Borges do Nascimento, I. J.; Robles, N.; Ivanovska, K.; Katz, C.; Azzopardi-Muscat, N.; Novillo Ortiz, D. The Current Status of Telemedicine Technology Use Across the World Health Organization European Region: An Overview of Systematic Reviews, Journal of Medical Internet Resarch 2022;24(10):e40877. doi: 10.2196/40877.
 

 

UOC R&I

La investigación e innovación (I+D+i) de la UOC contribuye a solucionar los retos a los que se enfrentan las sociedades globales del siglo xxi, mediante el estudio de la interacción de la tecnología y las ciencias humanas y sociales, con un foco específico en la sociedad red, el aprendizaje en línea y la salud digital.

Los más de 500 investigadores e investigadoras y los 51 grupos de investigación se articulan en torno a los siete estudios de la UOC, un programa de investigación en aprendizaje en línea (e-Learning Research) y dos centros de investigación: el Internet Interdisciplinary Institute (IN3) y el eHealth Center (eHC).

La Universidad impulsa también la innovación en el aprendizaje digital a través del eLearning Innovation Center (eLinC) y la transferencia de conocimiento y el emprendimiento de la comunidad UOC con la plataforma Hubbik.

Los objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el conocimiento abierto son ejes estratégicos de la docencia, la investigación y la innovación de la UOC. Más información: research.uoc.edu