«La formación y el aprendizaje son fundamentales para retener el talento en la empresa»
Foto: José Luis Pindado
09/03/2017
Anna Torres i Clara Cera

Pilar Jericó es una empresaria y escritora con más de quince años de experiencia en el desarrollo del liderazgo y la innovación. Es doctora en Organización de Empresas y ha elaborado estudios de posgrado sobre estrategia, comportamiento organizativo y liderazgo en la Universidad de Harvard, en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y en West Point. Es autora de libros como No miedo: en la empresa y en la vida, La nueva gestión del talento: construyendo compromiso, ¿Y si realmente pudieras?: la fuerza de tu determinación, Héroes cotidianos: descubre el valor que llevas dentro y Poderosamente frágiles. Jericó ha participado en la Jornada Alumni de la UOC celebrada en La Casa Encendida de Madrid el 2 de marzo y ha hablado sobre el valor del talento delante de ciento ochenta graduados y graduados de la Universitat Oberta de Catalunya.

¿Qué opinión te merecen las más de sesenta mil personas que se han graduado en la UOC y que creen que deben formarse a lo largo de la vida?

Les diría que felicidades por la elección, porque han elegido una institución innovadora que también les permite aprender de una manera innovadora. La UOC es innovadora en sus metodologías y contenidos.

La UOC cree en la importancia de fomentar y conectar el talento de las personas. ¿Crees que este trabajo de aprendizaje tiene correspondencia con el desarrollo profesional de las personas?

Sin duda. No puede haber desarrollo del talento sin aprendizaje, es el eje fundamental. Podemos hacer muy bien un trabajo, pero si no incorporamos la variable de seguir aprendiendo, seguir mejorando, enseguida nos quedamos estancados. Por lo tanto, lo que recomiendo a quien quiera desarrollar su carrera profesional, incluso personal, es seguir aprendiendo. Nos mantiene vivos y nos hace más felices.

¿Crees que hay suficientes puentes entre formación y empresa para potenciar verdaderamente el talento?

Las empresas invierten en formación y es un factor clarísimo de retención y atracción de talento, pero se ha de continuar trabajando en crear puentes entre la empresa y las universidades. Todavía hay un margen de maniobra interesante y lleno de oportunidades.

¿Qué es el talento para ti?

Es la capacidad que tenemos las personas de alcanzar resultados extraordinarios. Todos tenemos talento para algo. Lo interesante es identificar cuál es ese talento que nos hace ser excelentes en nuestro desempeño para sentirnos realizados con lo que hacemos.

Entonces, ¿dirías que se nace con talento o que el talento se hace?

Es como el liderazgo; pocos nacen con esa aptitud y hay que desarrollarla. Algunos aspectos del talento sí que son innatos, pero son muy pocos: la capacidad matemática o física por ejemplo, pero el resto hay que desarrollarlo. Incluso si tenemos capacidades de manera innata, también hay que desarrollarlas.

¿Cómo puede una empresa retener el talento?

El talento se retiene de varias maneras. Tener un proyecto interesante, que a las personas les apetezca compartir, es un punto importantísimo. Luego, los jefes, los líderes, hacen mucho para que el talento quiera quedarse. Una característica de las personas con talento es que son muy libres, por lo tanto no se las retiene solo a fuerza de talonario, sino de salario emocional. Y como decíamos antes, la formación y el aprendizaje también son fundamentales para motivar al talento y para que quiera quedarse con nosotros como empresa.

UOC
  Foto: José Luis Pindado

¿Y para atraer al talento?

Un buen proyecto, trabajar la marca del empleador, saber qué es lo que puedo aportar como empleador que sea diferente a lo que aporta mi competencia para atraerle. Y también debemos tener muy en cuenta las redes sociales, porque la gente que se va mal de una compañía también influye mucho. Debemos saber cuidar a nuestras personas y hacerlo bien, ya que también eso atraerá al talento en un futuro.

¿Cómo se reconoce el talento de un profesional?

De muchas maneras. Antiguamente, la manera fácil de hacerlo era la promoción, pero ahora mismo, con organizaciones tan planas, es difícil. Así que una manera interesante de reconocer al talento, aparte de verbalizarlo y decirlo, es ofreciendo nuevos proyectos. Proyectos dentro de la organización o con otras empresas que reten al talento. Esa es una manera de reconocerle el valor que aporta a nuestra empresa.

En la denominada cuarta revolución industrial, en la que parece que los robots sustituirán a algunas personas en su trabajo, ¿qué papel tiene el talento de los profesionales?

La cuarta revolución en la que estamos inmersos es tan fascinante que va a hacer que, más que nunca, el talento sea crucial en las organizaciones. Porque todos los trabajos que puedan ser sustituidos serán sustituidos. Por lo tanto, el talento que ahora va a tener más valor añadido será diferente que en revoluciones industriales anteriores, incluso que apenas hace diez años. Se busca un talento que sea más generalista, con capacidad de ser creativo, de tomar decisiones, con determinación… El talento que se valoraba antes era el hacer las cosas muy bien dentro de unas reglas. Ahora las reglas son más difusas. Se va a pedir un talento con capacidad de iniciativa. El talento va a ser cada vez más puro.

¿Puedes explicarnos experiencias vividas en empresas punteras?

Hace dos años tuve la oportunidad de estar un par de meses en Silicon Valley. Tuve la suerte de adentrarme en este tipo de compañías que están cambiando el mundo y el concepto del talento. Colaboré con Dropbox, Google, Facebook… Algo que me impresionó de todas ellas fue el tipo de liderazgo, no basado en el ego sino más cercano a la gente, y también me fascinó ver que gran parte de sus políticas pivota entorno al eje del aprendizaje. Son empresas que se fundamentan en el aprendizaje. Yla sensación que a mí me queda es que tenemos mucho que avanzar en España para poder alcanzar el nivel diferencial de estas compañías. Pero vamos por la buena senda.

¿Cómo es una empresa ideal?

No existen las empresas ideales, ja, ja, ja. Lo que existe es la mejor versión de una empresa. Pero sí que es verdad que, en general, interesante es la empresa a la que a la gente le apetece ir a trabajar al levantarse por las mañanas. Y eso ya es un gran reto. Incluso el fundador de Zappos, una empresa muy curiosa en los Estados Unidos de venta de zapatos en línea, dice que la clave para saber cuándo debe montar otra empresa es cuando el despertador suena y no quiere levantarse. Es un buen termómetro. Por lo tanto, una empresa ideal es aquella a la que a los trabajadores les apetece ir a trabajar y con la que a los clientes les apetece colaborar.

 

Enlaces relacionados