«Dibujar es la mejor manera de recordar conceptos y resolver problemas»

Foto: UOC
08/06/2017
Marian Antón
Cristina Melcior, estudiante del máster universitario de Aplicaciones Multimedia y finalista del SpinUOC

 

Cristina se ha convertido en emprendedora por casualidad y por necesidad. Recuerda que cuando iba a la escuela no podía memorizar los textos de cara a los exámenes y que empezó a dibujar los conceptos más importantes que debía recordar. «No di más importancia a este método hasta que empecé a trabajar en el BulliLab con Ferran Adrià, donde formaba parte del equipo de diseño», explica esta estudiante del máster universitario de Aplicaciones Multimedia de la UOC. Este es el origen de Kansei, un campus virtual que ha ideado para mejorar la experiencia de los alumnos y que presentará el 15 de junio ante un jurado de expertos en la jornada anual de emprendimiento y de innovación de la UOC, el Spin UOC. Ella y otros siete finalistas propondrán soluciones tecnológicas en el ámbito del e-learning, la salud y las iniciativas sociales. El acto tendrá lugar en la antigua fábrica de Estrella Damm (c/ Rosselló, 515, Barcelona) a partir de las 19 h, y se puede asistir con inscripción previa.

 

¿En qué consiste tu proyecto?

Kansei es un nuevo modelo de campus virtual que se basa en el diseño emocional para resolver tres problemas compartidos por los estudiantes: el gran volumen de información al que tenemos acceso gracias a las nuevas tecnologías y que nos puede acabar confundiendo; la falta de tiempo y motivación: todo pasa muy deprisa y tenemos que priorizar (si la educación no se adapta a lo que realmente necesitamos, puede que perdamos interés por ella); y que estudiamos para superar exámenes y luego olvidamos la información.

¿Y cómo los soluciona?

Ofrece una herramienta que te permite ampliar y ordenar el contenido de forma intuitiva, y luego representar los conceptos clave del tema en un esquema. Así, incorpora juegos y retos para mantener al alumno motivado durante el proceso. También crea una biblioteca virtual propia para cada curso, a la que se puede llegar a tener acceso indefinido.

¿Cómo surgió esta idea?

Cuando iba al colegio era incapaz de estudiar a partir de los libros, y para poder aprobar empecé a dibujar los conceptos más importantes y a repartirlos por las paredes de toda la casa. No di más importancia a este método hasta que empecé a trabajar en el BulliLab con Ferran Adrià, donde formaba parte del equipo de diseño. Allí me di cuenta de que todas las plataformas funcionan igual y tienen un diseño muy similar, y mientras investigaba descubrí estudios científicos que avalan que dibujar es mejor que escribir a la hora de recordar conceptos y resolver problemas. Convencida de que mi plataforma podía ser útil a más gente, expliqué mi idea al equipo del BulliLab y les gustó mucho, aunque faltaba una plataforma en la que se pudiera ejecutar. Y ese fue el punto de partida del proyecto.

¿Qué puntos fuertes destacarías?

La adaptabilidad y la personalización; el soporte técnico y formativo; la organización del curso, del proyecto y de la información; más control sobre el método educativo empleado; el diseño basado en el alumno y en sus necesidades; la biblioteca virtual propia; el proceso como parte del aprendizaje; la interacción, colaboración, competición y motivación; la comunidad educativa; más conexión entre los alumnos y entre los alumnos y el centro, y la posibilidad de introducir una nueva metodología de aprendizaje.

¿Este proyecto solo se dirige a estudiantes?

Va dirigido a los centros educativos, tanto los que ofrecen cursos en línea como los que utilizan un campus virtual como apoyo para la educación tradicional. Aunque sus usuarios principales son los estudiantes, también lo pueden utilizar los docentes y el personal del centro.

¿Por qué decidiste presentar el proyecto al Spin UOC?

Como estudiante del máster de Aplicaciones Multimedia de la UOC, conocí el concurso EduTECH Emprèn, presenté el proyecto y me seleccionaron. Y gracias a este concurso conocí el Spin UOC, y, si me habían seleccionado en uno, ¿por qué no probar suerte en el otro?

¿Qué ha significado para ti convertirte en una de los ocho finalistas?

Mi proyecto comenzó como una necesidad de solucionar algunos de los problemas experimentados por mí misma como estudiante y terminó siendo mi proyecto de fin de grado en Elisava. En ningún momento me planteé que esto podía ir más allá, ni mucho menos crear una empresa a partir de este proyecto. Hay momentos en los que pienso «¿Dónde te has metido?», y me dan ganas de abandonar; pero este reconocimiento fue un impulso que me dio mucha seguridad para llevarlo adelante.

¿Cómo preparas tu presentación para el acto del próximo 15 de junio?

Ya hace días que trabajo en ello. Hay personas de la UOC que nos están ayudando mucho, sobre todo para captar la atención del público y conseguir lo que queremos. Realmente se están implicando mucho y es de agradecer. De todos modos, la parte de «aprenderte» el discurso corre a cargo de cada uno y, como he estado haciendo hasta ahora, lo tengo dibujado y pegado por todas las paredes de casa.

Imagínate que estás ante el jurado de expertos. ¿Por qué crees que Kansei debe convertirse en una realidad?

Todos los días aparecen nuevos inventos y tecnologías, que lo están revolucionando todo. ¿Por qué el mundo de la educación sigue utilizando la misma metodología de hace cincuenta años? Transportar el modelo tradicional al mundo virtual no hará que este enganche a los alumnos; es necesario adaptarnos y adaptar el contenido para que las nuevas tecnologías nos permitan crear experiencias únicas en torno al alumno. El objetivo de Kansei es hacer que la etapa formativa sea mucho más útil, accesible y divertida para el alumno aprovechando la tecnología.