La apuesta de la UOC de incorporar la Agenda 2030, pionera en las redes internacionales

La UOC se ha posicionado como primera universidad de la red internacional CINDA que integra la Agenda 2030 de las Naciones Unidas en su Plan estratégico. En la XIII Reunión Anual de Responsables de Administración y Finanzas de CINDA en Pisac (Perú), Antoni Cahner, gerente de la UOC, ha defendido que «ante el nuevo marco internacional de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, el rol de la universidad en la sociedad debe resituarse y tiene que ir mucho más allá de la responsabilidad social tradicional. Hay que incorporar esta visión en el rol principal de la universidad de generar y transferir conocimiento».

Ante representantes de cuarenta universidades latinoamericanas y europeas, Cahner ha presentado la propuesta de la UOC como universidad global con impacto social. La UOC, con la experiencia y el bagaje de sus veinte años de historia en el terreno de la educación superior en línea, puede contribuir significativamente en la nueva agenda de las Naciones Unidas, que interpela a las universidades, especialmente en el objetivo de desarrollo sostenible 4 (ODS), incluyendo como meta para el año 2030 asegurar el acceso a la educación superior de calidad, de forma inclusiva y equitativa.

El gerente de la UOC ha defendido que, tal como se ha visto en Cataluña en estas dos décadas, el aprendizaje en línea de calidad es una de las formas más eficaces de ampliar el acceso y la cobertura en la educación superior. Además, según ha explicado Cahner a los representantes universitarios, «puede ser también una metodología de aprendizaje que facilite y potencie la formación de ciudadanos y profesionales globales, puesto que permite a personas de diferentes lugares del mundo interactuar y compartir el conocimiento en un mismo espacio virtual».


Reconocimiento de la calidad del aprendizaje virtual

Antoni Cahner, sin embargo, advirtió a los representantes de las otras cuarenta universidades que, para que esto sea posible en los distintos países, «no basta con que las universidades empiecen a ofrecer formación virtual de calidad, sino que hay que trabajar para que los ministerios de enseñanza y las agencias de calidad reconozcan esta formación». Según el gerente, «los gobiernos deberían contar con los mecanismos correspondientes para diferenciar el aprendizaje en línea de calidad de las propuestas formativas que no alcanzan los estándares y no respetan los principios éticos de las universidades». Con respecto a esta cuestión, la experiencia de la UOC en este ámbito ha sido puesta a disposición de las universidades que lo deseen.

El gerente ha compartido con el resto de universidades la experiencia de colaborar con algunas de las universidades de CINDA, impulsando iniciativas que están encaminadas a contribuir al logro del ODS 4. Entre estas iniciativas, está el servicio de acompañamiento al Instituto de Formación Profesional de la Universidad Católica de Chile (DUOC), para que ponga en marcha unidades virtuales que faciliten el acceso universitario a los estudiantes con dificultades para asistir a clase de forma presencial.

Cahner también ha puesto de relieve la línea de asesoramiento de la UOC a las agencias de calidad de los países que revisen la normativa, como en el caso de Ecuador, México, Colombia, Jordania o Chile; el proyecto Educatic con la Universidad de los Andes (UniAndes) para crear manuales y herramientas de medición de la calidad que recojan pruebas del impacto positivo de las TIC en la educación superior, y los programas de movilidad internacionales virtuales que la UOC lleva a cabo actualmente con la Universidad Peruana Cayetano Heredia, la Universidad Cooperativa de Colombia, Uniminuto y DUOC - Universidad Católica de Chile, con el objetivo de fomentar las competencias globales de los estudiantes y permitir que estudien en una universidad europea y puedan conocer a personas de otros lugares del mundo, sin tener que desplazarse.