4/5/23 · Educación

«No todo está en internet, y lo que está en internet no siempre es creíble»

lynn silipigni connaway

Lynn Connaway participó como ponente en la iConference 2023 que organizó la UOC junto con otras universidades.

Lynn Silipigni Connaway, Directora ejecutiva y de investigación en OCLC

 

Lynn Silipigni Connaway es directora de Investigación de OCLC, una cooperativa mundial de bibliotecas impulsada por bibliotecarios para liderar la innovación de estas organizaciones y proporcionar servicios tecnológicos e investigación para la comunidad de bibliotecarios. Connaway participó recientemente en el congreso iSchools, organizado por la UOC —junto con otras universidades— y que reunió en Barcelona a más de 400 investigadores.

 

Lynn Silipigni Connaway es directora de Investigación de OCLC, una cooperativa mundial de bibliotecas impulsada por bibliotecarios para liderar la innovación de estas organizaciones y proporcionar servicios tecnológicos e investigación para la comunidad de bibliotecarios. Connaway participó recientemente en el congreso iSchools, organizado por la UOC —junto con otras universidades— y que reunió en Barcelona a más de 400 investigadores.

¿Cuáles son las principales conclusiones de la iConference 2023, donde participó como ponente?

En primer lugar, fue fantástico poder estar en persona con los colegas, hacer trabajo en red y conectar nuestras ideas. Aparte de las sesiones, hubo las pausas del café y la cena, donde tuvimos la oportunidad de relacionarnos y hablar de nuestras presentaciones. Es un congreso realmente abierto e inclusivo, que permitía acceder también a estudiantes, por lo que tuvieron la oportunidad de entrar en contacto con investigadores. Fue genial poder estar todos juntos en persona.

¿Cómo ha impactado la pandemia, desde el punto de vista tecnológico, en el ámbito de la investigación y la gestión de la información?

En nuestro proyecto de OCLC llamado New Model Library, recopilamos algunos datos durante el pico de la pandemia y también después. Entrevistamos a 29 líderes mundiales de bibliotecas, hablamos de lo que estaban haciendo en el verano de 2020 y de los cambios que vieron posteriormente. Siempre existió la brecha digital, pero la pandemia realmente la puso en primer plano. Había un buen número de personas que utilizaban las bibliotecas por el wifi, por las tabletas... Se dio el caso de que en una de las bibliotecas que formaban parte del estudio, la mayoría de la comunidad no hablaba inglés como primera lengua. Muchos de ellos no tenían wifi en casa, pero sí teléfonos móviles. Así que estas personas se sentaban en el exterior de la biblioteca y se conectaban a los hotspots con temperaturas de verano que superaban los 37 grados.

La pandemia también agravó los problemas de las personas sin hogar, se agudizó la escasez de alimentos… De modo que muchos empleados de las bibliotecas pusieron los recursos de sus centros para ayudar a estas personas, ofreciendo nuevos entornos para la comunidad y diferentes formas de acceder a los materiales. Asimismo, la pandemia supuso un gran impulso para digitalizar materiales y buscar materiales de acceso abierto.

¿Cómo está cambiando la inteligencia artificial la investigación y la gestión de la información y cómo prevé el futuro en este campo?

En OCLC llevamos bastante tiempo trabajando con técnicas de aprendizaje automático. Ahora el gran bum es ChatGPT. En la Keynote que hice en el congreso le pedí a ChatGPT que buscara mi biografía. Toda mi formación y mi trabajo están en línea, pero aun así ChatGPT no obtuvo las respuestas correctas. Así que existe información errónea en esta plataforma. Por otro lado, tengo un amigo que es un erudito en literatura española y le pidió a ChatGPT que redactara un texto de 500 palabras. Según él, el trabajo era muy bueno, totalmente preciso. ¿Por qué? Porque la fuente es información histórica. ¿De dónde saca esa información? No lo sabemos porque no citaba fuentes. Core-GPT, una nueva plataforma que combinará IA y fuentes académicas de acceso abierto, va a proporcionar información utilizando revistas de acceso abierto y, además, citará las fuentes. El proyecto lo ha desarrollado CORE, la colección más grande de publicaciones de acceso abierto.

¿Herramientas como ChatGPT pueden perjudicar a los profesionales de la información?

La IA avanza hacia una mayor credibilidad, pero aún no ha llegado a ese punto. Es una oportunidad perfecta para que intervengan los profesionales de la información. Es como hicimos con Wikipedia, proporcionar un corpus diferente de información. Cuando salió Google, recuerdo que muchos profesionales de la información afirmaban "es nuestro fin", y yo decía: "¡No! Acéptalo, utilízalo, intégralo en tu sistema de búsqueda de información...". Podemos integrar algunas de estas cosas. Pido a los profesionales de la información que no se desanimen ante la IA, sino que la utilicen en su beneficio.

¿Cuál es o debería ser el papel de las bibliotecas públicas ahora que tenemos acceso a ingentes cantidades de información en línea?

Bueno, creo que no todo está en internet, y lo que está en internet no siempre es creíble. Así que, de nuevo, esta es la oportunidad perfecta para que las bibliotecas públicas continúen formando a las personas y creando un entorno de alfabetización, enseñarles cómo determinar la credibilidad de la información. Además, la biblioteca pública tiene que integrarse en la comunidad junto con otros agentes, debemos trabajar con organizaciones medioambientales, sociales... Debemos conocer nuestra comunidad. Las bibliotecas tienen que prestar bicicletas, si eso es lo que necesita la gente, pueden ser un punto donde cargar la batería del coche... Si la comunidad necesita un lugar de reunión, que la biblioteca esté disponible. Y debemos empezar a pensar de forma más global, ya que las comunidades son cada vez más globales. Un amplio porcentaje de la población estadounidense habla español, ¿qué estamos haciendo por ellos? ¿Y para los que hablan chino? Odio decir esto, pero Google traducirá por ti, no será perfecto, pero podemos usar este tipo de herramientas que tenemos disponibles. 

La lengua inglesa es dominante en el mundo de la información (en buscadores, bases de datos, etc.). ¿Cuáles son las implicaciones sociales e intelectuales del dominio de esta lengua?

En Estados Unidos se está trabajando bastante en este tema. Pero creo que va más allá de la lengua, también es cultural, religioso... Y, de nuevo, todo se remonta a los sistemas que hemos utilizado en las bibliotecas, que realmente promueven esta cultura anglosajona o la forma de pensar "blanca" (whiteness way of thinking). Están haciéndose muchas cosas para cambiar esto, pero es un gran trabajo y tenemos que hacerlo poco a poco.

Hablemos de las redes sociales. ¿Está cambiando el comportamiento de las personas usuarias con el paso del tiempo? ¿Ve alguna diferencia entre las generaciones jóvenes y las mayores en la forma de utilizar estas plataformas?

Odio achacarlo a la edad. Mi madre tenía 91 años y mi sobrina de 16 la llamaba screenager. No paraba de enviar mensajes, buscar cosas, jugar, usar Facebook e Instagram. Creo que no es una cuestión de edad, sino de necesidad. Y la pandemia lo aceleró. A mucha gente ya le gustaba chatear y las redes sociales, y con la pandemia se convirtió en la forma dominante de comunicarse. Cuando miro a mi alrededor en un restaurante, veo a familias que están sentadas juntas, pero sin decir una palabra... Están enzarzadas en una conversación virtual. No creo que el uso de las redes sociales esté relacionado con la edad, creo que es una zona de confort.

Para concluir, ¿cómo resumiría el futuro de las bibliotecas públicas?

En los últimos tiempos hemos hecho muchos cambios, forzados por la pandemia. Algunos de los cambios fueron buenos y los adoptamos, y otros no funcionaron. Hemos pasado a un entorno más híbrido, asociarse y colaborar es extremadamente importante ahora. Ninguna biblioteca puede hacerlo todo sola. Es necesario empezar a pensar de forma global sobre nuestros materiales, políticas y prácticas. Y opino que debemos adoptar las nuevas tecnologías y servicios que existen y ver dónde encajamos, dónde se necesita nuestra experiencia. Si la gente va a utilizar ChatGPT, enseñémosle a hacerlo. Creo que tenemos un gran futuro si seguimos adaptándonos y evolucionando.

Contacto de prensa

También te puede interesar

Más leídos

Ver más sobre Educación