El docente del futuro: más humanista, digital y educador de emociones

Foto: Flickr (CC)
26/09/2016
Nereida Carrillo

El perfil de los maestros y profesores de los distintos niveles de la enseñanza se ha modificado bastante en los últimos años para adaptarse a los cambios que se han producido en la sociedad. De cara al futuro, los expertos pronostican que estos profesionales enriquecerán su perfil humanista, serán mucho más competentes en el ámbito digital y en nuevas metodologías de enseñanza y apostarán por la educación integral de sus alumnos. En España imparten la docencia no universitaria 670.398 profesionales, según los últimos datos del Ministerio de Educación. El próximo 5 de octubre se celebrará el Día Mundial del Docente, una fecha que invita a reflexionar sobre el pasado y el futuro de la profesión de estas personas.

Antoni Badia, profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), asegura que en los últimos quince años ha habido «mucha presión» para que los profesores se formen más, tanto en la fase inicial como en la formación permanente. «Se les ha exigido un mayor bagaje sobre todo en las tecnologías aplicadas a la enseñanza y el aprendizaje, así como en la manera de afrontar y resolver nuevas situaciones educativas derivadas de nuevas realidades sociales y culturales», puntualiza.


Autoridad perdida

Los cambios que los maestros y profesores han vivido en los últimos tiempos no siempre han sido positivos. Guillermo Bautista, también profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, lamenta el desprestigio: «En general, el docente ha perdido cierta autoridad ante la sociedad y creo que hay que trabajar desde todos los grupos de agentes sociales y políticos, pero especialmente desde el propio colectivo, para volver a tenerla». Este profesor apuesta por que los docentes participen «activamente en la sociedad» y en la toma de decisiones en materia de educación, y también considera que deben convertirse en «un agente innovador activo». Son dos fórmulas, según Bautista, con las que se puede recuperar la autoridad perdida. El experto de la UOC lamenta el poco reconocimiento a los docentes: «Lo más negativo es la exigencia y la insuficiente compensación en todos los aspectos (económico, social, etc.)». Añade, sin embargo, que también es una profesión muy gratificante a escala personal.


Contextos complejos

Para Badia, la de docente es probablemente «la profesión más transformadora» de la realidad. El experto añade que un profesor tiene en sus manos la fuerza de influir no solo en el conocimiento y las competencias de sus alumnos, sino también en cómo esos alumnos sentirán y actuarán en un aspecto presente y futuro de la realidad. Badia recalca, asimismo, las dificultades crecientes a que se enfrentan los docentes, que tienen que ejercer su oficio «en contextos educativos complejos, diversos y muy exigentes».

Si hasta ahora el perfil del docente ha cambiado bastante, está claro que seguirá haciéndolo en los próximos años, y más teniendo en cuenta la revolución pedagógica que está impulsando Escuela Nueva 21, un proyecto impulsado por la UOC, la Unesco, la Fundación Jaume Bofill y la Fundación la Caixa y que cuenta con el apoyo del Departamento de Enseñanza de la Generalitat. El programa tiene como objetivo llevar a cabo una oleada de cambio en todo el sistema educativo por medio de la colaboración y el aprendizaje mutuo de los centros escolares. Para Bautista, los maestros están en renovación constante: «Actualmente se incide mucho en los aspectos humanistas de la profesión. El profesor no es únicamente un experto en un campo de saber y un técnico que aplica métodos de enseñanza; es mucho más. Es un profesional que tiene que saber responder a las necesidades de los estudiantes y los contextos y debe ser competente para diseñar y desarrollar procesos formativos que faciliten el aprendizaje a los estudiantes, que son los protagonistas principales del mismo».


Metodologías digitales

Bautista y Badia coinciden en señalar que uno de los retos que tienen planteados las plantillas docentes es el de formarse y aplicar en el aula las nuevas metodologías digitales. En algunos centros ya están andando camino con iniciativas como por ejemplo enseñar a programar, incorporar el móvil en el aula o también diseñar maneras de aprender con tecnologías como la realidad virtual.

Las innovaciones pasan también por otros ámbitos. «En la actualidad existen dos tendencias en la educación que, si acaban imponiéndose, dibujarán un futuro docente capaz de llevar a cabo algunas prácticas educativas que ahora no se aplican de forma generalizada», señala Badia. En primer lugar, Badia apunta la tendencia a que la escuela realmente promueva la educación integral de los alumnos (también las dimensiones emocional, social y ética, entre otras) en todos los niveles educativos. Y, en segundo lugar, señala la nueva tendencia a que el maestro/profesor oriente su docencia de forma que el conocimiento que aprenda el alumno sea útil y aplicable para resolver adecuadamente situaciones y problemas de la realidad.

 

#expertosUOC

Foto del profesor Guillermo Bautista Pérez

Guillermo Bautista Pérez

Profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación
Director de programa del máster universitario de Formación de profesorado de ESO, bachillerato, FP y enseñanza de idiomas

Experto/a en: Currículo escolar, didáctica escolar, integración y uso didáctico de las TIC en la escuela, educación para el uso de las nuevas tecnologías, tecnologías de la información y la comunicación y familia.

Ámbito de conocimiento: Pedagogía aplicada.

Ver ficha
Foto del profesor Antoni Badia Garganté

Antoni Badia Garganté

Experto/a en: Estrategias de aprendizaje, formación de profesores, usos educativos de las TIC en el aula escolar y construcción de conocimiento en entornos educativos virtuales.

Ámbito de conocimiento: Psicología de la educación.

Ver ficha