Apps para promover el ejercicio físico: el reto de integrar las percepciones

  Foto: Filip Mroz/Unsplash

Foto: Filip Mroz/Unsplash

Toni Caparrós, ex preparador físico de baloncesto de élite, explica que «necesitamos conocer variables tanto objetivas como subjetivas»

Mientras proliferan las aplicaciones para hacer entrenamientos físicos –hay miles de ellas en Google Play y App Store–, los expertos encaran el reto de crear programas de entrenamiento digital que sean realmente efectivos y no comporten ningún riesgo para la salud.

Las aplicaciones son un gran estímulo para fomentar el ejercicio físico, pero no basta con medir la frecuencia cardíaca, la distancia recorrida o la velocidad. Toni Caparrós, que ha sido preparador físico de equipos de baloncesto como el Barça o la selección española masculina y asesor de los Grizzlies de Memphis en la NBA, explica que «los profesionales de la actividad física y la salud tenemos que poder definir, como mínimo, variables relativas a la intensidad y al volumen de trabajo. Necesitamos conocer tanto las de carácter objetivo como las de carácter subjetivo».

Así, por ejemplo, variables como la intensidad se miden habitualmente con la escala de Borg, que muestra el esfuerzo percibido del 1 al 10, o bien con emoticonos asociados. «Son los que se observan actualmente como más aplicables y fiables», explica Caparrós, que actualmente es profesor en el INEFC Barcelona y ha cursado un máster de Sociedad de la Información y el Conocimiento en la UOC

Esta monitorización digital de la actividad física es un reto sanitario, porque además tiene aplicaciones más allá del rendimiento deportivo. Y es que en los usos terapéuticos también es más que necesario registrar las percepciones de los pacientes: «Estas variables autorreportadas son muy importantes porque nos hablan de la calidad de vida, la efectividad o la seguridad percibida por los propios usuarios», afirma la profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC Carme Carrion. Ya se empiezan a recoger en situaciones concretas, como después de determinadas intervenciones quirúrgicas o en el tratamiento de algunas patologías crónicas.

«En el campo de la salud digital queda mucho campo por recorrer, y las apps, sensores y chats que se han creado hasta ahora todavía no han incorporado las variables autorreportadas, salvo algunas experiencias que se encuentran todavía en el plano de la investigación», afirma la profesora Carrión, que es la investigadora principal del grupo de investigación eHealth Lab de la UOC.

Las aplicaciones tienen, pues, un gran potencial que depende de los datos que se puedan recoger: «Hay que adaptar esa potencialidad a ciertas variables de control que nos definan los registros de manera aplicable. Queda trabajo por hacer», afirma también Toni Caparrós en una entrevista en el blog Salud con Ciencia de la UOC.

 

Toni Caparrós, en un seminario sobre salud digital en la UOC

Cómo gestionar la actividad física y el ejercicio físico por medio de la salud digital será el tema del próximo Healthy Workshop de la UOC, que tendrá lugar el jueves 23 de mayo a las 12.30 h. Toni Caparrós reflexionará con los profesores de la UOC sobre las variables de las que hay que disponer para prescribir ejercicio físico y de cómo integrarlas en las aplicaciones de salud digital.

El taller, organizado por los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, tendrá lugar en la sede de la universidad en el edificio del 22@, en la Rambla del Poblenou, 156, de Barcelona.

#expertosUOC

Experto/a en:

Ámbito de conocimiento:

Experto/a en:

Ámbito de conocimiento: