La UOC participa en un proyecto para crear cursos masivos en línea que analicen las emociones de los participantes

  Foto: unsplash.com / Jacqueline Kelly @jacquelinekelly

Foto: unsplash.com / Jacqueline Kelly @jacquelinekelly

El nuevo proyecto de investigación NanoMOOCs impulsará experiencias educativas innovadoras en ámbitos como la nutrición, el pequeño comercio, la salud o el turismo

¿Nos aburrimos mucho cuando hacemos un curso por internet? ¿Qué vídeos nos han parecido más apasionantes? ¿Ponemos cara de angustia cuando realizamos un test de evaluación por internet? ¿Podemos certificar que el estudiante ha alcanzado las competencias? ¿Podemos incluir el certificado de un curso directamente en el currículo? Estas y otras preguntas son las que se formulan en NanoMOOCs, un proyecto de investigación en el que participa la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

 

Contenido concreto y duración breve

Los nanoMOOC provienen de la hibridación de los cursos en línea masivos y abiertos (massive open online courses, MOOC), que desde hace varios años han inundado internet y han revolucionado el aprendizaje en línea. A diferencia de los primeros MOOC, la particularidad central de los nanoMOOC es que se centran en un contenido muy concreto (una competencia) y durante un breve periodo de tiempo (una semana). «Proponemos la creación de cursos de muy corta duración que sirvan para alcanzar una competencia básica y concreta en un determinado ámbito. El hecho de ser abierto y en línea es lo que justifica que lo asimilemos a un MOOC pequeño, es decir, un nanoMOOC», apunta Teresa Sancho, catedrática e investigadora líder del grupo de investigación Learning Analytics for Innovation and Knowledge Application in Higher Education (LAIKA), adscrito a los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.

 

Un formato innovador que incluye módulos tecnológicos avanzados, como el detector de emociones

Aparte del breve formato, los nanoMOOC incluyen también módulos tecnológicos avanzados, como el detector de emociones, a partir de técnicas de visión por computador. También prevé la certificación con la cadena de bloques (blockchain) y la aplicación de la inteligencia artificial o la ludificación avanzada, además de contenidos de alta calidad. Por lo tanto, los nanoMOOC van mucho más allá de los cursos en línea tradicionales y representan un nuevo reto educativo y formativo que explora diferentes mercados.

En el marco del proyecto, cofinanciado por ACCIÓ, se trabajará en cuatro experiencias piloto en ámbitos formativos que van desde el turismo experiencial hasta la nutrición y la salud, pasando por el pequeño y mediano comercio y la educación STEM o la producción y el consumo de transmedia. De hecho, pronto se hará una llamada para la creación de nanoMOOC entre los expertos de las organizaciones que participan en el proyecto. «La UOC aporta la infraestructura tecnológica y la evaluación de los pilotos bajo la perspectiva del learning analytics —la medida, recopilación, análisis y presentación de datos de los estudiantes y de sus contextos—, así como el conocimiento y experiencia en la creación de contenidos para los diferentes pilotos», apunta Teresa Sancho.

Las empresas que forman parte del consorcio ven los nanoMOOC como elementos que añaden valor a productos digitales ya existentes, o simplemente como posibles nuevos productos o líneas de negocio por explotar. Entre otros, por lo tanto, el proyecto también tiene el objetivo de idear modelos para monetizar este nuevo formato audiovisual. «Los MOOC han significado el acceso masivo al conocimiento en muchos ámbitos y el replanteamiento de formatos y metodologías para el aprendizaje en línea», añade la investigadora de la UOC.

El proyecto NanoMOOCs, coordinado por la Universidad Pompeu Fabra (UPF), cuenta con la participación de la UOC, la Universidad de Barcelona (UB) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y de representantes de las empresas LaviniaNext, Edebé y Grupo Ormo. La iniciativa forma parte de la Comunidad RIS3CAT Media, que agrupa a 35 empresas, la Administración, centros tecnológicos y universidades alrededor de las industrias culturales y creativas. Impulsará ocho proyectos que hasta 2023 incidirán en diferentes ámbitos, como la inteligencia artificial, el análisis de datos, la hiperpersonalización, la ciberseguridad y el desarrollo de nuevos formatos. La ejecución de los ocho proyectos recibirá una ayuda de seis millones de euros del Gobierno de la Generalitat de Cataluña, concedidos mediante ACCIÓ.

Además de Teresa Sancho, por parte de la UOC participan en este proyecto Lluís Pastor, director del eLearn Center, centro de investigación de la UOC; Joseph Hopkins, profesor de los Estudios de Artes y Humanidades e investigador del grupo de Educación y TIC (EDUL@B); Francesc Xavier Medina, catedrático e investigador del Grupo interdisciplinario en alimentación, nutrición, sociedad y salud (FoodLab), adscrito a los Estudios de Ciencias de la Salud; Julià Minguillón, profesor e investigador adscrito al grupo LAIKA; Francesc Santanach, de Tecnología para el Aprendizaje del eLearn Center; Laura Solanilla, profesora e investigadora del grupo Lengua, cultura e identitat en la era global (IDENTICAT), de los Estudios de Artes y Humanidades; y Eric Mesalles, técnico del proyecto del Área de Investigación e Innovación.

#expertosUOC

Foto de la profesora Teresa Sancho Vinuesa

Teresa Sancho Vinuesa

Experto/a en: Seguimiento del estudiante, evaluación y retorno (feedback), especialmente en asignaturas de matemáticas y estadística, en educación superior. Análisis de prácticas de educación en acceso abierto (MOOC, repositorios, redes sociales).

Ámbito de conocimiento: Educación matemática.

Ver ficha