La UOC colabora para romper la brecha digital en los niños, niñas y jóvenes con diversidad funcional de Colombia

 

El desarrollo del proyecto se realizará en varias etapas entre las cuales se incluirá la entrega de kits de inclusión educativa. (Foto: Freepik - jcomp)

19/05/2022
Ángela Plaza

Alrededor de 140 menores participarán en el proyecto de la institución educativa Josefa Campos de Bello (Antioquia)

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) colabora con la institución educativa Josefa Campos de Bello, Antioquia (Colombia) en el desarrollo de acciones destinadas a la superación de la brecha digital de los niños, niñas y jóvenes con diversidad funcional mediante herramientas de inclusión pedagógica guiadas por Diseño Universal Tecnoayudas SAS, una empresa orientada a generar procesos de inclusión social, educativa y laboral para personas con discapacidad. El proyecto cuenta con un alto componente de innovación y hace uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información.

Según cifras de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE), se estima que siete de cada diez niños y niñas con discapacidad en América Latina no tienen acceso a la educación. A pesar de que en algunos países se han establecido leyes que propician espacios de inclusión con el fin de impulsar la igualdad de oportunidades de este colectivo en la sociedad, alrededor del 42 % de los países de la región exigen dentro de su normatividad espacios separados de aprendizaje para ellos. Este contexto provoca que muy pocos accedan a la universidad.

 

Reducción de las desigualdades en Colombia

La colaboración con la institución educativa Josefa Campos muestra el compromiso de la UOC para contribuir a la reducción de las desigualdades sociales que marca la Agenda 2030 de las Naciones Unidas en su objetivo 10.

Para el director de la oficina de la UOC en Colombia, José Collazos Molina, "en Colombia, el desarrollo de políticas de equidad e inclusión en la educación tiene un largo recorrido de mejora, pues, aunque existen planes específicos para la atención integral de niñas, niños y adolescentes con discapacidad, estos tienden a la segregación de este colectivo y la invisibilización de otras particularidades que dificultan el aprendizaje. Más allá de la discriminación positiva, hay que volver la mirada a las y los docentes y estimularlos con el acceso a herramientas y conocimientos que les permitan atender esta diversidad en las aulas", remarca el director.

Por su parte, Roberto Enrique Villa Yepes, rector de la institución educativa Josefa Campos, explica los beneficios del proyecto: "Toda la comunidad educativa se verá beneficiada, pues sabemos que los ritmos de aprendizaje de los estudiantes son diferentes; unos aprenden más rápido que otros y esta alianza nos va a permitir nivelar a todos los niños y niñas, tanto los que tienen alguna dificultad en su aprendizaje como los que no. Eso facilitará tanto a los padres de los menores como a los cuidadores y el personal docente el trabajo al interior del aula".

Como comenta el rector, "no hay duda de que la falta de adaptación del sistema educativo a las necesidades del estudiantado, la brecha tecnológica y digital, las diferencias en el conocimiento de la lengua o la segregación por origen étnico y condición socioeconómica disminuyen la participación en el proceso formativo". "Una de las directrices educativas es la inclusión total de los niños, niñas y adolescentes, sin importar raza, religión, situación económica o condición. Sin embargo, el reto es aún mayor cuando nos enfocamos al colectivo de personas con diversidad funcional", enfatiza Villa Yepes, que también considera que es importante que los menores que tienen situaciones complejas de aprendizaje no se sientan excluidos y tengan procesos de socialización con todos sus compañeros.

 

Herramientas digitales e innovadoras para la inclusión educativa

El objetivo de brindar mayor accesibilidad digital a la población con dificultades tiene como finalidad otorgarles las mismas oportunidades de desarrollo, comunicación, calidad de vida o formación a lo largo de la vida. "Si las plataformas educativas carecen de protocolos técnicos para la interlocución con los aplicativos que utilizan las personas con discapacidad visual, estas personas no se van a poder comunicar. Pasa lo mismo con cada grupo vulnerable. La realidad es que se requieren más procesos de inclusión educativa no solo en Colombia, sino en América Latina", destaca Gustavo Alberto Hincapié Corrales, fundador de Tecnoayudas y alumni del máster de Tecnologías accesibles para los servicios de la sociedad de la información de la UOC.

El desarrollo del proyecto se realizará en varias etapas entre las cuales se incluirá la entrega de kits de inclusión educativa, la formación al equipo docente implicado en el proyecto sobre la importancia de la inclusión digital de las personas con diversidad funcional, la transformación social que requiere la sociedad, el aprovechamiento de los dispositivos para el desarrollo de su acción docente y la implementación al interior de cada una de las aulas para intervenir no solo en los menores con alguna necesidad, sino en los que tienen un ritmo diferente de aprendizaje.

 

Universidades accesibles

"La verdadera inclusión debería entenderse como el acceso libre y con las mismas garantías a la educación, sea cual sea su condición", afirma Sílvia Mata Dalmau del Servicio de acompañamiento al estudiante de la UOC. "Evidentemente, hasta que no se llegue a ese ideal, las políticas de promoción y ayuda para el colectivo de personas con diversidad funcional son estrictamente necesarias para garantizar los mismos derechos. Si no fuera así, estaríamos perdiéndonos como sociedad", explica la experta encargada de la coordinación conjunta del grupo de trabajo para la mejora de la atención al estudiantado con discapacidad en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Acercar el conocimiento sin tener en cuenta ni las barreras de tiempo o de espacio ni las barreras de cualquier discapacidad es la premisa que rige las acciones para la inclusión desarrolladas desde la UOC. Es por esto que, en su experiencia de más de 25 años en educación 100 % online de calidad, ha velado por la integración de este colectivo en alguno de los colectivos que forman parte de la comunidad universitaria (estudiantes, docentes colaboradores, profesorado y personal de gestión). El curso 2020-2021 se ha completado con 1.944 estudiantes matriculados con certificado de discapacidad, además de otros estudiantes con necesidades específicas educativas como trastornos de aprendizaje.

Expertos UOC

José Collazos Molina

Director de la Oficina UOC en Colombia para América Latina.

Gustavo Alberto Hincapié Corrales

Alumni del máster de Tecnologías accesibles para los servicios de la sociedad de la información de la UOC