¿Los medios que consumimos influyen en la polarización de la sociedad?

  Personas mirando el móvil

La variedad de la dieta informativa aumenta en internet, la gente aprovecha la red para acceder a puntos de vista distintos de los suyos. (Foto: camilo jimenez/Unsplash)

26/07/2022
Juan F. Samaniego

En relación con el eje izquierda-derecha, una mayor variedad informativa implica una moderación de la opinión


En relación con el debate centro-periferia, una dieta mediática más variada sirve para reforzar el punto de vista propio enfrentándolo a otras opiniones

Las noticias que leemos moldean nuestra opinión, y su variedad y diversidad influyen directamente en el nivel de polarización y fragmentación de la sociedad. Sin embargo, la relación entre ambos factores es más compleja y menos evidente de lo que podría parecer en un principio, de acuerdo con las conclusiones del artículo "Media Diet and Polarisation: Evidence from Spain", publicado en la revista South European Society and Politics.

El artículo recoge el trabajo de Albert Padró-Solanet y Joan Balcells, profesores de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC y miembros del grupo de investigación GADE (eGovernanza: administración y democracia electrónica) de la misma universidad. Los investigadores analizaron la relación entre consumo de información y polarización en España entre octubre de 2018 y abril de 2019.

"El objetivo del estudio es entender si el consumo de puntos de vista diversos puede tener algún efecto sobre la polarización de la opinión de los ciudadanos, es decir, hasta qué punto el hecho de tener contacto con puntos de vista distintos puede producir un efecto despolarizador o no", explica Albert Padró-Solanet. "Intentamos ver si existe o no la polarización afectiva que se da en otros lugares, como Estados Unidos, donde la sociedad se está fragmentando por la afectividad a diferentes grupos ideológicos", añade el experto.

 

La variedad de la dieta informativa en España

El trabajo de los investigadores de la UOC estudia las posiciones ideológicas y las valoraciones afectivas de diferentes individuos en distintos momentos temporales y analiza su variación. Al mismo tiempo, estos datos se cruzan con el análisis de la dieta informativa de cada participante en el estudio. Además de medir la cantidad de medios consumidos, se mide la heterogeneidad de estos medios en relación con dos ejes distintos: en primer lugar, el tradicional eje izquierda-derecha, y, en segundo lugar, un eje territorial en el que se recoge la posición respecto del debate nacional o de centro-periferia.

"El objetivo del estudio no es describir la variedad de la dieta informativa en España", señala Padró-Solanet. "Sin embargo, hemos observado que el consumo mediático de la gente en internet —tal y como tienden a mostrar otros estudios recientes— no está tan segmentado como se creía. No es un consumo que busque claramente reforzar un punto de vista determinado, sino que en realidad parece que la dieta informativa en internet es más plural de lo que se pensaba o se había descrito inicialmente. La gente aprovecha la red para acceder a puntos de vista diferentes a los suyos", añade.

A pesar de la existencia de fenómenos como el filtro burbuja —es decir, el estado de aislamiento intelectual al que pueden llevar los algoritmos de personalización de determinadas webs o plataformas que solo muestran lo que cada usuario quiere ver—, el estudio indica que la variedad de la dieta informativa aumenta en internet. "Normalmente, este tipo de comportamiento está relacionado con una moderación de las actitudes, pero a veces la decisión de enfrentarse a puntos de vista diferentes también busca ponerlos en duda", añade el investigador.

 

La variedad de la dieta informativa y su efecto en la polarización

El estudio parte de varias hipótesis para intentar comprobar, por un lado, cómo la variedad (tanto en cantidad como en heterogeneidad) de los medios consumidos influye en la polarización individual y, por el otro, si esta relación se mantiene o no en momentos de elevada tensión política o alrededor de temas muy controvertidos. Todo esto, teniendo en cuenta, tal y como recoge el artículo, que España se caracteriza por tener un sistema mediático muy partidista y politizado.

"Además, aunque en España el debate centro-periferia existe desde hace años, es cierto que en el periodo de análisis este eje alcanzó su punto álgido, con la aparición de elementos de extrema derecha y con la utilización del debate territorial por buena parte del espectro político", subraya el investigador de la UOC. Partiendo de este contexto, el análisis refleja tres conclusiones principales:

  • La variedad en la dieta informativa, tanto en cantidad de medios consumidos como en diversidad ideológica, tiene un efecto evidente en la polarización.
  • En relación con el eje tradicional izquierda-derecha, una mayor variedad implica una moderación de la opinión. Es decir, enfrentarse a puntos de vista diferentes a los propios lleva a la despolarización.
  • En relación con el eje centro-periferia, el efecto es el contrario. Una dieta mediática más variada sirve en este caso para reforzar el punto de vista propio enfrentándolo a otras opiniones.

En definitiva, la relación entre el consumo de medios y la polarización existe, aunque no siempre se produce de la misma manera. "Los efectos de esta polarización están muy claros. El crecimiento de los populismos de extrema derecha y la polarización, en Europa y Estados Unidos, están provocando la fragmentación afectiva de la sociedad", afirma Albert Padró-Solanet. "En España, determinados grupos populistas lo están explotando para obtener réditos electorales. Es decir, el estudio recoge de alguna manera la asociación entre la información en los medios y el crecimiento de las fuerzas de extrema derecha", concluye el investigador.

 

Esta investigación favorece el objetivo de desarrollo sostenible (ODS) 16, paz, justicia e instituciones sólidas.

 

Artículo de referencia

Albert Padró-Solanet & Joan Balcells (2022). Media Diet and Polarisation: Evidence from Spain, South European Society and Politics, DOI: 10.1080/13608746.2022.2046400.

 

UOC R&I

La investigación e innovación (I+D+i) de la UOC contribuye a solucionar los retos a los que se enfrentan las sociedades globales del siglo xxi, mediante el estudio de la interacción de la tecnología y las ciencias humanas y sociales, con un foco específico en la sociedad red, el aprendizaje en línea y la salud digital.

Los más de 500 investigadores e investigadoras y los 51 grupos de investigación se articulan en torno a los siete estudios de la UOC, un programa de investigación en aprendizaje en línea (e-Learning Research) y dos centros de investigación: el Internet Interdisciplinary Institute (IN3) y el eHealth Center (eHC).

La Universidad impulsa también la innovación en el aprendizaje digital a través del eLearning Innovation Center (eLinC) y la transferencia de conocimiento y el emprendimiento de la comunidad UOC con la plataforma Hubbik.

Los objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el conocimiento abierto son ejes estratégicos de la docencia, la investigación y la innovación de la UOC. Más información: research.uoc.edu #25añosUOC

Expertos UOC

Foto del profesor Albert Padró-Solanet Grau

Albert Padró-Solanet Grau

Experto/a en: Gestión y administración pública.

Ámbito de conocimiento: Gestión y administración pública.

Ver ficha
Foto del profesor Joan Balcells Padullés

Joan Balcells Padullés

Profesor de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
Director del máster universitario de Administración y gobierno electrónico

Experto/a en: Teoría política y democracia.

Ámbito de conocimiento: Ciencia política.

Ver ficha